MENU

by • April 29, 2013 • Adrian ZabalaComments (0)661

LA VIDA EN ESTADO PURO… (CUENTO)

 

La promotora de eventos y turismo Ivonne Juez, ex de Baki, muy feliz y desenfada, postuló al Magnífico como candidato al premio Nobel de física por sus aportes para demostrar que toda acción tiene su reacción. El Insuperable tomó este reconocimiento con la humildad y sencillez que le caracterizan, prometiendo que de ganar el premio, el dinero será donado íntegramente al proyecto Yasuní ITT, al de explotación petrolera, no al de conservación, por si acaso. El experimento de su Grandeza empieza con el lanzamiento de un sueño rosa llamado “Inicitaiva Yasuní ITT”  que consistía en dejar bajo tierra millones de barriles de cochino petróleo a cambio de miles de millones de lindos y verdes dolaritos gringos. El gran Gurú revolucionario, en su infinita sapiencia, dio una patada en el trasero a los pesos pesados del conservacionismo mundial, que por casualidad tuvieron la dicha de nacer en estas lindas tierras ecuatorianas; quienes intentaban, con muy buenas posibilidades, llevar a feliz término está linda iniciativa; pero, una rabieta de aquellas y chao Lola. El ilimitado se propuso demostrar al mundo su nuevo enfoque sobre una ley física:

1). Acción: Les dijo a los posibles aportantes  que se metan por las orejas sus centavitos cuando propusieron el manejo conjunto de  los fondos recaudados. Puso al frente del equipo de promotores a una señora que le encanta viajar y disfrutar del lujo de los hoteles cinco estrellas, una figureti mejor dicho, en lugar de los ecologistas infantiles. Se cambio todo el enfoque, los genios revolucionarios se rebanaron los sesos para construir un nuevo modelo para la Iniciativa, entonces, descubrieron el agua tibia: pedir caridad de puerta en puerta para conseguir varios millones cada año y no explotar ese petróleo, que le hace ojitos al Indomable. Pero, como nadie afloja, se pasó el sombrero por los ministerios a ver si de repente se logra la meta. Los burócratas, como son muy generosos, entregaron su aporte “voluntario” felices de la vida porque ya no se pegarían unas bielas en San Viernes. Los revolucionarios llegaron a pedir plata hasta a los guambras de las escuelas, para disque despertarles la conciencia ecológica y el amor al Yasuní… ¡Chao papas fritas!

2) Reacción: Los infelices gringos, europeos, japoneses, y demás posibles patos, le dijeron nones al Iluminado y la “Iniciativa Yasuní ITT” se fue a la mismísima gabardina. La culpa del fracaso, como siempre, es de los otros: nunca, jamás, del Jefecito Lindo. Él siempre quiso dejar el oro negro en donde está, pero estos agarrados de los países ricos no le paran bola y eso a él le resiente. Y por eso, de la manera más digna, soberana, patriótica y revolucionaria, succionará hasta la última gota de la sangre del diablo para entregarla a nuestros grandes amigos los chinos. Que no aportaron nada a la famosa iniciativa, pero que serán los grandes beneficiados de la destrucción de este paraíso terrenal llamado Yasuní;  así, el Ecuador aportará para que los chinitos sigan conservando el primer lugar de los contaminadores del planeta. ¡Qué cosas no!

 

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *