MENU
comunismo

by • October 5, 2014 • Estuardo MeloComments (1)3211

VIVIR EN PAÍS COMUNISTA Por Estuardo Melo

EStuardo meloEn un país comunista, la libertad de expresión es un servicio público, no un derecho del público ni para que el público se informe o forme un juicio crítico, es lo que menos interesa. El “servicio” es utilizado por el Régimen para difundir sus supuestos logros y oculta lo que no se quiere que se sepa, como el costo real de las inversiones, gastos y los desvíos de los fondos públicos, como lo informaría un periodismo independiente. Se vive un estado de Propaganda, como en las mejores épocas del nazismo, aprovechándose de la credibilidad de la gente y la opinión puede ser penalizada a pretexto de difusión de rumores falsos.

En un país comunista no hay censura previa, pero sí autocensura para la difusión de información, pero hay una cuadrilla de “funcionarios”, listos a señalar los supuestos desvíos y penalizar la responsabilidad ulterior de periodistas y medios. Si opinas diferente, no concuerdas con el régimen o criticas lo que hace, pasas a ser su enemigo, eres objeto de escarnio público, enjuiciamiento penal, te desprestigian y persiguen. (Si no estás conmigo, eres mi enemigo)

En un país comunista, lo que antes fueron las reglas del libre mercado, es decir, la ley de la oferta y la demanda, desaparecen. Se fijan precios, se imponen condiciones, etiquetas, bajo un estricto control legal al “poder del mercado”, para torcer las preferencias del comprador y las calidades, competitividad y gestión del proveedor.

En un país comunista, si ahorras, el Estado le ordena a tu banco invertir en los proyectos que políticamente le interesan, aún a riesgo de no poder recuperar esos créditos. Quienes manejan el fondo de liquidez, que asegura su devolución, son funcionarios con inmunidad civil y penal de sus actos. También al sistema bancario lo consideran como un servicio público, para poder meter mano al uso de los ahorros.

En un país comunista, a pesar de ostentar un título que te acredita para continuar con tu instrucción, eres evaluado para optar por una carrera y si no pasas, ahí queda truncada tu expectativa. Esto, para crear dependencia política de los grupos poblacionales.

En un país comunista, la autonomía no existe. No hay autonomía académica en las universidades ni autonomía de gestión para los gobiernos seccionales.

Tampoco tienes libertad de asociación. A tu grupo tienes que registrarlo y si te opones a los fines del gobierno, te quitan la personería y eres objeto de acoso mediático.

Si has denunciado posibles infracciones del régimen o de sus funcionarios, no tienes posibilidad alguna de que tus demandas sean procesadas, pero sí corres peligro de ser acusado por la malicia y temeridad de tus asertos y ser condenado aún que hubieras conseguido el amparo de organismos de justicia internacionales, que pidieran suspender esas acciones.

No puedes emprender en ningún reclamo judicial, porque todos los jueces del sistema están condicionados en su ejercicio por el poder. El abogado que defiende las causas del Estado, nunca pierde un juicio y hasta se da el lujo de señalar las fallas en que incurrieron los abogados de la parte contraria. El juez que sentencia a favor, es inmediatamente puesto en una lista negra y es retirado de su cargo. Si hubiera una petición de amparo ante organismos internacionales, ni se molestan en acudir para defender sus puntos de vista y si el amparo fuera aceptado, ese gobierno lo rechazaría con descalificaciones e improperios.

En un país comunista, todo pasa a ser servicio público: la información, el ahorro bancario, el emprendimiento, la educación, la salud, las medicinas. El código civil y el derecho privado, pueden perfectamente desaparecer, que nadie lo nota. Para ejercer esas actividades, puedes solicitar excepcionalmente una licencia.

Si de derechos se trata:

Derecho de propiedad? No, todas las propiedades, bienes, acciones son del Estado, la denominan “Propiedad Republicana” y las propiedades de las personas son incautadas por el Estado, para que los individuos sean iguales y se sienta a plenitud el concepto de la justicia.

Libre albedrío? No, el Estado permite o no todo lo que en una democracia liberal es posible para el individuo. Profesionalización, negocios, viajes, conocimiento, prestigio, etc.

Los derechos civiles y políticos son generosa concesión que el Estado confiere a los ciudadanos y por tener hegemonía política los pueden modificar a su gusto. Por ejemplo, si la Carta Magna del país permitía el derecho a la resistencia, si opone resistencia es probable que sea juzgado por delito de rebelión. O, si le está permitido proponer un plebiscito sobre cualquier asunto, lo más seguro será que el asunto no sea calificado como paso constitucional previo, o las firmas de respaldo sean invalidadas.

Bastarán 100 personas en una asamblea, para que puedan proponer todo lo que crean necesario, para enmendar, modificar o eliminar las normas supremas a pesar de que éstas hubieran sido aprobadas por plebiscito.

Si usted, en ejercicio de sus derechos económicos sociales y culturales es parte de un colectivo que ahorró fondos con aporte personal, no dude que el régimen creará instrumentos para apropiarse y manejarlos.

En un país comunista, nada está escrito en piedra, meramente lo escriben en papel mojado.

Estuardo Melo

happy wheels

Related Posts

One Response to VIVIR EN PAÍS COMUNISTA Por Estuardo Melo

  1. Carlos Cabezas Alcívar says:

    Muy buen artículo, y tan apropiado a la época actual que se vive en Ecuador. Creo que al final del primer párrafo, donde el autor escribe “la credibilidad de la gente”, el sentido correcto debería ser “la credulidad de la gente”. Con mis respetos para el autor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *