MENU
Hydra

by • November 30, 2015 • Estuardo MeloComments (1)828

TIRONEO Por Estuardo Melo

EStuardo meloEl correísmo es como una hidra de 3 cabezas: Sus acciones combinan (1) Una ideología prestada, (2) in aparato de imposición de esa ideología, (3) una acción agenda populista de la “bondad y nobleza” de sus intenciones.

Basa su estrategia en la concepción castro comunista de reivindicación de una revolución que intentó ser implantada en Sud América en varios intentos fallidos a lo largo de 50 años y, la revolución ciudadana y el socialismo del siglo XXI, son su nuevo y más rotundo fracaso. Supuestos mal ideados por Castro, peor aplicados por Correa.

La idea de Castro, era jugar con la pobreza que representaba el 50% de la población, combinada con el concepto comunista del reparto, la confiscación, y la igualdad raza que ese reparto permita, de los miembros de la sociedad, consiguiendo así la intención para someter al otro 50%.

En Cuba, país en que se aplicó de manera forzada ese grupo de supuestos “principios”, todos pasaron a conformar una clase única y las jerarquías que subsisten son la militar-policial y la casta de gamonales que manda.

En Ecuador, la ideología ha sido proporcionada por los comunistas que propusieron el primer plan de gobierno, redactaron la constitución y, basados en los principios sembrados en pequeñas frases camufladas, pasaron a idear ele Plan Nacional del buen vivir, que es la hoja de ruta para transformar la democracia liberal que rige hoy en Ecuador, hacia un comunismo estatista centralizado en el que es impuesta la igualdad de las personas como sinónimo de justicia, la abolición del Capital como concepto económico, la propiedad privada y la libertad de expresión como derechos, el emprendimiento, el lucro legítimo, el libre mercado y en general, la desaparición del sector privado.

Ese plan tenía como plazos de implementación, del 2008 al 2013 y debía llegar a un “punto de quiebre” en el que los ecuatorianos debían aceptar la pretendida transformación hacia “nuevos paradigmas”. Todo lo demás ha sido un camuflaje.

Para logar la participación de las supuestas mayorías deseosas del reparto equitativo de los bienes de la producción (no de utilidades ni impuestos), se requería de la implementación de un aparato de propaganda y sometimiento ideológico que justifique y haga ver como positivas todas las decisiones del régimen.
Era necesario ahogar criterios contrapuestos, críticas, desaciertos y apagar los escándalos de corrupción.

Un entramado fascista de espionaje, acoso e intimidación con Leyes ad-hoc, que además tenía la misión de segmentar a la población para facilitara el dominio.
Para cubrir el tercer aspecto (populismo), el plan del buen vivir exigía al gobernante como condición sine qua non, contar con fondos para demostrar con obras las bondades del nuevo concepto, con gasto e inversión dedicados al sector social, salud, educación, vivienda e infraestructura.

Se cumplió con el objetivo, con base en la utilización de los fondos del ahorro, los ingresos petroleros, y la deuda pública.

Dos cientos cincuenta mil millones de dólares gastados en el empeño populista de demostrar sus intenciones redentoras, pero a mitad del camino, se extinguieron los fondos, se dificultaron los créditos a los que el gobierno recurrió por 9 años.

En su afán por volver irreversible su forzada propuesta, tenían que ejecutar toda la obra pública posible que les permitiera contar con un margen de fondos (30%) para invertirlos en la formación de las bases y brigadas, como fuerzas de choque para la defensa de la revolución y así poder apagar la disidencia ciudadana.

Pero les falló, porque quienes debieron utilizar los fondos remanentes de los contratos para comprar adeptos, en lugar de gastarlos en comités de formación política los tomaron para su propio bolsillo y las brigadas no aparecieron por ninguna aparte.

El enorme fondo dilapidado en 9 años, fue dispuesto sin que medie fórmula alguna de planificación para el desarrollo ni con base en esquemas parciales de objetivos concretos, para el ordenamiento del gasto. Meramente señalaron montos y objetivos generales, por ejemplo.: 3$3.500 millones para carreteras, o 1$1.500, para hospitales, con disposiciones sabatinas.

El gasto amparado en decretos de emergencia o contratos a dedo, infló los montos y generó un exceso de circulante que provocó un consumismo que se confundió con bienestar.

Igual con el incremento de burócratas y salarios, que además generaron falta de sostenibilidad financiera de los servicios.

Esa letal combinación generó deuda que junto a la caída de los precios del petróleo, la falta de inversión en el sector productivo y la inseguridad jurídica, sumadas a las tendencias estetizantes, colocó al país en la situación que todos conocen.

Cada cabeza de la hidra, tironeaba para su lado, hasta que finalmente el cuerpo que las unía reventó en el desprestigio dejando ver en carne víva las falencias de un régimen cuyas responsabilidades deberán ser imputadas.

happy wheels

Related Posts

One Response to TIRONEO Por Estuardo Melo

  1. Leitvail says:

    Por favor revisar
    “in aparato” por “un aparato”
    “igualdad raza” talvez sea”igualdad rasa”
    “3$3.500 millones” por “$ 3.500 millones”
    “1$1.500” por “$ 1.500 millones”
    “idear ele Plan..” por “idear el Plan..”
    “tendencias estetizantes” por “tendencias estatizantes” por lo demás interesante artículo, pero es mejorable para tener una lectura amable y fluida.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *