MENU
Pases Cortos

by • March 28, 2016 • Crnl. Patricio Haro AyerveComments (0)1254

LOS PASES Por Patricio Haro Ayerve

No, no se refiere este artículo a los pases realizados por la Tri en su último compromiso por las eliminatorias al próximo campeonato mundial de futbol; mucho menos, a los realizados por Noboa  para que Valencia y Mena le dieran un sufrido empate a la selección, empate que le dolió al país pero que le permitió mantener el invicto y el liderazgo en la tabla de posiciones de las eliminatorias suramericanas como resultado de largos años de trabajo profesional.

Las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional son sistemas de la enorme estructura estatal, crecida sin pudor durante los últimos nueve años. Como sistemas de seguridad de la Nación ellas están constituidas por varios subsistemas que les permite el cumplimiento de sus tareas constitucionales, son subsistemas operativos, logísticos y administrativos; uno de ellos el subsistema de personal, llamado de “Talento Humano” una de las grandes trasformaciones revolucionarias realizadas desde que “tenemos patria”.

Dentro del sistema de talento humano existe un importante subsistema que busca la operación y empleo de la institución con bienestar y eficiencia, este es el subsistema de pases. Los pases son las designaciones reglamentarias dispuestas por la máxima autoridad administrativa mediante acuerdo ministerial. Los pases obedecen a varios parámetros que se encuentran reglamentados: especialidad y vacantes, tiempo de permanencia en una guarnición, ubicación familiar, cumplimiento de requisitos, necesidades del servicio, entre otros.

Desde la detención de un comandante general de la policía y por denuncia del ministerio correspondiente, el País conoció de la existencia de una enorme cadena de corrupción que vendía los pases al personal policial; según varias informaciones aparecidas en los medios de comunicación, ellos se negociaban entre mil y dos mil dólares y se habrían recaudado seis millones en este sucio sistema; lo que quiere decir que, al menos seis mil policías compraron su destino a una enorme cadena de corrupción cuyos últimos eslabones, que desertaron para salvar su vida, denunciaron que esos recursos generados iban a las más altas arcas revolucionarias.

Este repudiable acto de corrupción es tan grande como el que hace temblar al gobierno brasileño, no por la cantidad de dinero del que ilegalmente alguien se benefició, sino porque involucra a una de las instituciones fundamentales del Estado. El “volante armador” de este bochornoso sistema de pases del equipo policial, que ha sido señalado como el mentor del mismo, si tuviese un poco de dignidad revolucionaria debería renunciar y defenderse de las acusaciones lejos de la efímera parcela de poder que hoy disfruta.

La verdad saldrá y los corruptos caerán ya que es imposible tapar la luz del sol con un dedo y bravuconadas.

Pases Cortos

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *