MENU
granaderos de TArqui

by • August 7, 2015 • Crnl. Patricio Haro AyerveComments (0)825

Los ascensos y la Patria Por Patricio Haro Ayerve

patricioharo-150x150El ascenso en la escala jerárquica de la carrera militar y policial es un derecho de los miembros de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional que se encuentra consagrado en el artículo 160 de la Constitución Política de la República, se lo obtiene como reconocimiento al cumplimiento de requisitos en los que están tiempo de servicio, aprobación de cursos de promoción y méritos que debe cumplir el postulante a una promoción jerárquica.

Cuando no se demostraba aun el desprecio por la institución militar, los ascensos de oficiales de las Fuerzas Armadas, en todas las jerarquías, se oficializaba mediante decreto ejecutivo expedido por el Presidente de la República y los del cuerpo de voluntarios por acuerdo ministerial rubricado por el Ministro de Defensa; hoy, todos los ascensos militares los refrenda el ministerio de defensa con excepción hecha con el ascenso al grado de general; pero siempre a solicitud del consejo que califica los requisitos para tal efecto.

En ceremonia inédita en el gobierno de la revolución, el cambio de insignias al personal ascendido del Grupo Granaderos de Tarqui, unidad de escolta y seguridad de la presidencia de la república, que tuvo lugar en el salón amarillo del palacio de Carondelet y fue presidida por el mandatario, quien no asiste siquiera a las ceremonias militares de graduación de subtenientes o a la de ascenso de generales, llamó mucho la atención la disertación pronunciada por un teniente coronel que en nombre de los ascendidos dio un discurso político y zalamero en lugar del discurso militar sobrio, patriótico e institucional que se estila en estas ocasiones.

El mandatario utilizó al acto como palestra política para hacer un llamado a las Fuerzas Armadas a reprimir al pueblo ecuatoriano que en los actuales momentos levanta su voz de protesta en contra de la tiranía totalitaria. “A combatir por la patria, queridos soldados, si esperar recompensa…, a estos grupos que no tienen el apoyo popular ni la legitimidad para desestabilizar al Gobierno” dijo en el discurso de orden. Hacer un llamado a combatir que nace de la “máxima autoridad de las Fuerzas Armadas” significa para ellas una disposición para que, utilizando todos los recursos bélicos de los que dispone la nación y le están encargadas para seguridad y defensa del pueblo, enfrenten a los opositores que se manifiestan en todo el país, la disposición para que en un acto criminal los soldados apunten sus armas y disparen en contra del pueblo al que se pertenecen.

La vocación democrática y popular de nuestras Fuerzas Armadas impedirá que esa orden se cumpla; pues además, amparados en el artículo 159 de la Constitución los soldados ecuatorianos no se convertirán por una irresponsable disposición populista, de héroes en villanos.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *