MENU
Dolares carpio

by • February 22, 2016 • Juan Fernando CarpioComments (0)825

Tres mitos sobre la dolarización ecuatoriana por @jfcarpio

La dolarización ha detenido la operación del Efecto Cantillon en el Ecuador. Es decir, los políticos locales no pueden diluir el valor de los ahorros y salarios -poder adquisitivo que se pierde porque va a parar a manos de grupos bien conectados con el Estado. La inflación disminuyó de 95% en el año 1999 a 4,15% en 2014. Pero en su momento la idea de dolarizar (formalmente) la economía ecuatoriana recibió una oposición virulenta de parte de ciertos sectores empresariales, financieros e intelectuales. ¿Qué se decía en contra de la dolarización? ¿Tuvieron razón esas predicciones?

1.- Se decía que las exportaciones iban a contraerse. Falso. Entre 2001 y 2011 las exportaciones totales crecieron en un 377,17% con un componente de 62,59% de parte de las exportaciones petroleras y el restante por las no petroleras. Aunque las exportaciones industriales y las primarias sin petróleo se han multiplicado en más de tres veces, las exportaciones petroleras lo han hecho en 6,81 veces, lo cual demuestra el distorsionante peso que tiene el petróleo sobre el crecimiento de las exportaciones del Ecuador. Esto exacerba la falta de control del contribuyente sobre el erario público y la falta de libertad empresarial para diversificar las exportaciones así como generar fuentes de empleo real para los graduados universitarios. Los empresarios encuentran que entre la estabilidad y la capacidad de exportar usando devaluaciones, la primera es más importante. Una moneda fuerte permite el cálculo económico y fomenta largoplacismo familiar y empresarial. El largoplacismo implica menos consumismo y más inversionismo. En suma, más progreso.

2.- Se decía que las importaciones iban a aumentar y las industrias ecuatorianas iban a quebrar. Falso. El desempleo abierto bajó de 17% en el año 2000 a aproximadamente 7-8% (empleos reales) en 2014. Y donde hay empleo hay una de dos cosas: proyectos empresariales reales o puestos burocráticos que viven de los impuestos que pagan los participantes de esos proyectos. Entre 2007 y 2012, el crecimiento anual de la demanda de cemento fue de 7%. Y en 2013 llegó a 10%. La mayor parte, aunque espoleada por tasas subsidiadas que distorsionan el proceso, sigue siendo inversión privada. Por cada 10.000 habitantes hay 124 empresas, significativamente más que hace 14 años. Para mejorar eso y elevar la demanda de profesionales capacitados hay que reducir las trabas, los impuestos y la corrupción. Además, el comercio internacional no quiebra economías sino que relocaliza industrias enteras para mayor división del trabajo entre países. La re especialización es una oportunidad de hallar nuevas eficiencias y, según estudios, crea más y no menos empleo que cerrarse al mundo.

3.- Se decía que la pobreza estaba aumentando por la dolarización. Falso. Durante la dolarización -y de forma más rápida entre 2000 y 2007- la pobreza ha estado disminuyendo en el Ecuador. Luego de la crisis de 1999, el 52,18% de la población estaba sumida en la pobreza y el 20,10% en la indigencia. El año pasado, la pobreza urbana fue de 14,93% y la rural de 16,99%. Si la dolarización fuese negativa, la pobreza debería estar aumentando. O debía reducirse más rápidamente con el gobierno que ha intervenido más (2007-2014) para supuestamente ayudar a reducirla. En realidad la dolarización es un esquema que permite a la gente trabajar en paz y a un país lo hace su gente, no los políticos.

Como podemos ver, la dolarización ha rebasado las expectativas más optimistas de sus proponentes hace 15 años. Se buscaba estabilidad pero se obtuvo adicionalmente mejor contabilidad general para lograr valor agregado y también más largoplacismo en los proyectos privados y públicos. Los ecuatorianos viven mejor que nunca antes, incluso si el crecimiento es muy pobre frente al de economías más libres en el mundo. Al detener la operación del Efecto Cantillon la dolarización ha protegido a los ecuatorianos de la torpeza o malicia de las clases políticas y financieras. Y finalmente, algo muy importante: la dolarización no necesita ser sostenida, más bien ella sostiene -genera confianza- a los ecuatorianos. Y hoy, más que nunca, el futuro de la dolarización depende de que eso se comprenda a cabalidad.

http://4pelagatos.com/2016/02/22/tres-mitos-sobre-la-dolarizacion-ecuatoriana/

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *