MENU
Recetario

by • June 7, 2016 • Carlos RiveraComments (0)803

UN VISTAZO AL RECETARIO APLICADO PARA ENFRENTAR LA CRISIS Por Carlos Rivera

La profundidad de la crisis y los factores que causaron la misma ya no son ninguna novedad para nadie, pero lo que no sabíamos los ecuatorianos es que hasta en el recetario aplicado para enfrentar la misma se iban a equivocar, pensando desde luego que la magnitud de la crisis les iba a hacer olvidar un poco los sesgos ideológicos, hacerles pensar en las siguientes generaciones y no en las próximas elecciones  y  regresar a los fundamentos económicos para salir pronto y en forma sostenida de este trance. En efecto, pasando revista rápidamente de lo que ha propuesto el gobierno nacional, encontramos algunos bemoles que vale la pena destacar:   

  • Los anunciados recortes de gasto público y cierre de algunas instituciones, que ante todo representan la mejor evidencia de los crasos errores de dimensionamiento del sector público en la época de vacas gordas y el mayor reconocimiento del pecado capital de haber actuado como nuevo rico con dinero ajeno y a confesión de parte, relevo de pruebas. No obstante de ello, me permito reflexionar, si en base a ingresos absolutamente transitorios contrato chofer, jardinero, mucama  ama de llaves, chofer, chef y niñeras, luego compró unos cuantos vehículos de lujo, y me paseo por medio mundo en hoteles de lujo, ¿qué es lo primero que hay que hacer en una situación de crisis?; de allí que esas medidas si bien van en la dirección correcta, parece que no alcanzan a la austeridad y la economía de guerra requerida en el sector público como para alimentar expectativas positivas de un apagón definitivo del foco de incendio encontrado en las finanzas públicas, por lo que la incertidumbre sobre la marcha de la economía sigue con nubarrones bien negros.
  • El agresivo endeudamiento además de las ventas anticipadas de petróleo y los atrasos de pagos a proveedores que podrían estar inclusive violentando el limite constitucional del 40% de la deuda pública como porcentaje del PIB, es la mejor demostración que el gobierno no está dispuesto a jugarse su capital político y simplemente pospone los ajustes que se requieren para revertir los desequilibrios fiscales y de cuenta corriente, así como bajar el endeudamiento a niveles sostenibles en el tiempo.

En otras palabras, el actual gobierno le está pasando la factura de los 9 años de farra y despilfarro al siguiente gobierno, y es que en economía no hay almuerzo gratis, por lo que será el próximo gobierno el que tendrá que apretarse el cinturón y pagar los excesos de estos tiempos revolucionarios, por lo que la elección del 2017 no es para nada trivial, y el próximo presidente debería ser una persona con gran experiencia administrativa y extraordinario liderazgo, caso contrario las revueltas que no se ven en estos días, pueden llegar y bien fuertes y lo peor dirigidas al hombre equivocado, de allí que el discurso y ofertas de campaña deben ser bien pensadas, porque de llegar, se podrá hacerlo, pero con altas posibilidades de salir por las mismas, dada la convulsión social que generaría la implementación de un paquete fiscal correctivo serio, y lo que son las ironías de la vida, los responsables de la mayor crisis desde fines de los noventa, estarán viendo los toros de lejos.  

  • La subida del impuesto al consumo en dos puntos porcentuales, conjuntamente con la aplicación de un impuesto al patrimonio y el descuento de sueldos, que no es otra cosa que un incremento camuflado del impuesto a la renta, más el anuncio que se va a retomar los impuestos a la plusvalía y a la herencia, representa un desatino total en el manejo del ciclo económico, por cuanto a costa de darle mayor liquidez al gobierno, estamos recetando un laxante a un paciente con anemia severa y diarrea aguda, por lo que el incendio en el sector real de la economía antes que apagarse, tiende a agudizarse con este tipo de medidas.   
  • Las anunciadas privatizaciones que de entrada representan el peor negocio del mundo, o cómo entienden ustedes que se venda un activo que tuvieron altos costos de realización en tiempos de crisis, donde el mercado seguramente le castigará con una buena prima de descuento por la iliquidez del vendedor.

Luego también nos enseña que hasta para invertir se debe ser cauto y prudente para no terminar como un mendigo sentado en banco de oro. Esto es como cualquier portafolio de inversiones bien administrado, éste debía combinar criterios de rentabilidad y liquidez para no tener que obligarse a vender activos muy rentables por el solo hecho de estar ilíquidos. De allí  que otro buen pecado del actual gobierno ha sido el la estructuración del programa de inversiones, de allí que el mayor emblema del actual gobierno, no ha sido tan bueno como lo pintaban, y eso sin considerar todas las otras críticas que revolotean por allí.  

Adicionalmente este anuncio también alimenta expectativas muy negativas de la gravedad de la crisis, por cuanto desprenderse de activos es una estrategia financiera que normalmente se aplica en situaciones extremas, además que solo así se entiende que el gobierno se desdiga de todo su discurso de batalla y barricada de 9 años, desprendiéndose precisamente de activos estratégicos que bajo su prisma deben estar exclusivamente en manos del estado.

Todos estos elementos finalmente configuran un escenario que hace pensar que la crisis en Ecuador no ha tocado fondo, salvo que se nos venga un repunte espectacular de los precios del petróleo, o que comencemos a explotar masivamente algún nuevo “commoditie”, que en el corto plazo es poco probable.

Relacionada

Una receta fiscal para Ecuador Por Carlos Rivera

 

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *