MENU
Unidad

by • February 5, 2016 • Estuardo MeloComments (1)903

RIESGO INNECESARIO Por Estuardo Melo

EStuardo meloHa quedado claro para los ecuatorianos que la unidad político-ideológica es casi imposible de conseguir por los prejuicios que se anteponen a los objetivos superiores del país. Estamos cansados de escuchar de izquierda o derecha, porque es obvio que especialmente la izquierda siendo una ideología importada, sin vigencia, fracasada, no ofrece convicción ni a sus partidarios, mientas se tacha de banqueros o de derecha a quienes ofrecen sus capitales, sus organizaciones, sus empresas y plazas de trabajo a los ecuatorianos y son favorables a la economía de mercado y a la democracia liberal. Es hora de trabajar sin membretes para procurar un desarrollo armónico y excluir a quienes no deseen participar.

La convocatoria de Pachakutik y la CONAIE solo produjo el arrepentimiento de quienes asistieron, porque se engañaron. Mientras los líderes políticos quisieron lograr consensos, los indígenas de la CONAIE buscaban respaldo para una posible candidatura de Pérez Guartambel y su agenda de compensaciones ancestrales que pretenden obtener, como las 25 hectáreas por indígena, a que aspira el dirigente gobiernista Andrango pero el país no está en condiciones de aceptar otra cosa que no sea una ciudadanía activa como a todos. Cualquier otra cosa es un engaño.

Los dos grupos anfitriones, (Pachacutik y CONAIE), son marginales en cuanto a arrastre popular y votación a la hora de conseguir votos para que sus tesis poco elaboradas triunfen y sean aceptadas por el resto de los ecuatorianos. Adicionalmente, demuestran ser grupos sectarios y racistas que han impulsado tesis multi-etnicas y pluri-culturales que en lugar de integrarles al resto de ecuatorianos, los separa. En ningún momento se ha escuchado por ejemplo, que realicen intentos por integrar a los pueblos no contactados (Tagaheri y Taromenane), que tienen legítimo derecho como ecuatorianos de ser parte al abanico de razas y culturas indígenas. Los miembros de estos grupos son dueños de tierras, pero son incapaces de impulsar proyectos de mejoramiento productivo.

Ni hablar del grupo racial afro-ecuatoriano, que por su condición cultural, jamás se plateó investigar sobre sus orígenes africanos o transformarse en ciudadanía activa en el país.

La integración para la Unidad que se plantea como una necesidad urgente, deberá lograr como primera instancia el consenso para salir de la crisis y la preferencia mayoritaria de votantes que permita consolidar sus planes futuros.

El momento es propicio porque el oficialismo correísta está debilitado. Nadie cree ya en sus tesis, luego de su gobierno con mal gasto, despilfarro y probable corrupción de los últimos nueve años, quiso llevar al país hacia un régimen Castro-comunista. La debacle económica que resultó, es el más claro argumento para modificar la percepción del electorado en su contra. Habrá eso sí, rezagos e intentos por mantener adeptos por medio del aparato de propaganda gubernamental y por la necesidad que tienen de cubrir sus espaldas ante el atraco que la oposición tiene el deber de desenmascarar.

La necesidad ineludible de reflotar al país, encontrar soluciones para el pago de la deuda y proponer planes ejecutables a futuro, requiere de un esfuerzo por consensuar y visualizar las mejores alternativas, principalmente para los grupos más vulnerables que se encuentran sumidos en la miseria que el correísmo niega y para los grupos indígena y negro, a los que se debe incluir en los planes de desarrollo como una participación activa.

Pero todo eso puede ser factible si la Unidad se llega a concretar, para lo cual, quienes tengan la valentía de representarla, dadas las circunstancias, acepten llevar adelante un gobierno de coalición con el soporte y compromiso de bases previamente consensuadas que ofrezcan gobernabilidad y respaldo político a las acciones del nuevo gobierno, conformando desde ya un Comité de Crisis.

Existen dos alternativas para la oposición. Un proyecto de unidad de las mayores fuerzas que obtuvieron el voto popular en las anteriores elecciones, en las que se consolidó el anti-correísmo y la posibilidad de participar con candidatos de los grupos políticos de forma individualizada. Candidatos para Presidencia y Vicepresidencia y las listas de asambleístas que gracias al predominio numérico serán parte de la gobernabilidad del país.

El movimiento Alianza País ha sido por 10 años el grupo hegemónico absoluto en la definición de la Constitución, las Leyes, los planes y proyectos que han sido impuestos gracias a la mayoría de los votos y a la cooptación de la justicia y las entidades de Control.

Ese gobierno está siendo acusado por una gestión defectuosa y perjudicial, al haber llevado al país hacia una crisis de difícil arreglo y tratará por todos los medios de justificarse ante el electorado, para evitar asumir sus responsabilidades y cubrir las espaldas de las fallas en el actual período.

Para lograrlo, ha iniciado ya su campaña en que muestra la obra pública ejecutada, sin mencionar los sobrecostos y la obra mal planeada, la falta de prioridad de un gasto sin auditoría. Debe tomarse en cuenta que el gobierno como candidato, tiene todos los instrumentos, los fondos, medios y las instituciones cooptadas a su favor, en especial el Consejo Electoral.

La lucha es contracorriente, el mismo Presidente se congratula por la falta de unidad y falta de planes de la oposición. Sin embargo no todo está en contra, por causa del desprestigio del gobierno su votación anterior será indudablemente menor, especialmente por la recesión económica.

Pero la oposición debe jugar su rol en el rescate de un país en crisis, que equivocó sus opciones y mantuvo la gestión gubernamental con un modelo fallido por 10 años, que anuló sus potencialidades.

Si la oposición anti-correísta no logra concretar su unidad y formular el proyecto de rescate, con un gobierno de transición que restaure su institucionalidad y el Estado de Derecho, se verá avocada a la incertidumbre de resultados electorales en los que podría producirse un empate técnico entre las tendencias y sus candidatos y una difícil preeminencia entre sí, bastante impredecible.

Si no se concreta el proyecto de unidad, prácticamente todos los postulantes obtendrán una cifra de dos millones y medio de votos, es decir el oficialismo perderá dos millones y medio de votos con relación a su última votación, El candidato Guillermo Lasso incrementará un millón de votos gracias a su discurso y su campaña, con relación a su votación anterior y probablemente perderá los votos cautivos del Alcalde de Guayaquil, el candidato de la alianza propiciada por los Alcaldes logrará también una votación similar, apoyada por la campaña, organización partidaria y votación de Ramiro González.

La candidatura de Pachacutik y CONAIE conseguirá para Carlos Pérez Guartambel un máximo de un millón de votantes y una minoría legislataiva.

Del total de votantes del padrón y la concurrencia a votar, de los nueve millones que se acercan a las urnas, se distribuyen ocho millones y medio de votos entre los candidatos y listas más significativas y quinientos mil entre los chimbadores Bucarán y Moncayo, auspiciados por el gobierno.

Viendo así el panorama, se puede asegurar que no es tiempo de arriesgar un capital político de consenso y el futuro del país, especialmente si la mayoría de los opositores son de la misma tendencia que facilita los acuerdos, para evitar que el correísmo vuelva a atrincherarse en el gobierno, porque las consecuencias serían nefastas.

Con un proyecto bien definido para un gobierno de transición que prepare al país para un desarrollo de los próximos 50 años, que básicamente se reduce a definir un modelo económico de mercado respaldado por reglas claras y bien intencionadas formuladas gracias all Estado de Derecho, la votación que sin la unidad se dispersa, pasa a concretarse en al menos cinco millones y medio de votos, que permitirá un triunfo sin incertidumbres, con un país que conseguirá consolidar su futuro con gobernabilidad garantizada por una mayoría sólida y sin que la manipulación electoral entre en juego.

Es un mensaje para Jaime Nebot y Guillermo Lasso cuya madurez política e indudable patriotismo debe invertirse en las mejores causas y especialmente en un factor de seguridad y contundencia. Otro factor en juego es el éxito del gobierno de transición. Sin fondos, el país deberá formular un gobierno austero, con poca obra pública que mostrar, sin fondos para emergencias, con enorme deuda que pagar y sin recursos, disminuyendo el tamaño del Estado, enfrentando un desempleo heredado del mal gobierno, por tanto las responsabilidades no pueden recaer en una sola persona para convertir al gobierno en un proyecto corporativo en que esas responsabilidades se repartan sin protagonismos.

Sería lamentable que la oportunidad de demostrar que los consensos y acuerdos de gobernabilidad se desperdicien, cuando un nuevo mandatario no logre sus metas y propuestas de campaña con una asamblea de oposición e inestabilidad. Fíjense Ustedes que hasta un pésimo gobierno como el de Rafael Correa, consiguió sus desquiciadas metas gracias a una asamblea borrega y no deliberante. De hecho no se trata de eso sino de llevar a la Asamblea un grupo de ecuatorianos bien calificados y de alto criterio, que participe discierna y colabore con el propósito previamente consensuado.

 

 

happy wheels

Related Posts

One Response to RIESGO INNECESARIO Por Estuardo Melo

  1. cristhian says:

    chuzo un poco mas y que te digo nostradamus
    su discurso no es nuevo todo el mundo lo dices
    y todo mundo lo sabe. y seguro ya va salir diciendo
    este es un borrigito en este pais nadie puede dar su opinion a favor de gobierno porque de ley uno tiene que ser “borrego” entonces somos un pais llenos de borrego por opinar lo que uno piensa .yo podria decir muchas cosas en contra de este gobierno y muchas mas a favor pero el objetivo de mi reflexion a este blog de comentario politico al cual llegue no se ni como y sin darme cuenta es que ud a dicho algunas cosas talvez ciertas y otras me quedan dudas pero ud es muy contundente en sus palabras al decir y aseverar varias cosas en esta redaccion. bueno el punto es cuales son las maniobras gubernamentales para salir adelante en este pais veo solo criticas y de eso no me puedo quejar todo mundo tiene derecho a la critica al igual que yo lo estoy haciendo en este momento pero me pregunto esa es la formula secreta para sacar a este pais adelante

    (Con un proyecto bien definido para un gobierno de transición que prepare al país para un desarrollo de los próximos 50 años, que básicamente se reduce a definir un modelo económico de mercado respaldado por reglas claras y bien intencionadas formuladas gracias all Estado de Derecho, la votación que sin la unidad se dispersa, pasa a concretarse en al menos cinco millones y medio de votos, que permitirá un triunfo sin incertidumbres, con un país que conseguirá consolidar su futuro con gobernabilidad garantizada por una mayoría sólida y sin que la manipulación electoral entre en juego.)

    ahora empiezo a ententder la politica

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *