MENU
demasiado tarde

by • March 11, 2016 • Carlos RiveraComments (0)635

Reforma laboral: remedio tardío y dosis incompleta Por Carlos Rivera

Carlos RiveraHa tenido que transcurrir 9 años y sufrir un remezón económico para que el Gobierno se dé cuenta que un mercado laboral flexible no solo es un incentivo para el crecimiento económico, sino que representa una condición indispensable para mantener un buen matrimonio con la dolarización. Razones no faltan, el Ecuador se ubica entre los mercados laborales más ineficientes del mundo según el Índice de Competitividad Global del Foro Económico Mundial al 2015 (112 entre 139).

Lo anecdótico es que ellos mismos se encargaron de rigidizar el mercado laboral a lo largo de su gestión y particularmente en abril 2015 con la Ley de Justicia Laboral. Ojalá se dieran cuenta de que el manejo de las finanzas públicas y el sector externo (déficits gemelos) y otras políticas  también están en la dirección incorrecta, cuyos resultados todavía están por verse y que nada tienen que ver con la caída del precio del petróleo o el mismo dólar.

Para analizar esta reforma, me sustentaré en las principales recomendaciones en materia laboral del estudio de la OECD (2015) Going for Growth: Breaking the vicious circle y las últimas reformas planteadas en Francia, a propósito de la emergencia económica declarada en ese país el 18 de enero de 2016:

La flexibilización marginal de la jornada laboral no parece suficiente para salvar todo el empleo. El seguro de desempleo si bien puede contribuir en el futuro a manejar mejor las crisis, por ahora no ayuda mucho, además que mete ruido porque nada se dice cómo se va a controlar el riesgo moral y sus efectos negativos en el sistema de seguridad social.

Por otro lado, la reforma se olvida de elementos esenciales:

Los procesos de negociación salarial deben ser a nivel de empresas y no por sector, debido a los diferentes niveles de productividad.

Impulsar una reforma fundamental, aunque con efectos de más largo plazo, como es la educación técnica profesional.

Aunque políticamente no suene correcto, hay que discutir sobre el salario mínimo que se muestra relativamente alto en relación al salario medio. Podrán decir que esto es una locura, pero no se debe confundir ingreso digno con salario mínimo. El primero se lo puede ajustar con subsidios al ingreso, el segundo  básicamente debe propender al empleo de los trabajadores menos calificados.     

Se debe revisar las indemnizaciones por despido, que tienden a beneficiar a los trabajadores con contratos de carácter indefinido en desmedro de los desempleados o los que no han iniciado su vida laboral.

En definitiva, el anuncio del Gobierno si bien puede ir en la dirección correcta, es tardío porque ya estamos ubicados en el ciclo contractivo de la economía y luego no tiene la dosis completa como para pensar que se va a curar los males endémicos del mercado laboral en Ecuador.

demasiado tarde

 

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *