MENU
Correa Pinocho

by • October 7, 2014 • Estuardo MeloComments (0)2661

MATRIZ RECESIVA Por Estuardo Melo

EStuardo meloHarían bien los expertos en la materia al examinar las cifras que el gobierno exhibe. No vaya a ser que siguiendo con la desinformación Cubana, se presenten datos falsos que cubran las ineficiencias del gobierno en materia de desarrollo, empleo, productividad o educación.

Sería bueno comenzar con un análisis serio de las cifras presentadas para el segmento de población económicamente activa de ecuatorianos, después del desprolijo Censo del 2010 cuyas cifras sorpresivamente disminuyeron el número de ecuatorianos en edad productiva, tenía el único objeto de bajar la tasa de desempleo y subempleo que resultaban favorables para la gestión e imagen del gobierno. Cómo puede alguien pensar que el número de ecuatorianos pertenecientes al segmento de población económicamente activa disminuya, en lugar de crecer al mismo ritmo de la tasa vegetativa!

Otra cifra asombrosa es la de crecimiento del Producto Interno Bruto, que de la noche a la mañana se duplicó de 50 a 100 mil millones de Dólares. Al parecer, la cifra fue alterada con el exclusivo propósito de permitirse una duplicación del monto de los créditos que el país contrae, burlando el porcentaje de su propia Ley.

Se lanzaron a producir energía hidroeléctrica para disminuir la importación de combustibles y gas, pero no hay un Plan Maestro que establezca los parámetros de producción, demanda y consumo proyectado de la energía que será producida. Los créditos para este proyecto disponen del 70% del valor que arroja la producción petrolera.

Es sabido que una vez producida la energía si no se la utiliza, se desperdicia; y al momento no hay a quién venderla como fue el anuncio inicial del gobierno; la industria local tendría que realizar fuertes inversiones para cambiar sus equipos que ahora funcionan con bunker y diesel y lo único que les ha quedado a los gestores del proyecto de generación masiva es un jugoso y subsidiado negocio de venta de 3.5 millones cocinas de uso doméstico para reemplazar a las de GLP que hoy son utilizadas. La oferta superará a la demanda de electricidad, por lo tanto, no se podrá recuperar las inversiones realizadas con costosos créditos chinos.

El cambio de las cocinas implica inversiones y nuevos subsidios, pero nadie tomó en cuenta que convertir en chatarra 3.5 millones de cocinas a gas y 7 millones de bombonas, costará a los usuarios al menos 1.000 millones de dólares.

Con la suspensión de importaciones del gas, el centro de acopio de GLP Monteverde- Chorrillo, recién terminado quedará en desuso antes de su funcionamiento y con él, 600 millones de inversión costosa e inútil.

En otro campo, construyen una ciudad universitaria con una inversión de 1.000 millones de dólares, pero no tienen claros los objetivos y estructura académicos ni las especialidades. Tampoco tienen supuestos de costo para mantener estudiantes que residirán allí, o a profesores con PHD con los que el país no cuenta. No existe un proyecto para un enlace entre el “talento humano” obtenido y la fase productiva en la que deben prestar sus servicios, por lo tanto, será un talento que fugue del país.

Ya no se les escucha hablar del proyecto Manta Manaos, (3.200 Km) que es el más descabellado intento de competir con el Canal de Panamá, para el transporte de mercancías de China hacia el Atlántico, ni del Aeropuerto Internacional del Tena, pero se construyeron elefantes blancos como el Terminal de Santa Rosa al que no llega ni un avión por mes y la Ciudad Alfaro que a partir del funcionamiento de la Asamblea Constituyente, se está empolvando.

El ferrocarril de Alfaro entre Quito y Durán, fue rehabilitado para transportar turistas, pero no transporta un solo kilo de carga de la producción nacional ni para los puertos del País. Son inversiones sin un enfoque productivo de movilización de insumos. Habría sido más barato regalar al Presidente una maqueta con trencitos eléctricos, para recordar a Alfaro.
No existe un solo proyecto que muestre sustentabilidad financiera y recuperación de la inversión, además porque el sobreprecio de la obras es alto y no hay auditoría que permita comprobar la eficiencia y rentabilidad de su inversión.

Proyectos como la vía Collas, la planta de almacenamiento de gas, el costo de la nueva refinería (12.000 millones) y el monumental gasto de Dos cientos mil millones de dólares, durante los siete años pasados, lo demuestran. La inversión inicial (3.500 millones de dólares) realizada en pavimento vial y señalización, habría permitido construir una autopista de hormigón de tres carriles desde Quito, hasta Lima.

Leyes que pretenden modificar la conducta y las costumbres como la “Ley Orgánica de Control del Poder del Mercado” coartan la preferencia del consumidor y la competitividad del productor, con claros síntomas de intervención en la libre empresa y el libre mercado.

O, el Código Orgánico Monetario y Financiero, que establece la emisión no contabilizada de moneda electrónica (en dolarización), el destino de los fondos de liquidez generado en el ahorro bancario, todo regulado por una Comisión todopoderosa cuyos miembros por Ley son irresponsables de sus acciones, es decir pueden asumir decisiones tendentes a la salida del sistema monetario, sin que los ciudadanos les pidan cuentas del daño que las mismas pueden generar.

O la Ley de Comunicación que establece que la información, la libertad de expresión de ideas, o la opinión son un servicio público regulado por el Estado, personificado en un autócrata. Habrá que ver cuál será el precio que deberá pagar el pueblo ecuatoriano por ese “servicio”.

Todo lo cual significa que los modelos que el gobierno plantea son la ruta irreversible hacia un retroceso similar al venezolano o argentino, cuando son muestra palpable de desinversión privada y recesión inminente.

 

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *