MENU
Je suis

by • January 15, 2015 • Crnl. Patricio Haro AyerveComments (0)937

MÁQUINAS DE TERROR Por Patricio Haro Ayerve

patricioharo-150x150Casi a diario los medios de comunicación reportan hechos que conmueven a la humanidad. En ellos se observa, con dureza extrema, los que tienen como propósito generar terror en la sociedad para alcanzar mezquinos propósitos. Actos despreciables que reciben el rechazo casi generalizado de la organización social; pero que, desgraciadamente, también tienen la mirada aprobatoria de fanáticos extremistas. Las acciones de terror ejecutadas por el Estado Islámico, Hezbolá, Al-Qaeda y otros yihadistas , así como por las FARC, AVC y otros grupos narcoterroristas y las de individuos como Bashar al-Asad, Kim Jong-Un o Abubakar Shekau tienen el rechazo de muchos pero gozan de la simpatía de organizaciones extremas y el respaldo de sistemas terroristas disfrazados de democracias.
La condena al terrorismo hecha por las Naciones Unidas en la sesión plenaria 88 en diciembre de 1996, es en contra de todas las acciones que, con la finalidad de provocar terror, ejecutan individuos, organizaciones o estados terroristas; así: “los actos criminales encaminados o calculados para provocar un estado de terror en el público general, un grupo de personas o personas particulares para propósitos políticos son injustificables en cualquier circunstancia, cualesquiera que sean las consideraciones políticas, filosóficas, ideológicas, raciales, étnicas, religiosas o de cualquier otra naturaleza que puedan ser invocadas para justificarlos.”
La mitología griega considera que los hijos de Ares, dios de la guerra, son Miedo y Terror (Phobos y Deimos) y la historia recuerda que el primer terrorista del mundo fue Atila, el rey de los Hunos, que con su caballería construyó la primera máquina de terror con la que se vanagloriaba al decir que “donde pisa mi caballo no vuelve a nacer la hierba”. La “Santa Inquisición” fue una máquina de terror, las acciones de José Fouche, el carnicero de Lyon, que tienen especial énfasis durante la revolución francesa y el periodo napoleónico, otra; desde allí, diferentes máquinas de terror han impuesto gobiernos, sus opositores, grupos separatistas o delincuenciales, pero el terrorismo es el mismo, viniera de donde viniese, y utiliza diferentes maneras para alcanzar su propósito.
Secuestros, robos, asesinatos selectivos, asesinatos en masa, decapitaciones, bombazos, incendios, persecución y hoy, muy utilizado, especialmente el Latinoamérica, el sistema judicial controlado por terroristas de estado y tribunales inquisitorios que juzgan sin leyes ni normas a los opositores o a quienes en representación del Estado los reprimieron, son máquinas de terror que en nombre de un credo religioso, una ideología política, un interés económico o simplemente por vanidad, prepotencia o venganza funcionan en manos de los terroristas del siglo XXI.
El acto de terror perpetrado en contra del semanario parisino Charlie hebdo provocó el reproche de todo el mundo civilizado. Millones de personas encabezados por decenas de líderes mundiales marcharon por los Campos Elíseos y otros lo condenaron en actos de solidaridad o en las redes sociales; lo sarcástico es que, terroristas también lo hicieron en un doble discurso; faltando solamente, que el gran inquisidor se colocara sobre el pecho y en señal de rechazo al terrorismo y a favor de la libertad de expresión el marbete “Je suis Charlie”.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *