MENU
Young Cubans Re-enact Fidel Castro's Victory Caravan

by • October 9, 2014 • Estuardo MeloComments (0)3353

RESTAURACIÓN CONSERVADORA Por Estuardo Melo

EStuardo meloSus razones debe tener el presidente ecuatoriano para lanzar de forma insistente y repetitiva en las ocasiones que tiene para hablar de una conspiración conservadora que atenta contra su revolución en progreso. Cree que se ha vuelto a armar luego del desconcierto que causara en sud América la irrupción de los gobiernos inspirados por Fidel Castro para recuperar su frustración de los años 70’s en los que trató fuertemente de imbuir el comunismo y su sistema de gobierno en los países latinoamericanos. Esta vez, con Chávez, el ALBA, el poderío petrolero de Venezuela, llegó a empoderarse en varios países, que al momento bailan en la cuerda floja de la economía por un manejo ideologizado anti liberal y una gran corrupción por el abuso de fondos públicos.

No cabe duda que el aparato tanto represivo como informativo del régimen, debe darle pistas seguras para lo que dice, incluyendo los planes de Obama para la formación de liderazgos en Latinoamérica y el Caribe, además de los opositores a su régimen que no solamente critican fuertemente sus acciones de gobierno, sino sus actitudes absolutistas, estatistas y controladoras de libertades y derechos.
Su mayor miedo es que una reacción fuerte, lo sitie en el palacio de gobierno y lo obligue a renunciar, como pasó con anteriores gobiernos; su lamentable experiencia el 30S; y la historia en que la reacción que genera ese tipo de regímenes siempre ocasionó. Por eso quiere gobernar dentro de un bunker defendido por militares incondicionales.

Recordando la reacción de grupos tal vez descalificados, implicados en la muerte de Simón Bolívar y Antonio José de Sucre, o el cobarde asesinato de Eloy Alfaro en manos de turbas exacerbadas por el clero; o el asesinato de Gabriel García Moreno, por casusas no bien esclarecidas.

Todos estos hechos fueron reacciones contra quienes de una u otra forma abusaron y se apropiaron del poder, como en el caso de Salvador Allende, hoy héroe de los comunistas, pero que en sus tres años de mandato terminó con la vida pública y la economía chilena. Esa si fue una reacción masiva en contra de su gobierno, apoyada por el ejército, Pinochet y la CIA, porque se podía prever con claridad a dónde llegaría.

Parece que el Presidente está tratando de curarse en sano indilgando sus propias culpas a terceros, que organizados y contra revolucionarios, creen que pueden expulsar a Correa y con él a sus no poco ocultas intenciones de llevar al País hacia el comunismo cubano.

El Presidente no ve lo que los ojos de la oposición ya intuyen. El manejo descontrolado de millonarias sumas de propiedad de todos los ecuatorianos, en donaciones a países extranjeros, obra púbica con sobreprecio, sin rendición de cuentas, con alta corrupción y sin auditoría. Despilfarro en propaganda que distorsiona sus defectos y méritos, ínfima inversión privada de la cual es enemigo gratuito y la pléyade de incondicionales que repiten como loras sus consignas.

Tal vez suponga en su delirio, que los ecuatorianos vamos a allanarnos a su enfermiza manera de pensar y actuar, para ser impasibles observadores de la catástrofe a la que nos quiere llevar con su Plan del Buen Vivir, o con las desdolarización solapada, o con el galopante endeudamiento público, o con los proyectos sin sustentabilidad, o con la obra pública sobre estimada en costos, que genera corrupción. También parece que su desconexión con la realidad no le permite ver que el futuro ecuatoriano en sus términos, es aquel al que ya llegaron Argentina, Venezuela la misma Cuba. Países insolventes plagados por la corrupción.

Luego de 7 años de gobierno, sin haber podido llegar a la debacle de la confiscación de la propiedad privada, detenida por el revés de las elecciones seccionales y las manifestaciones públicas en su contra, al ver que su fijación anti tratados de libre comercio, nos iba a hundir sin remedio, al ver que ya no puede cumplir con la condición sine qua non de aparentar bienestar con gasto público, créditos o propaganda de obras inviables, comienza a organizar su retirada para sentirse menos culpable y que la historia no le ubique en el sitio de engaño al que sometió a la sociedad ecuatoriana con sus elaboraciones patéticas sobre los seres humanos, el capital y la competitividad.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *