MENU
Bose Virgen

by • February 26, 2016 • Adrian ZabalaComments (0)1062

SU MAJESTAD Y LAS PERAS DEL OLMO Por Adrian Zabala

Adrian-Zabala-150x150Nada es tan grave como parece. Sólo es cuestión de fe para que las respuestas a cualquier intento de los astros por pasmar los sueños de los Iluminados lleguen cual chispa divina a las más nobles y elevadas seseras.

En el paraíso las cosas se dan por voluntad divina. Si una colibrí pare es porque así lo quiso el buen señor, sí él decide que no ponga un mini huevo y la pajarita grite de dolor para traer sus colibricitos al mundo así debe ser, divinas ganas de joder.

No hay crisis. Su Académica Majestad lo sabe todo y lo puede todo, por eso está tranquilote viendo como las facturas se acumulan mientras sus lerdos ministritos se amputan los pelos craneando como carajos se restan dos menos uno. No hay mal que por bien no venga. Nos llego la época de vacas flacas, ese es el mal, pero también nos llegó el Miguel Bosé, ese es el bien. Su virginal visita lanzó por los suelos todos los argumentos de los mediocres agoreros que decían que el país está en la mismísima.

Entre Dioses se comprenden, escriben derecho con renglones torcidos. Pocos fueron los afortunados que vieron el milagro: Una virgen con un niño en brazos se apareció en pleno concierto del Amante bandido. Tenía el rostro barbudo del divo, tierna su mirada, pálido su rostro. El Dios que juega de local se dijo hacía sus adentros: “Esta es la señal que estaba esperando”. Mandó a sus badulaques querubines para que inviten al virgen Bosé. Apenas llegó al cielo verde flex, el mero mero diosito le recibió con un abrazo rompe costillas y le susurró al oído: “Gracias Papito por haber nacido”…

Las divinidades tuvieron que unirse con el rebaño, no sería justo que un hecho celestial de esta magnitud dejé a un lado a los simples mortales. Las voces angelicales del Miguel y del otro se unieron para bendecir los oídos de los feligreses reunidos en la memorable celebración litúrgica. Una vez satisfecho el guargüero y lleno el buche. El Dios de todos los poderes invitó al virgen aparecido a pasar la noche en las nubes que adornan el cielo capitalino. Felicidad, dicha, satisfacción total.

La sonrisa dibujada en el rostro no podía ser más elocuente. Así como el mensaje recibido por tres pastorcitos en Fátima, en Carondelet la advocación no fue menor. Perfume de jazmines y rosas inundaron el sacro ambiente. La revelación se dio a conoce: ¡“El barril del petróleo se pondrá en 200 dólares”! ¡Santo y alabado sea tu nombre!

¡Cual crisis! Bastó una noche planchando el corazón y dando bambú para que las aguas regresen a su cauce. Un nuevo y portentoso milagro se avista en el horizonte y esta vez el doble de bacán… ¡Con 200 dólares por barril, el genio de genios se pondrá de nuevo la piel de jaguar!

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *