MENU
generales sp

by • February 2, 2015 • Crnl. Patricio Haro AyerveComments (1)5507

LA NOVELA DE FICCIÓN DE RETROGRADOS CAVERNARIOS Patricio Haro Ayerve

patricioharo-150x150Con el salón repleto, quinientas personas lo colmaron y algunas decenas permanecieron fuera, el general Ernesto González, Jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas por dos años en el gobierno de Rafael Correa Delgado y anteriormente por otros dos Comandante General del Ejército en el mismo gobierno, lanzó el libro de su autoría Testimonio de un Comandante, al que una de las mentes lúcidas, quizá la más pequeña, siguiendo estrictamente el “principio de vulgarización”, uno de los principios creados por el nacionalsocialismo del siglo XX y utilizado sistemáticamente por el ministro de propaganda del gobierno Nazi, calificó como novela de ficción, aun sin leerlo y antes de su lanzamiento.

En otro de los actos de masas que se replican semanalmente y en los que el despliegue nacionalsocialista es la tónica del mismo y siempre bajo el mismo principio, no solo se descalificó al general González sino a las Fuerzas Armadas y peligrosamente se llamó a la insubordinación con un mensaje a los militares jóvenes para que rechacen ese discurso “retrógrado y cavernario que alguna vez fue válido, hace dos siglos cuando nuestra sociedad dependía de los ejércitos libertadores”, discurso que ha posicionado a las Fuerzas Armadas como la institución de mayor credibilidad y confianza del país.

En el libro de González existe un claro propósito, el que la sociedad civil se interese y participe en los temas de seguridad y defensa, por ello fue denostado y las Fuerzas Armadas injuriadas. En una clara rendición de cuentas de lo que fue su gestión como Jefe del Comando Conjunto; es decir como el comandante de las Fuerzas Armadas, el oficial de mayor jerarquía del Poder Militar Ecuatoriano que tiene mucho prestigio en la región y el mundo por ser vencedor de una guerra interestatal a finales del siglo XX, tiene la autoridad suficiente para decir lo que dice en su libro sobre la base de la información; que como tal, quizá es uno de los pocos que la maneja sobre los hechos y acontecimientos que trata en su libro.

Aplicando la doctrina del nazismo para la comunicación y propaganda se llamó a Testimonio de un comandante una novela de ficción y días más tarde se dijo que era de cavernarios y retrógrados; creo que ese calificativo es meritorio, pues es inconcebible que en pleno siglo 21 se organicen hordas para ir a rescatar a quien no está secuestrado cuando existen fuerzas de seguridad altamente profesionales que disponen de equipo sofisticado y gran entrenamiento para hacerlo; es retrogrado que se tomen acciones para favorecer al narcotráfico cuando la humanidad lucha en contra de él y es de cavernarios, llamar a la insubordinación y pretender un enfrentamiento entre superiores y subordinados cuando la subordinación es el fundamento de la fuerza armada de un estado moderno y no de un cuerpo de primates a órdenes de un cavernícola.

Por esto el testimonio de un competente, profesional y honesto comandante fue calificado como novela de ficción por retrógrados cavernarios.

happy wheels

Related Posts

One Response to LA NOVELA DE FICCIÓN DE RETROGRADOS CAVERNARIOS Patricio Haro Ayerve

  1. Patricio Davila says:

    Secuestrados estuvimos los legisladores en CIESPAL en el año 2005, cuando verdaderas hordas salvajes de los que se auto denominaron forajidos, muchos de ellos hoy en el poder, nos atacaron e inclusive intentaron asesinarnos, cuando ejército y policía nos abandonaron y nos dejaron expuestos a las más bajas pasiones desatadas ese día.

    Ojalá no aparezca alguien pretendiendo justificar esos hechos salvajes con el argumento de que el fin justifica los medios. Recordemos que quienes estuvimos allí ese día, solo ratificamos lo que alguna gente pedía, excluir del poder, aunque inconstitucionalmente, al Presidente Constitucional de la República.

    Recordemos que allí estuvo secuestrado y expuesto a la agresión el ya posesionado nuevo Presidente de la República, doctor Alfredo Palacio, quien después de sufrir vejamenes por algunos integrantes de las hordas salvajes que rodearon e ingresaron tumbando puertas al edificio de CIESPAL, fue finalmente rescatado por fuerzas militares, sin herir ni a otros militares, menos a policías y mucho menos a civiles, a pesar de su agresividad (la de los civiles).

    Sobre esos hechos se iniciaron supuestas investigaciones por parte de la Fiscalía. Jamás se conocieron los resultados. NO PASÓ NADA; y eso que ese sí fue un golpe de estado secundado inclusive por el mando militar y una mayoría congresil en la que desgraciadamente estuve incluido.

    Esta es la verdad.

    Patricio Davila

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *