MENU
Correa 1 mayo

by • May 3, 2015 • Adrian ZabalaComments (1)3331

LA MANO COCHINA DE LA REVOLUCIÓN Por Adrián Zabala

Adrian-Zabala-150x150Sucia, mezquina, traicionera. La revolución ciudadana intenta adjudicarse la representación de la lucha obrera y utilizarla para protervos fines, como si los trabajadores fueran de su absoluta propiedad. La odiosa propaganda oficial ha recurrido a todas su argucias para torcer la realidad y vender una fantasía con la que se pretende ocultar el daño causado a la clase trabajadora. Ahora resulta que se le debe dar las gracias al gobierno por las medidas antipopulares que ha venido tomando en su desesperación por la caída de los precios del petróleo y por las deudas exorbitantes que ha contraído sin ninguna prudencia y sin que los ciudadanos sepan las verdaderas condiciones de esas operaciones crediticias.

Todo el aparato estatal, todos los poderes del estado, se han alineado con la causa revolucionaria y sus representantes no escatiman en sumisión ni obediencia a los caprichos del jefecito lindo. Expertos en cepillado; dejan a un lado cualquier principio moral y ético para contribuir con su “patriótico” servicio a que el proyecto se vuelva irreversible, pero sobre todo, a que el patrón Rafiquitico no se empute y les mande a la casa de la verga o les dedique unos minutos en un sabatina en la que, como mínimo, les calificará de traidores. Hacen su mejor esfuerzo para demostrar que están a tono con los “cambios” milagrosos que el Iluminado ha tenido la generosidad de obsequiarle al Ecuador. La obra maravillosa, única, formidable, que se ha convertido en un referente mundial, esa obra que es el fruto de la inteligencia superior y la visión mesiánica del Gran Líder verde flex; rankeado como el segundo mejor presidente del todo el mundo y eso porque los ineptos de los borregos no hicieron bien la tarea, de lo contrario, tendríamos la enorme dicha de ser gobernados por el mejor presidente del mundo… ¡Chuzo, si este es el mejor, cómo será el peor!

Pero bueno, ser el segundo de todito el mundo no es malo. Lo malo es cuando nadie te para bola a pesar de ostentar semejante distinción, como sucedió en la Cumbre de las Américas en Panamá, en la que al pobre mashi le dejaron como maseta, solo de adorno. A él, que está acostumbrado a ser el centro de atracción, a ser el blanco de los flashes, a ser el alma de la fiesta: canta, baila, dice los mejores chistes del mundo, se ríe, se queja, se enoja, se vuelve a reír, le hicieron el desplante bien feo. A lo mucho logró decirle tres pendejadas al Obama para llamar la atención de los medios, pero el “afro” le respondió bien bonito y le dejó con la boquita cerrada y tragando bilis por galones.

Los genios de un par de ministerios lograron falsificar todo un país; dándoselas de creativos se mandaron una campaña para “promocionar” el turismo nacional haciendo creer a un grupo de personas que estaban viajando a Costa Rica, cuando en realidad era el Tena. Ninguno de estos mamertos ha sido sancionado, las ministras responsables del adefesioso no dicen ni pío, solo el canciller Patiño pidió tímidas disculpas a Costa Rica y el video de la campaña marchó, el país perdió un buen billete que nadie en el gobierno se encargará de recuperar porque lo que más hay es dólares para botar en huevadas.

Si el genial economista hubiera usado un par más de sus neuronas, en lugar de sacarle plata al IESS y entregarle papelitos que no sirven para nada como garantía, podía haber financiado la construcción de algunas de las centrales hidroeléctricas que son la panacea para el “cambio de matriz energética”. Siendo tan buen negocio como los revolucionarios dicen que es, con los siete mil millones de dólares “prestados” al IESS, para sabe Dios qué, bien se pudieron construir cinco hidroeléctricas de 1400MW. Porque según los entendidos, el costo de construcción por cada MW que pueda generar una central hidroeléctrica es de un millón de dólares. Pero no. El Elocuente prefirió endeudarse con los chinos, pagando altos intereses y de paso el costo de la obra ya ha subido en un 300% desde el 2007, año en que el proyecto costaba novecientos ochenta y siete millones, pero a medida que el gobierno “negociaba” el financiamiento con los chinos el costo de la obrita aumentaba, cosas de iluminados revolucionarios que uno no entiende. O sea, si el mashi Rafiquito se ponía las pilas, construía cinco centrales con plata del IESS, con licitación internacional, con las mejores empresas del mundo, a un costo razonable. De paso metía un golazo porque podía plantear que la inversión del IESS, que se hace con plata de los afiliados, se pague con las utilidades de la generación eléctrica y de refilón capitalizaba al seguro social, los afilados recibirían mejores servicios y mejores jubilaciones, la caja del IESS siempre tendría liquidez que bien podía ser reinvertida en otras obras o en activos financieros en el extranjero. Correa hubiera logrado un gran éxito proponiendo el uso de cocinas de inducción, todos los afiliados al seguro estarían felices usando estos artefactos porque a mayor consumo de energía eléctrica, más recursos para el IESS, el cambio de la matriz energética sería una realidad y el presi se libraba de las culebras y de entregar el 40% de aporte estatal. Pero nada que ver.

Nada bueno se puede esperar de alguien que se la pasa en peleas de pico a pico, intrascendentes, que solo buscan distraer la atención de sus metidas de pata. Nada bueno se puede esperar de alguien que gusta de verse en el espejo y repetirse… ¡Qué guapo que soy! Mientras el país se desmorona.
Lo único que ha producido la revolución ciudadana es incertidumbre, frustración, confrontación y derroche. Quién se atreva a meter la mano en este proyecto político la sacará llena de una lama verde, hedionda, que todo lo contamina, que todo lo ensucia, que todo lo corrompe…

happy wheels

Related Posts

One Response to LA MANO COCHINA DE LA REVOLUCIÓN Por Adrián Zabala

  1. Maite Conde says:

    Muy bueno. Realmente, lleno de verdades.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *