MENU
Montaño Vallejo

by • January 18, 2016 • Crnl. Patricio Haro AyerveComments (0)813

VENCIÓ LA UNIVERSIDAD Por Patricio Haro Ayerve

Luego de un largo y polémico proceso que se llevó a cabo en una de las dos universidades de post graduación que existen en Ecuador, fue posesionado con toda legalidad el nuevo rector de la Universidad Andina Simón Bolívar (UASB). La universidad fue establecida en el país en 1992 y junto a las sedes de Bolivia, creadas siete años antes, constituye un importante y vigente subsistema del Sistema Andino de Integración (SAI).

La sede quiteña de la UASB, que ha alcanzado una reconocida y prestigiosa evolución, tuvo desde su fundación a un letrado académico-historiador y honesto político, al doctor Enrique Ayala Mora como su rector, quien desempeñó el cargo por más de dos décadas al ser reelegido por dos ocasiones; por lo tanto es él, quien puso en el pináculo de las universidades ecuatorianas a la Universidad Andina. A pesar de estar facultado para optar para un nuevo periodo no lo hizo y con su honestidad característica, dio paso al costado para permitir la alternancia esencial en toda institución democrática.

Es así, como se dio la presentación de dos candidatos para la elección de rector de la prestigiosa universidad. César Montaño, jurisconsulto y doctor (Ph.D.) y Raúl Vallejo, escritor y master en artes, convertido en diplomático gracias a la revolución que impugnó la candidatura de Montaño con el peregrino argumento que obtuvo su doctorado en la propia universidad. Con la impugnación que no tuvo el eco suficiente fueron a las urnas estudiantes, docentes y trabajadores de la universidad, evento consultivo pero no vinculante, en el que Montaño recibió 1.218 votos y Andrade 176, resultado ratificado por el Consejo Superior de la universidad.

La designación de Montaño como rector de la UASB fue el resultado de un proceso democrático, libre y con autonomía universitaria; sin embargo, por sufrir una axiomática derrota Vallejo, no por la falta de méritos sino por ser el candidato de los revolucionarios, se impugnó la designación con una serie de leguleyadas que atentan en contra del proceso de integración y en contra de la democracia, la libertad y la autonomía universitaria, principios que para defenderlos, la colectividad académica se declaró en sesión permanente a la que acudieron cientos de organizaciones de académicos, profesionales, trabajadores, jubilados, profesores, estudiantes, etc., a dar su respaldo a la universidad y a su nuevo rector rechazando la actitud arbitraria de la revolución.

La posesión de Montaño tuvo lugar con la asistencia impresionante de público, (en proporción con el tamaño del lugar quizá tres veces más al que asistió al festejo de los nueve años de totalitarismo, corrupción, prepotencia e impunidad), lo que puede ser interpretado como rechazo a quien violenta las normas democráticas establecidas para atender sus mezquinos intereses porque no es demócrata y a quien no respeta la autonomía universitaria porque no es académico.

Con la defensa de los principios universitarios, por sus propios fueros y con el respaldo de la gran mayoría del pueblo ecuatoriano finalmente venció la universidad.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *