MENU
Correa Hummer

by • February 9, 2016 • Crnl. Patricio Haro AyerveComments (6)6723

INSOLENCIA Y PREPOTENCIA Por Crnl Patricio Haro Ayerve

En las sociedades civilizadas es aceptado como válido el precepto: “las relaciones de todo orden se sustentan sobre la base del respeto”; más aún en las relaciones de poder. El respeto a la normativa vigente es fundamental, el respeto a la constitución, a las leyes y a los reglamentos que rigen la vida de los países y sus instituciones es indispensable para tener una democracia de calidad.

La crisis militar que ocasionó la destitución del mando militar por tomar partido en la defensa de los intereses, de los derechos y del bienestar de los soldados, en actividad y en retiro, fue causada desde el poder político al pretender retirar, arbitrariamente y sin observar la normativa vigente, un importante capital de las arcas del Instituto de Seguridad de las Fuerzas Armadas (ISSFA), capital que alimenta el rubro constitucional de retiro, invalidez y muerte, (RIM); generado por la venta de 66 lotes del terreno de propiedad del ISSFA, es decir de sus afiliados y pensionistas al ministerio del ambiente.

Cuando existe falta de capacidad o de conocimiento para administrar una organización, estas cualidades son reemplazadas por insolencia y prepotencia, y ellas han estado presentes permanentemente en la administración de la defensa nacional durante la revolución. “Retrógrados, cavernarios o mediocres son los últimos calificativos insolentes en contra de los militares; de “tres chifladitos” calificó al mando militar el ministro que generó la crisis.

La insolencia y la prepotencia utilizadas para reemplazar el liderazgo en la administración de la defensa han generado un escenario igual al que lo hizo Jorge Acosta Velasco, ministro de defensa de Velasco Ibarra en marzo de 1971, quien quiso reemplazar su incapacidad e ignorancia en la administración militar con insolencia y prepotencia propia de políticos incompetentes que irrespetan la constitución y las leyes y encontró respuesta en el general Luis Jácome Chávez, en ese entonces director de la Academia de Guerra del Ejército. “Quien no conoce la historia está condenado a repetirla” dijo Napoleón.

En una democracia la separación y autonomía de las funciones del Estado son indispensables para que ella exista. Quien considera que “L’État, c’est moi” no es un demócrata y quien cree que con una orden puede despojar de 41 millones de dólares a sus subalternos, no tiene la menor idea del ejercicio del mando. Si existiese algún conflicto en la negociación de los terrenos del Issfa, éste y de acuerdo con el artículo 1828 del código civil sería un caso de “lesión enorme” que tienen que resolverlo los jueces competentes y que prescribe a los cuatro años.

Con el relevo del mando militar no se apaciguará el malestar existente, más aún si éste adopta una actitud complaciente con la revolución; la única vía de solución al conflicto generado por el poder político es la restitución inmediata del dinero de los soldados y la renuncia del ministro de defensa puesto que, con insolencia y prepotencia solo se agravará la crisis.  

happy wheels

Related Posts

6 Responses to INSOLENCIA Y PREPOTENCIA Por Crnl Patricio Haro Ayerve

  1. El pais esta lleno de insensatos y gente q actua desesperadamente por ocultar su falta de capacidae tratando de infundir miedo el respeto se gana con buenas acciones y demostrando capacidad con mesura

  2. El pais esta lleno de insensatos y gente que actua desesperadamente por ocultar su falta de capacidad tratando de infundir miedo, el respeto se gana con buenas acciones y demostrando capacidad con mesura y sencillez

  3. Orlando Amores Terán says:

    ACTO PRESIDENCIAL ES INEFICAZ, NULO: Desde todo punto de vista es inadmisible, que el primer mandatario, que debe dar ejemplo de cumplimiento de la Constitución y leyes de la República, desconozca la validez de un contrato legalmente celebrado, sobre el cual no existe una resolución judicial anulatoria, y ordene el traslado de dineros de una institución pública.
    Ese acto, es la demostración aberrante del ejercicio abusivo del cargo de presidente de la República, porque viola el Art. 147.1 de la Constitución, referido a que es su deber: “Cumplir y hacer cumplir la Constitución, las leyes…”
    No es del ámbito de la competencia de un presidente de la República, administrar justicia; puesto que tal potestad la ejercen los órganos de la Función Judicial, de conformidad con el Art. 167 de la Constitución.
    Más aún, en virtud de la unidad jurisdiccional, ninguna autoridad de las demás funciones del Estado, podrá desempeñar funciones de administración de justicia, por disposición expresa del Art. 168.3 de la Constitución.
    Por tanto, el acto administrativo, mediante el cual el primer mandatario, ordenó la disposición de dineros del ISSFA, producto de un contrato, el mismo que no ha sido anulado por un órgano judicial, viola el Art. 147.1 de la Constitución.
    En tal razón, ése acto, carece de eficacia jurídica, es nulo, por mandato del Art. 424 de la Carta Montecristi que determina: “La Constitución es la norma suprema… los actos del poder público deberán mantener conformidad con las disposiciones constitucionales; en caso contrario carecerán de eficacia jurídica.”. Por tanto, es nula también su consecuencia, que se concreta en la disponibilidad del Comando Conjunto de FFAA.
    Si hubiese independencia de funciones, en este momento, en la Asamblea Nacional se tramitaría la destitución del presidente de la República, en aplicación del Art. 130.1 de la Constitución, por arrogarse funciones que constitucionalmente no le competen.
    Por todo esto, hay que reformar la Carta Montecristi, antes de ir a elecciones, en el 2017.
    No hacerlo, es estar de acuerdo con un instrumento de la tiranía.

  4. Orlando Amores Terán says:

    FUERZA PÚBLICA NO DELIBERANTE: Deben entender el ministro de la Guerra y el primer mandatario que el carácter no deliberante de la fuerza pública (FFAA y Policía Nacional), tiene relación con su actividad.
    Es inadmisible que un miembro de la fuerza pública, delibere respecto de las órdenes que recibe, durante el ejercicio de sus funciones, porque destruiría el principio de mando y la disciplina.
    Pero como ciudadanos, con derecho al ejercicio de sufragio, los miembros de la fuerza pública, son deliberantes.
    Por tanto, si pueden votar (Art. 62.2 Constitución), tienen la obligación de deliberar, y establecer que opción es la mejor para los intereses del país.
    Máxime, siendo ellos los guardianes de la seguridad externa e interna del Ecuador, les corresponde ser deliberantes, frente a la concentración de poder, al despilfarro, al cinismo, al abuso; a fin de que no se fracture la institucionalidad republicana, democrática y pluricultural de la Nación.
    Por tanto, tienen el deber de ser deliberantes, con relación a los intereses fundamentales de la Patria.
    No serlo, es asumir un comportamiento irresponsable, sumiso, indolente, frente a los problemas y destino de la Nación, a los que están avocados a resolverlos, porque portan en sus uniformes, las insignias, armas y estandartes del Ecuador.

  5. Orlando Amores Terán says:

    NO TE DEJES ENGAÑAR: Cuando el totalitarismo, el castro-narco-comunismo quiere desvirtuar cuestionamientos, reclamos, denuncias, aplican su protocolo de desinformación: crean controversia, para que la gente dude primero, y luego se olvide del reclamo, denuncia o cuestionamiento respecto del régimen.
    Desvían la atención, quien reclama, quien denuncia, pasa a ser la razón del comentario: dirán que es mentiroso, que está loco, que es corrupto, que es mediocre, que padece esquizofrenia, le pondrán sobrenombres, le dirán cualquier cosa.
    Lo que les interesa es desprestigiarlo, hasta lograr que la gente ignore sus comentarios o les reste mérito, por lo que dicen que es el denunciante.
    Lo excluyen, hasta invisibilizarlo, hasta lograr anularlo.
    De ese modo proceden con periodistas de opinión, intelectuales, artistas, profesionales, medios de comunicación, instituciones educativas, financieras, religiosas, organizaciones populares, gremios, sindicatos, asociaciones independientes, no subordinadas al régimen.
    Cada vez que un régimen totalitario, castro-narco-comunista desprestigia, insulta, se burla, desprecia, minimiza, excluye a alguien o a algo; es porque el reclamante tiene la razón, o el suceso es el acertado.

  6. Jonathan Silva says:

    Si el accionar fue inconstitucional deberá haber sanciones, pero de la misma manera y para utilizar la lógica y la justicia; las pensiones jubilares de los altos mandos deberían reducirse en un 50%. Es insolencia y prepotencia también el percibir tanta cantidad de dinero en un país con una economía como la nuestra. Saludos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *