MENU

by • September 30, 2012 • María Antonieta Ugarte FajardoComments (0)752

Jubilados defienden el derecho al trabajo

María Antonieta Ugarte Fajardo

Hace algunos días fue una fecha de gran recordación para todos los orenses y ecuatorianos, se celebró el “Día del Jubilado Ecuatoriano”, un grupo importante de ciudadanos que entregaron sus mejores días en beneficio de sus congéneres, son seres humanos valiosos a la Patria, que dejaron una profunda huella de sabiduría y entrega, apreciables personajes que enriquecen la historia, como profesionales, maestros, militares, artesanos, agricultores, etc.

Desde 1970 fecha en que se creó la Confederación Nacional de Jubilados, para velar por el cumplimiento de los derechos de este meritorio grupo de ciudadanos, se resolvió celebrar cada 18 de julio este importante día de conmemoración.

En toda familia existe un ciudadano jubilado, todos podemos contar con la dicha de tener a un ser humano de gran valía, que hoy rendimos un justo homenaje de admiración, respeto y reconocimiento que merecen, porque han dejado una gran obra del deber cumplido, de su sacrificada entrega y de ser sembradores del bien, que hoy recogen sus frutos, plasmados en su trabajo a la Patria y su aporte para su engrandecimiento, que es la gran herencia que deja a las futuras generaciones.

Esperamos que así como dieron su vida al servicio de sus nobles profesiones y actividades, el Estado también reconozca en sus pensiones jubilares su gran aporte para el engrandecimiento de nuestro suelo.

El jubilado es ese gran hombre y mujer que hoy recuerda con gran felicidad su trabajo fecundo y que celebra sus luchas cotidianas, su caminar apresurado, y sus entregas diarias que le han enriquecido el alma y su vida.

En estos momentos defienden su derecho al trabajo en la Asamblea Nacional, es una justa aspiración para aquellos hombres y mujeres que quieren seguir aportando, trabajando mientras sientan que su cuerpo, mente y espíritu estén acordes para seguir con su entrega.

En otros países del mundo, vemos como se reconoce el trabajo del jubilado, ellos tienen sitiales importantes como asesores en las diversas ramas, incluso realizan recorridos alrededor del mundo dictando charlas, otros apoyan a su comunidad, son llamados a aportar en todo tipo de establecimientos. El jubilado es una persona de gran experiencia, que debería seguir entregando su sapiencia y capacidad, si él lo decidiera así.

La Asamblea Nacional tiene acoger este pedido, porque nadie puede coartar el derecho al trabajo.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *