MENU
Arbolito retirada

by • August 24, 2015 • Cnl. Mario PazmiñoComments (0)1617

Triunfó la desunión Por Crnl. Mario Pazmiño

Mario Pazmiño CcEl gobierno de Rafael Correa ha manejado muy bien los escenarios políticos y a los actores sociales a lo largo de su administración y en las protestas de los últimos tres meses. Esto le ha permitido fraccionar cualquier intento de unidad y manipular a las organizaciones sociales e indígenas para que confronten entre sí, mientras él ha corregido y fortalecido su posición.

Parte de su estrategia son sus discursos incendiarios, en los que llama traidores a sus principios a quienes intentan acercarse y consolidar posiciones comunes. Ejemplos: ha dicho que Guillermo Lasso financiaba las marchas, que Jaime Nebot apoyaba el paro, que los indígenas le hacían el juego a la derecha, que la marcha era una fanesca ideológica y que eran las mismas fuerzas que destruyeron al país quienes se juntan para generar “un golpe blando o un proceso de desestabilización”.

Esta estrategia de desinformación y fraccionamiento ha provocado la inocente respuesta de las organizaciones indígenas y sindicales, que se han dedicado a marginar a otros actores sociales que han resistido las arremetidas del ejecutivo sin ceder. A ellos se los ha dejado de lado por no ser indios o sindicalistas, con lo cual renuncian a la razón de ser de la protesta: la reivindicación nacional. Esta no es una lucha ideológica, es de todos, sean de izquierda, de derecha, indios, mestizos, blancos, negros, pobres, ricos, hombres, mujeres… quienes quieren salvar lo que queda de este país.

Los dirigentes indígenas y sindicalistas que se instalaron en el parque del Arbolito pidieron a los quiteños que se sumen a sus reclamos, pero que solo lo hagan los de izquierda, porque los otros no eran bien vistos. Parecería que ellos olvidaron –y que el presidente Correa se los ha recordado en varias ocasiones- que en las últimas elecciones alcanzaron el 2% de la votación nacional y que, además, Correa se hizo eco de parte de su discurso y de su estructura organizativa para alcanzar el poder.

Es hora de madurar como sociedad y también políticamente, de poner los pies sobre la tierra: ningún movimiento político, cualquiera que sea su ideología, va a poder sentar al gobierno a negociar, porque perdió estratégicamente un elemento esencial: la Fuerza, que se logra con la unidad.

La conclusión de esta protesta, que fue anunciada con bombos y platillos, es que triunfó la desunión y que el gobierno se fortaleció, por el sectarismo de algunos dirigentes que creyeron que por ser de izquierda van a cambiar el país.

Ecuador no cambiará y este gobierno se consolidará a nuestro pesar si no entendemos que la resistencia no puede tener una bandera ideológica y que solo la unión es la estrategia viable. Hay que romper con estos paradigmas, caso contrario se seguirá haciendo el juego al gobierno, que maneja con habilidad “el divide y reinarás”.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *