MENU

by • October 9, 2012 • Adrian ZabalaComments (0)489

SER O NO SER ES LA CUESTIÓN

 

El nuevo triunfo de Hugo Chávez en Venezuela, ha dejado un sabor amargo en millones de latinoamericanos y, especialmente, en los ecuatorianos. ¡Huácala…!  Algunos paisanos no resistieron la noticia, se fueron de coles. ¿Qué se le va a hacer? Ya ganó…de nuevo.

-¡ME DAS PENA  CAPRILES! grita un borracho majadero.

El Insustituible está de plácemes, si el maestro se quedó con la corona, él hará lo mismo, y con el 80% de los votos, no pendejadas. La espada que camina por América latina, fue llevada al taller para una revisión completísima, cambio de aceite, bujías, batería, todo mismo; quedó papelito. Ahora podrán rodar por seis años más sin problemas. ¡Se jodió  la huevada!

Los análisis, y los analistas, abundan en las redes sociales: teorías, conjeturas, tesis, antítesis, chismes, rumores, etc. Total, nadie dice lo único importante, que el pueblo dio su votito por el ex milico. Le adoran, ahora menos que antes, pero igual, triunfo es triunfo. ¿Qué comerá este gallo para ser tan alhaja?

Siendo sinceros, la democracia mismamente como que no funciona, siempre eligen a los repetidos y no al que más nos gusta. ¿O será que democracia es solo cuando gana nuestro ídolo y no el del vecino? ¡No se…! Pero bueno. El Comandante entra recargado, libre de cáncer, y con ganas de seguir agarrando de las pelotas a todo mortal opositor, aunque ahora tendrá más camello, seis millones y medio es bastante, hasta para él.

Por nuestros lares, en cambio, triste está la cosa. En Venezuela la oposición pierde y eso que estaba unida y con un solo candidato. Los bonitos de aquí son superman, cada uno más bacán que el otro, solitos se quieren fajar. No entienden que para enfrentar a un pitbull bien entrenado, se necesita a otro pitbull bien entrenado, no a un chihuahueño, ni a cinco, ni a diez chihuahueños. Perro feroz debe enfrentarse a perro feroz. Por lo menos para que la pelea sea equilibrada y no salgan devorados los falderos.

Pero no; nada que ver. Ni hablar de unidad, de concertación, de acuerdos nacionales, ni la mano se estrechan. ¿Para qué? Si lo importante no es ganar las elecciones, lo importante es saber mover la cintura y amarrar alguna cosita con el que gane, para servir al pueblo, claro está.

Así no más es. En la tierra del Orinoco por lo menos hicieron el intento. Aquí ni eso. ¡Pero salvarán a la patria, como sea!

 

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *