MENU
El Marcha

by • March 22, 2015 • Crnl. Patricio Haro AyerveComments (1)1732

“yo marcho, tú marchas, ÉL MARCHA” Por Patricio Haro Ayerve

patricioharo-150x150A pesar del intenso frio y de la pertinaz lluvia, miles de ecuatorianos marcharon por las calles de Quito la tarde del día de San José del año 2015. La marcha convocada por el Frente Único de Trabajadores (FUT) y por la Confederación de Nacionalidades Indígenas (CONAIE) fue más allá de la convocatoria en la que posiciones sectarias señalaron que era de los grupos de izquierda; sin embargo, participaron en ella miles de estudiantes, miles de jóvenes y otros tantos, hombres y mujeres de la clase media emergente y de la sociedad civil, que no pertenecen al grupo de organizadores sino que fueron identificados por un profundo rechazo al régimen de la revolución ciudadana.

Según las estimaciones menos optimistas 80.000 ecuatorianos marcharon por las calles del centro histórico para manifestar su descontento con el gobierno, descontento expresado en cánticos, gritos y pancartas de los que se destacaban su protesta por el reciente paquetazo económico camuflado de salvaguardias, por la inmensa e incontrolable corrupción, por la conculcación de las libertades, por el control totalitario de las funciones del Estado, por la falta de libertad al ingreso universitario, por el cambio de la matriz energética, por la explotación del Yasuní, entre las principales.

Pacíficos pero eufóricos, respetuosos pero entusiastas, cabreados pero optimistas, los quiteños se manifestaron en paz contra el oprobioso totalitarismo a lo largo de los casi cuatro kilómetros que separan al parque El Ejido de la plaza de San Francisco que se llenó varias veces; pues los manifestantes no se quedaron al acto programado por los organizadores ya que no eran parte de ellos. A su retorno se formó una nueva marcha en sentido contrario y en la que la protesta se dirigió al gobierno por las mismas razones. Dos drones espías que fueron abucheados duramente por la concurrencia, posiblemente fueron los que entregaron errada información a quienes los dirigían desde el Hotel Gangotena, pues algún desubicado vocero de la revolución dijo que “la marcha fue un fracaso” y los pajaritos, los que dieron la información de la infiltración de la CIA.

La protesta se presentó también en las principales ciudades del País con iguales características que la marcha quiteña; especial fue la de Riobamba, en ella y ante la provocación de actores gubernamentales los riobambeños se expresaron radicales. Riobamba es conocida en reacciones en contra de gobiernos despóticos como “león dormido”, solo debemos recordar su acción durante la gloriosa en 1944 y en contra de la dictadura militar en 1977 cuando los patriotas riobambeños inmovilizaron los tanques de la brigada blindada.

La sal quiteña estuvo también presente en la protesta en contra del gobierno, en camisetas que portaban miles de quiteños se leían estampados con la conjugación del verbo marchar en las tres personas del singular: “yo marcho, tú marchas, ÉL MARCHA” que con la lluvia y el frio constituyó un preludio similar al de la marcha quiteña del 16 de febrero del 2005.

happy wheels

Related Posts

One Response to “yo marcho, tú marchas, ÉL MARCHA” Por Patricio Haro Ayerve

  1. Gerardo Niquinga Castro says:

    SI… SI SI SI… ÉL MARCHA PORQUE YA DEBE MARCHAR, PERO NO COMO PODRÍA MARCHAR UNA GUAMBRA EN SU MEJOR DÍA DE BODAS, SINO COMO DEMEN MARCHAR TODOS LOS BORREGOS Y MÁS SERILES DE LA FAMOSA REVOLUCIÓN Y CON TODA SU CONSTITUCIÓN ELABORADA COMO EL LIBRO GORDO DE PETETE QUE DIJERON SERÍA PARA TRESCIENTOS AÑOS Y AHORA ESTÁ COMO ESCRITA EN PAPEL HIGIÉNICO POR INTELECTUALES DE ALMANAQUE, QUE MARCHEN CONO TODO SU TINGLADO DENOMINADO “JURÍDICO” PORQUE ASÍ SE TERMINARÁ CON LEYES MORDAZAS DEL PUEBLO, PORQUE SON LEYES FORJADAS A LA LUZ DEL CLARO ESTILO DE LOS NAZIS O DEL TRISTEMENTE MAFIOSO GADAFI, QUE TAMBIÉN CREYÓ VIVIRÍA TRESCIENTOS AÑOS Y MURIÓ COMO TODA RATA COBARDE EN UNA ALCANTARILLA, ALCANZADO POR LA BALAS LIBERTARIAS DEL PUEBLO QUE LUCHO Y ALCANZÓ SU LIBERACIÓN…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *