MENU

by • March 1, 2013 • Adrian ZabalaComments (0)528

TODO TODITO

 

¡Se tragó todo! ¡Qué bestia! ¡Qué buen buche! ¡No dejó ni las migajas! Ahora tiene a todo el estado metido en sus morrales. Se llevó también el fútbol y los deportes olímpicos. Y el muy goloso quiere más; pide reformas a la constitución para darle el vire a la acción de amparo por “absurda” y estorbosa; de pasito, a de meter una reforma que le permita reelegirse otra vecita más, busca ser eterno candidato y presidente eterno, seguramente no será para cuatro añitos, deben ser seis; siendo tan considerado querrá evitarnos la fatiga de ir a votar cada cuatro años ¿Y para qué también, si siempre gana?

Quiere embolsillarse la oferta y la demanda, ya dio el primer pasó fijando precios a decenas de productos agrícolas, los pobres sembradores le importan un carajo; total, ya votaron. Garantiza, eso sí, las utilidades de los intermediarios mayoristas, ellos son importantes en la cadena de distribución; sobre todo, si se empieza a importar alimentos. Las medidas de regulación equivalen a un garrotazo en el tocte a los campesinos, los lagartos intermediarios les pagarán lo que les dé la gana, si antes lo hacían sin control alguno, ahora peor. Veremos grandes migraciones a las ciudades, desabastecimiento, especulación, mercado negro, nuevos ricos, y más pobres recibiendo el generoso bono de desarrollo humano.

Que el pueblo le ha dado la orden de radicalizar la revolución y llevarla al punto de no retorno, con él a la cabeza, se entiende; con otro ni a la esquina. Obediente del soberano, invitó a los inversionistas extranjeros para que traigan su billete; les ofrece: seguridad, reglas caras, buenas carreteras, aeropuerto nuevecito, y expropiaciones en gajo. Su romance con los chinos sigue de largo y se profundiza, como buen socialista rescata el uso del trueque: billete chino a cambio de petróleo, cobre, oro, agua, contratos de obra pública; aunque entrega más de lo que recibe, y es lógico, porque él detesta la riqueza, así sea la nacional, odia el capitalismo, a los empresarios, la libre oferta y demanda, y ha decidido terminar con todos estos males, para que vivamos sin codicia, sin ambición, sin lujos, sin clases sociales, con una mano adelante y la otra atrás. Por eso, es mejor que otros se lleven el cochino petróleo, el horrible oro, el inútil cobre; total, nosotros no los necesitamos ¿para qué? si vivimos en el paraíso terrenal, gobernados por el más bacán de los iluminados. Faltos de voluntad, como somos, nos dejamos guiar, nos guste o no, por este Ungido, nos lleva por su sendero, trazado en sabiduría y genialidad. “Caminen seguros, marchen orgullosos, a la vuelta de la esquina está lo que os he prometido”

Ya van seis años de cantaleta revolucionaria, y cada día nos endeudamos más. Los chinos no dejan de mandar billete, hasta para ahorrara fiamos y pagamos intereses. Felizmente, estamos en las manos de los mejores ecuatorianos, los más estudiados, los más viajados, los más experimentados, los más brillantes, los más honestos; de lo contrario, pensaríamos que estamos viajando a toda velocidad a la mismísima mierda.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *