MENU
Frente

by • June 16, 2014 • Crnl. Patricio Haro AyerveComments (0)1357

SOLIDARIDAD Patricio Haro Ayerve

patricioharo-150x150Sucedió en un hotel de la Capital la noche del 3 de junio pasado. Cientos, quizá un millar de militares en servicio pasivo y ciudadanos civiles, coparon el salón principal del hotel para en un acto caracterizado, como todos los actos militares, por la sobriedad, expresar su solidaridad a quienes hoy son víctimas de una persecución demencial y a quienes están injustamente detenidos acusados de crímenes de lesa humanidad.

Cuatro oradores, tres caballeros, ciudadanos ecuatorianos comprometidos con la democracia, el respeto a los Derechos Humanos y la libertad y una dama, victima también de la injusticia, pues sufre, como varios miles de ecuatorianos, la detención arbitraria de su padre, ocuparon el podio y en elocuentes discursos explicaron la ilegalidad del proceso y el sufrimiento provocado por la injustica y la arbitrariedad.

Wilfrido Lucero, reconocido hombre público, auténtico demócrata y eminente jurisconsulto, varias veces Presidente del Congreso Nacional, comprometido con la justicia, la libertad, el honor y el respeto a los derechos fundamentales, intervino para explicar al solidario auditorio y al País lo que son los crímenes de lesa humanidad, dejando claro que, en el caso de los ocho oficiales de alta graduación hoy detenidos, no puede haber imputación en tal sentido porque jamás dieron ordenes ni fueron actores de los execrables delitos que se los acusa.

Luis Fernando Torres, asambleísta de oposición, líder político comprometido también con los valores señalados, demostró que con el control totalitario se cumplen disposiciones de quien ejerce el poder supremo para profesar venganzas o para silenciar voces de protesta imponiendo el miedo con execración e injusticia. Defendiendo el respeto a los Derechos Humanos, no pidió impunidad, pidió un juicio justo en el marco del debido proceso y libertad para los inocentes.

Oswaldo Jarrín, general, ex Jefe del Comando Conjunto y ex Ministro de Defensa, hoy académico y reconocido hombre de bien, explicó las condiciones político-estratégicas en las que se emplean las Fuerzas Armadas, con absoluto respeto a los Derechos Humanos, en circunstancias en que está en peligro la sobrevivencia misma del Estado; mientras Catalina Delgado, hija de uno de los oficiales detenidos, recordaba la entrega profesional de los militares al servicio de la Patria.

En el ambiente de ese acto de solidaridad quedó la evidencia absoluta de un proceso injusto en el que existe el prurito de vindicta de quienes declararon la guerra al Estado y fueron derrotados, sin tener la capacidad estoica de aceptarlo demostrando con esa actitud lo que siempre fueron, ni de seguir el ejemplo de verdaderos idealistas que “no viven para cobrar cuentas o reverberar recuerdos”.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *