MENU
Fander Jaguar

by • April 16, 2016 • Estuardo MeloComments (0)778

RECTIFICACIÓN A “THE GUARDIAN” Por Esturado Melo

EStuardo meloEl diario Inglés está obligado a rectificar los contenidos del artículo publicado sobre Ecuador, por contener apreciaciones falsas y meramente propagandísticas de un régimen que figuró al Ecuador con la noción  del salto de un jaguar, hacia el pantano en que cayó.

Con el título: ECUADOR EMPIEZA A RUGIR, Fander Falconí consigue publicar en “The Guardian” un artículo, el Domingo 7 de abril del 2013 en el que establece que el Presidente Correa ha puesto a los humanos sobre el capital para crear una nación que merezca el apelativo “el jaguar de América Latina.

Un artículo que trató de prestigiar internacionalmente al régimen del que era parte y no dudó en incurrir en eufemismos y falsedades, que han venido a ser confirmados en el tiempo. Un engaño enorme para un país que luego de 10 años de funciones prorrogadas de un régimen, cae en la crisis económica con recesión y endeudamiento.

Dice Falconí, que Ecuador es un jaguar, porque además de haber roto con la ortodoxia del Consenso de Washington, está desarrollando alternativas económicas innovadoras. Alternativas que nunca prosperaron pero que eran realmente una ruta marcada hacia la transición desde una economía de mercado, hacia una economía centralmente dirigida, propia del comunismo castrista.

Nos hablaba de la victoria en las urnas de la Revolución ciudadana de Rafael Correa que después de 6 años consiguió el 57 % de votos para su reelección y los 2/3 de escaños en el parlamento.  Pasado el tiempo, el gobierno y una mayoría legislativa absoluta lograron apoderarse además de todos los poderes del Estado y aprobar modificaciones a la Constitución en un dominio político abusivo del país, que los transformó en un régimen cuasi dictatorial.

Falconí dice que en los últimos cinco años,  (2007 a 2013) gracias al rechazo de fórmulas neo-liberales y privatizadoras, ajustes estructurales y restricción de la demanda, consiguieron crecer un 4.3% y reducir el desempleo con la más alta inversión en América Latina (14%). Pero, no fueron esos los antecedentes que motivaron el crecimiento, porque realmente ese crecimiento se debió a los altos precios del barril de petróleo, que en este período promedió $80 dólares.

Haber expresado que la economía ecuatoriana ya no dependería de la exportación de productos y extracción de minerales, para pasar a ser una sociedad del conocimiento, es una falacia que no tiene base alguna. En el 2016, tres años después de escrito el artículo, se ve con claridad que la estructura macroeconómica del país cambió porque se deterioró, que el conocimiento gestado en universidades y el programa de becas, son un mito inventado para la propaganda del régimen, que le cuesta al país de manera exorbitante y que ha generado desigualdad absoluta en el tratamiento de los universitarios. Haber creado una universidad de élite sin programas, con 4 profesores que vía Skype la manejan y cobran 16.000 dólares por su trabajo, para supuestamente  conseguir un nivel académico como el de Harvard, es una clara imagen de la propaganda y el populismo con el que engañan a la población.

En lo referente al sistema bancario, lo que realmente hicieron es obligarlos a nacionalizar sus reservas de libre disponibilidad que mantenían en el extranjero y para prestarlos con bajo interés, y a las multinacionales petroleras, a modificar los contratos de operación que a la fecha, por error y falta de visión del negocio petrolero, ahora al país le cuesta mantener.

Cuando habla del Sumak Kawsay o “buen vivir”, que han querido aplicar por vía constitucional, queriendo posicionar la idea de progreso que no se base exclusivamente en el desarrollo económico, no explica que el Plan Nacional del Buen Vivir, no es otra cosa que la hoja de ruta para propiciar el quiebre del sistema de una democracia liberal con economía de libre mercado, hacia un régimen comunista, en que la justicia es sinónimo de equidad en términos absolutos,  el capital como noción económica desaparece y que se pasaría a formar una “propiedad republicana”, con los bienes privados y las inversiones productivas, que por suerte no lograron implantar.

Ese plan que debió estará vigente a la fecha del artículo, pretendía crear aldeas a modo de “biópolis eco-turísticas” como solución de autoabastecimiento económico comunitario, precario y retardatario.

En cuanto a redistribución de ingresos, el Ecuador en el período de 10 años de esta supuesta revolución, manejó doscientos treinta mil millones de dólares, es decir 15.300 dólares por habitante. Una ventaja que no se ve en servicios ni promoción económica por ninguna parte, ya que al momento, gracias al caos del manejo económico, todos los servicios sociales que pretendieron impulsar, están colapsados por falta de sustentabilidad económica y el 50% de su población económicamente activa se mantiene en el desempleo y subempleo. Solo basta ver los suburbios y los guasmos de las grandes ciudades y los cinturones de miseria, para desmentir al artículo. La ONU se equivoca con el índice GINI, porque los datos falsos son entregados por el gobierno. Toda la riqueza acumulada del petróleo fue despilfarrada en gasto corriente y en obra cara plagada de corrupción.

Dice que para lograr la mejora de los índices, dieron prioridad a los derechos populares frente a exigencias Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial y al pago de deuda en condiciones injustas. Pero no explica, que forzaron un default de la deuda, extorsionaron a los tenedores de bonos y dejaron al País fuera de las posibilidades de obtención de crédito en buenas condiciones, para pasar a contratar crédito con intereses de entre el 7.5% y el 10% entrando en una espiral inflacionaria que a la fecha ha acumulado obligaciones por al menos 60 mil millones de dólares. En el 2006, la deuda representaba el 24% de un PIB de 50.000 millones de dólares, pero ahora, representa el 40% de un PIB de 100 mil millones, (artificialmente determinado).

Dice:” En línea con nuestros valores de desarrollo sostenible, Ecuador es el primer país del mundo cuya Constitución reconoce los derechos de la naturaleza” Pero no dudaron en explotar el  yacimiento petrolero en el Yasuní, una reserva natural protegida, ni otorgar licencia para minería a cielo abierto con consecuencias nefastas para los recursos naturales y contaminación de fuentes de agua, ni otorgar licencias ambientales forzadas para construcción de represas hídricas.

Dice el articulista “Hemos puesto en marcha un plan de respaldo internacional para detener la explotación de petróleo en una amplia zona del Amazonas, con el objetivo de reducir las emisiones de carbono y la disponibilidad de recursos para incrementar la energía renovable”. Sin embargo, pasado el tiempo, es todo lo contrario. Las hidroeléctricas ya construidas masivamente, afectaron el curso de los ríos y producirán excedentes que no podrán ser absorbidos por el consumo nacional.

Dijo estar trabajando para profundizar la integración regional para profundizar el desarrollo, pero al pasar del tiempo fue solamente una integración política con países de la órbita chavista, pero a la vez se negaron a impulsar tratados comerciales para beneficio de la producción exportable.

Finalmente, Fander Falconí dice que el pueblo apoya un proceso de construcción de una nación de América Latina, poniendo al ser humano por encima del capital, pero en la fecha actual el mal manejo económico del gobierno de Rafael Correa hizo que la enorme riqueza que ingresó al país desaparezca y el capital no pueda ponerse ni sobre ni debajo del ser humano, frustrando las aspiraciones del pueblo que creyó en sus falsedades y sofismas.

No era el rugido del jaguar. Era un gato doméstico al que sometió a la hambruna.

Fander Jaguar

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *