MENU
reconstruir

by • January 27, 2016 • Estuardo MeloComments (1)627

UNIDAD INSOSLAYABLE Por Estuardo Melo

EStuardo meloQue nadie se equivoque. Lo que debe impulsarse es la unidad de los ecuatorianos frente al correísmo, el examen a posteriori de su ejercicio, el enjuiciamiento a su gestión, el diagnóstico y propuesta para salir de la crisis y la visión del país del futuro.

Con un Presidente en fuga luego de diez años de gestión fallida, con toda la maquinaria del gobierno a su disposición para proponer candidatos, listas, aparato de propaganda, recursos físicos, organismos cooptados y funcionarios dispuestos a todo para cubrir sus espaldas es indispensable que los ecuatorianos piensen bien lo que deben hacer para extirpar de raíz, todo lo que tenga que ver con Rafael Correa, Revolución Ciudadana, Alianza País, Socialismo del siglo XXI, Chavismo y Castro-comunismo.

Son esos membretes los que se desprestigiaron ante la opinión pública, por sus ocultas intensiones y su voracidad por el poder y el dominio de la sociedad.

Sabemos que quién pase a ejercer la función de Presidente del Ecuador en el próximo período gubernamental, está condenado a manejar un país en quiebra e inmolarse políticamente por la ausencia de resultados populistas. No contará con recursos para pagar la deuda ni para solventar el gasto corriente del presupuesto. Se cubrirá de gloria eso sí, si su gestión logra el milagro de sacar a flote un barco que hace agua por todas partes y que necesita reflotar, corregir su rumbo y arribar a puerto seguro, pero jamás podrá hacerlo solo. Necesita del contingente de todos los demócratas para re-institucionalizar al País. Un equipo de trabajo conformado por los mejores especialistas en diversas disciplinas que pueda realizar un diagnóstico claro del problema y un escenario realista que sirva como una línea de base para el desarrollo.

Debemos entender con claridad la situación del País en crisis de sus instituciones de su sistema político y de su economía. Un Estado que hasta la fecha de las elecciones y a futuro, estará cada vez más agudizado por el correísmo, sin recursos para pagar la deuda, sin fondos suficientes para sostener los programas sociales y el gasto corriente, sin capacidad para sustentar nueva obra pública, obras emergentes o desastres.

Conviene desde ahora, conformar un COMITÉ DE CRISIS para clarificar el panorama y señalar con firmeza la autoría intelectual y material que provocó esta peligrosa situación. Urge analizar la gestión del actual gobierno anulando el efecto nocivo de su propaganda. Un comité que construya un escenario realista de la situación del Ecuador del 2016 y de sus posibles soluciones.

Los indicadores se agudizarán en cifras de empleo, depósitos bancarios, inversión privada e impuestos anuales. Las exportaciones mermarán y la materia prima para la producción no podrá importarse por falta de liquidez. El punto de equilibrio que menciona el Presiente en el 2018, es una falacia, como tantas otras. Este es un problema que tomará largos años para recuperarse.

Frente a esa situación, ante la parálisis proselitista de los partidos políticos de los que quedan solamente unos cuantos nombres y líderes; con el peligro del súbito aparecimiento de chimbadores, grupos sectarios y los arribistas de siempre, es imprescindible consolidar una unidad sólida, con bases programáticas claras de la cual una parte sean los políticos, que brinden su contingente como todos los demás partícipes de la vida nacional que deseen aportar.

Una unidad que debe plantearse proscribir del panorama político a la Revolución Ciudadana, con base a un juzgamiento severo. Debe consistir en una unidad cívica que proponga un proyecto de salvamento del país. Una suma de grupos políticos, analistas especializados, comunicadores, ciudadanos que expresaron su rechazo en las calles, profesionales y expertos, estudiantes que fueron acorralados en una intención de control político, que luchen por su patria y no por consignas venezolanas ni cubanas.

Una unidad que busque alcanzar objetivos evaluables, que se considere capaz de enfrentar los retos de restauración de la democracia, libertad plena, ejercicio de los derechos individuales y civiles, institucionalización del País, la Constitución Política del Estado como la primera de ellas, asumida como un verdadero contrato de convivencia; que tenga la entereza de proyectar al país hacia el futuro y certezas a las nuevas generaciones, desechando los eufemismos que la propaganda de 10 años pretendió sembrar. Un grupo humano que pueda concertar y lograr acuerdos para una acción de largo aliento, sin desertores. Unidad duradera y coherente.

Los siguientes cuatro años, tendrán necesariamente que convertirse en un compás de espera en el que se desarrollen tareas de saneamiento y propuesta para el Ecuador del futuro, formulando un Plan Nacional de Desarrollo Económico que incluya a todos los sectores como protagonistas y beneficiarios. Un Plan de Desarrollo, entendido como una única política de Estado, para ser aplicado y evaluado periódicamente por varios gobiernos de manera obligatoria, para que pueda consolidar sus finalidades.

Sin embargo, antes de cualquier cosa, se tiene que establecer las responsabilidades de quienes maliciosamente llevaron al Ecuador a su quiebra institucional, moral y económica, porque el ecuatoriano necesita conocer con detalle los verdaderos orígenes del colapso, escondido hasta hoy bajo el velo de la propaganda, el populismo y la demagogia, que fueron las principales herramientas del régimen para engañar.

Ningún otro aspecto deberá primar, que no sea el volver a enrumbar al país, luego del caos correísta y sus pretensiones absolutistas. No es éste un asunto de ideologías, partidos, intereses, candidatos o declaraciones líricas. Es la necesidad pragmática de no sucumbir frente a la crisis y avizorar un futuro.

Proponer con certeza acciones al futuro gobierno, respuestas y soluciones prácticas, de aplicación rápida de efecto inmediato. Planes concretos para recuperar la economía y proyectos ejecutables para los sectores más deprimidos de la población. Cuidar que luego de la debacle, la gente tenga al menos qué comer y no se lance a delinquir como ya está sucediendo.

Los planes que el comité de Crisis trace, deberán también contar con los mejores nombres, para las nominaciones. Dignatarios, Congresistas, Ministros de Estado que presten su contingente con puntos de vista claros y compromiso. No gente improvisada que llega a cubrir su desempeño sin saber leer ni escribir, como en la década pasada, comenzando por un Presiente sin la menor experiencia y con visión sesgada.

Los sectarios, acomodaticios y arribistas, deben permanecer marginados, porque cualquier error en la conformación de este contingente corporativo, puede ser nefasto para el interés del País, pero todo aquel que aporte con planes ejecutables y realistas debe ser muy bien venido. No puede conformarse una unidad per C. Debe ser una unidad altamente calificada.

No son discursos ni frases hechas las que van a salvar al país de esta debacle. Son expertos, especialistas y asesores de organismos internacionales trabajando, pero principalmente, patriotas cuyo único interés sea el bien común, la libertad, el derecho y la institucionalidad.

 

happy wheels

Related Posts

One Response to UNIDAD INSOSLAYABLE Por Estuardo Melo

  1. Estuardo Melo says:

    Hay tanto en juego, que los grupos de oposición deben dar pasos firmes para dejar claros los aspectos del acuerdo que los lleve hacia tan deseada unidad. Sugiero que se proponga unas jornadas de trabajo, se realicen debates, propuestas y ponencias, cuyos contenidos sean procesados. Un calendario de actividades con una secuencia que al final obtengan las bases para aprobar los acuerdos. Como los consensos de gobernabilidad de Chile, o el pacto de la Moncloa. Se puede pedir la cooperación de las universidades ecuatorianas que tienen personas expertas en hacer operativos estos ciclos, como la Universidad San Francisco, o la Universidad Espítitu Santo. Podrían actuar como moderadores, los miembros de Cauce Democrático.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *