MENU
Sueño de Correa

by • September 16, 2015 • Estuardo MeloComments (0)1970

PARA QUÉ? Por Estuardo Melo

EStuardo meloDebería haber una razón muy poderosa para que en violación del Artículo 441 de la Constitución y al juramento de posesión de su cargo, el Presidente vuelva a postularse para cuatro años más de mandato. Una de dos: o quiere cubrir sus espaldas ante tanta corrupción que tendrá que ser juzgada y desee posponerla, o el extraordinario y sin precedentes plan del buen vivir no debe quedar inconcluso. Pero al momento esas no son razones suficientes y el gobernante duda de su postulación. Es apenas obvio además, que alguien de alianza país pudiera optar con algún éxito para esa postulación, luego de ocho años de probado desastre. O será tal vez que creyéndose predestinado no concibe que alguien lo reemplace?

Decir que la oposición esté desorganizada solamente porque hay un candidato firme a la Presidencia que no es él, no tiene coherencia alguna. Lo más probable que la fuerte oposición política contra su gobierno, que a esta fecha es una realidad innegable, proponga un plan sólido para extinguir los intentos de cubanización, con un nuevo gobierno que emprenda por consenso en la reconstrucción de la economía del país. Un verdadero plan Marshall, que es lo único que se puede hacer frente a de un panorama de devastación económica.

Conscientes que el próximo período tendrá básicamente la misión de rectificar los errores y el ajuste de la macroeconomía, será a la vez una transición poco atractiva políticamente, hasta para el afán mesiánico del propio Rafael Correa, porque habrá que escoger un equipo de la más alta competencia en la ciencia económica, que trabaje para restaurar el daño que el actual gobierno perpetró, que como todos sabemos consiste en la irresponsable insensatez de habernos dejado sin liquidez hasta para pagar la deuda que contrajo, porque habrá que ver cómo y de dónde se pueden obtener recursos propios para pagarla y de qué manera equilibrar y volver sustentables las finanzas públicas, con el menor daño colateral posible.

En el próximo período, habrá que sincerar cifras, hurgar en lo oculto, encontrar la fórmula para sacar al país del empantanamiento en que se encuentra, racionalizando orgánicamente una gestión planificada del gobierno con tiempos, plazos, recursos y prioridades. Un país en el que la ciencia económica realmente tenga vigencia y deje ver resultados evaluables.

Han sido muchos y muy graves los errores cometidos en estos ocho años, que es un tarea titánica desenmascararlos para que los electores, especialmente los correístas, tengan a la mano la evidencia clara de por qué, esa mal llamada revolución no puede ni debe continuar. Es más, si por desgracia para el país lo hiciera, sería porque habríamos aceptado sepultar nuestras aspiraciones como sociedad. Hacerlo, es por simple instinto de sobrevivencia.

Ahora, luego de ocho años de ejercicio en el poder, se puede verificar la magnitud del daño, por ejemplo al negarse a suscribir tratados comerciales. Cuánto capital no se habría invertido, cuántas plazas de trabajo han sido escamoteadas a la población, cuánto impuesto se dejó de contribuir, cuántas divisas dejaron de ingresar al país. Una tozudez infame, una lesión enorme!

Si del inmenso torrente de fondos provenientes del precio del barril de petróleo, el gobierno hubiera implementado una línea de crédito estratégica para duplicar la capacidad industrial instalada, digamos en un monto de cien mil millones de dólares, menos de la mitad de lo que depredó, otra vez, cuántos impuestos se habrían recaudado, cuántas plazas de trabajo, cuantos productos de exportación se habrían generado. Puede asegurarse que no habríamos necesitado de inversión extranjera. Obviamente, contando con rectitud de procedimientos y ética en el manejo, que de este gobierno nunca se pudo esperar. El mismo sistema habría permitido la construcción de hospitales para los asegurados y plazas de trabajo para una economía auto sustentada y estable.

Si en lugar de contratar obras vinculadas a créditos, se hubiera programado una ejecución pausada, con capitales nacionales, constructores locales, obreros locales. No se habría desperdiciado pagando intereses onerosos y mucho del dinero invertido permanecería en el país, no como ahora, que la mayoría del capital regresa a la China en compras y pagos.

Pero qué se podía esperar de un economista que antes de ser presidente no tenía ni veinte dólares en el bolsillo. Si con los miles de millones gastados en el bono solidario, ese mismo valor lo invertía en pequeña artesanía como fuentes de empleo para ocupar a sus beneficiarios que ahora, si se ponen a trabajar pierden el bono. Cinco o seis mil millones de dólares pueden levantar al emprendimiento más mediocre.

Si hubiera planificado el desarrollo económico del país, habría podido contar con programas sustentables, flujos de caja, gasto e inversión acorde con las posibilidades reales. Ahora, casi toda la obra es realizada con crédito que encarece automáticamente todas las obras públicas en un 7.5% anual. Ejecuciones sin planificación, desordenadas y antojadizas, que generaron inflación. Tal parece que los funcionarios hubieran sido comisionistas de captación de los créditos y que esa fuera la verdadera razón del impulso de las obras, más que la necesidad en sí.

Pero que decir, el que se haya entregado a economías voraces y a contratistas corruptos para la ejecución de la obra pública. Ya se verá cuando se organice la auditoría de esos gastos, cuánto dinero se fue en coimas, concusión, cohecho y corrupción. Al menos cincuenta mil millones de dólares; porque está más claro que el agua, que los proyectos con financiamiento y al parecer todos los demás, adolecen de un sobreprecio notorio y fueron contratados con empresas corruptas, que tendrán que ser auditados. Un sobreprecio que es uno de los indicios más claros de corrupción de los funcionarios que manejaron esos contratos. El contralor pierde su tiempo en bagatelas!

Pretender engañarnos con cincuenta escuelas del milenio, haciendo que la propaganda induzca a pensar que todos los planteles educativos están en esas condiciones, cuando hay tres mil quinientos establecimientos precarios. Es eso algo que se parezca a un plan realmente elaborado? Tenía algún programa de inversiones para el sector? Fue solamente un proyecto demagógico y propagandístico? No se puede jugar así con la credibilidad de la gente. Ahora todos quieren una matrícula pero solo cincuenta mil de los tres millones de estudiantes pueden ser del milenio, todos los demás asistirán a escuelas del siglo pasado.
Y con las carreteras hay 7.820 km intervenidos, pero es eso. Vías mejoradas pero a qué costos. La vía Lalamor contratada con COSURCA, comienza con un costo de 29 millones y termina con el cuerpo de Ingenieros en 100 millones. La vía Chone Bahía, costó un millón de dólares por kilómetro y la autopista Santo domingo Quevedo costará cuatro millones y medio por cada kilómetro, siendo que otra de idénticas características en México, llegó a costar la mitad.
Todas las hidroeléctricas resultarán costando al menos el 70% más de lo presupuestado y Manduriacu será la hidroeléctrica más cara del mundo. Producirán energía que no tiene demanda para su consumo.

Entonces, para que quiere la reelección.

Su modelo es repudiado hasta por los mismos comunistas que lo impulsaron. Acosta dice que lo único que hizo es modernizar el capitalismo; que desperdició la oportunidad para des-dolarizar y emprender en una reforma agraria y tampoco ha procedido al reparto equitativo de los bienes de la producción, capitales, acciones o propiedades.

Acaso en el nuevo período resolverá el pago de la deuda externa, o por el contrario, declarará otro default, o seguirá como ahora buscando desesperadamente crédito a un ritmo de 500 millones por mes.

Mantendrá las plazas de burócratas y los salarios dignos? O, despedirá al personal y reducirá el salario de los que queden.
Pagará finalmente a IESS, o permitirá la quiebra del fondo de pensiones.

Eliminará el subsidio a los combustibles, o dejará intacto el desbalance de los pagos del comercio exterior.

Dejará de contratar con empresas corruptas, o pedirá una auditoría para esos contratos.

Des-dolarizará al país, o creará moneda propia para poder devaluar a gusto, emitirá billetes a placer y corregirá las anomalías del Estado obeso.
Cómo o por qué cree el Presidente que le van a dar su voto. Por mera propaganda?

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *