MENU
iNEPTITUD TELEVISADA

by • April 25, 2016 • Estuardo MeloComments (4)3630

INEPTITUD TELEVISADA Por Estuardo Melo

EStuardo meloMejor que un aporte de víveres o rescatistas, habría sido contar con asesores y expertos que pongan las pautas para un manejo correcto de una situación catastrófica, que evite mayor dolor a la población civil. El desorden y la improvisación no tienen cabida. Peor el desperdicio de recursos mal administrados.

Al parecer, el gobierno piensa que entregar raciones, es la solución para la catástrofe, pero de inmediato hace los números para obtener recursos. Ya que la Patria quedó previamente en zoletas, su mirada se enfoca en crédito e impuestos los únicos temas a tratar a raíz de la baja de los precios del petróleo. Lo que un inepto causó y la consecuencia que nos vemos obligados a afrontar.

Miles de ecuatorianos afectados, primero por la pérdida de sus familiares, amigos y seres queridos, luego porque quedaron sin un techo dónde guarecerse y finalmente, porque desaparecieron sus alternativas de subsistencia. Gente deambulando desorientada, que no tiene otra respuesta que una ración, a pesar que tiene derecho a una asistencia digna frente a su sufrimiento y su tragedia.

Nada se ha dicho tampoco de las probables pérdidas de cultivos y piscinas, ocasionadas por el movimiento telúrico, que debe significar un baja productiva importante.

Pero que es lo que realmente obtienen. Un tremendo desorden, un caos organizativo que transgrede el mínimo respeto que el país le debe a las víctimas directas de la catástrofe, que comienza con la inexistencia de fondos para operar las estrategias y protocolos pertinentes, un apoyo ciudadano real que llega a los lugares, pero pésimamente manejado por los entes gubernamentales. La Secretaría Nacional de Riesgos virtualmente desaparecida, cede sus atribuciones a un pull de ministros incompetentes. Instituciones de papel. De qué se trata, de no ceder populismo? Un ministro experto en raciones, otro en detenciones, uno más en donaciones y un fiscal operando protocolos de muerte.

Es claro que cuando trabajan entre cuatro paredes y gobiernan, el resultado es igual de improvisado, mal pensado y aleatorio y por eso las consecuencias de la primera crisis, contaminan a la segunda. Una profunda depresión económica como secuela del mal manejo de una enorme fortuna, golpea a ecuatorianos que claman por respuestas inmediatas.

Esta vez, la atención humanitaria para las víctimas, se muestra en incontrovertibles imágenes de improvisación, falta de organización y administración de recursos, que enfrenta organizadores ineptos con ineficiencias, equívocos e improvisación Un caos espantoso que ofende a los ecuatorianos. Qué sería de ellos sin el aporte de un voluntariado no gubernamental nacional y extranjero. Un gobierno sorprendido, inseguro de lo que debe hacer, sorprendido de espaldas a los hechos.

Es que el gobierno, no ha podido coordinar  con eficiencia la atención y poner al servicio de los damnificados, las facilidades mínimas que ellos requieren, a pesar que el aporte ciudadano e internacional, fue inmediato.

Porque debían activarse protocolos censales paralelos, que determinen las condiciones de los lugares afectados, valoración preliminar de la pérdida, los heridos, los muertos y los habitantes que requieren asistencia. Mapas de las poblaciones que señalen el estado de la infraestructura, las edificaciones y sus habitantes.  Previsión en caso de alto riesgo.

Era fundamental, contar con un plan de operaciones de emergencia para rescate de personas atrapadas, retiro de cadáveres y remoción de escombros, con equipo humano y material apropiado y no lo que se hizo, convertir las acciones de rescate en otra de generación espontánea, sin orden, sin planificación, sin técnica. No hubo respeto al rescatar personas ni al remover cadáveres.

Si había que remover escombros, era fundamental señalar la ubicación de escombreras, para evitar la duplicación de la operación de limpieza. Nadie pensó en utilizar ese escombro, en la construcción de tabiques que permita la reposición de viviendas afectadas. Tampoco se pensó en aprovechar del recurso disponible cercano, como el plátano verde de rechazo que en ocasiones se utiliza para alimentar ganado, esta vez, para alimentar con bolón de verde a la población refugiada, o pescado fresco y arroz para preparar viandas. Pero si todo se espera de las donaciones, se producirá desperdicios, plásticos desechables en exceso y el problema se agrava.

Se vio equipo inapropiado. El uso de  gallinetas que  sirven para peinar taludes, no para remover escombros. Si se presumía la presencia de personas vivas, lo correcto era izar las losas colapsadas con cables y grúas. No tratar de remover escombros como primera prioridad con gente atrapada, sea ésta muerta o viva.

Por otra parte, no se ve por ningún lado, campamentos ordenados, con servicios apropiados, carpas para alojar familias completas, es decir para 6 o 7 personas, como las que facilitó el alcalde de Guayaquil, cuando desalojaron y dejaron a la intemperie a familias en zonas invadidas. Proveyeron carpas para dos personas que son pequeños hornos para cocción a fuego lento, sin ventilación y sin aire. Son necesarios servicios de alimentación  y cocina comunitarios, almacén de ropas donadas para que los refugiados escojan y soluciones sanitarias, planta eléctrica, área de  lavandería, centro de comunicaciones, que funcionen en un tiempo perentorio, con tres comidas diarias,  áreas de recreación. Al menos un campamento donde se pueda concentrar la operación de asistencia, en cada población devastada, en espacios seguros de resguardo. Pensaron en raciones alimenticias, contando con que las familias tenían dónde preparar sus alimentos, pero lo que se requiere es campamentos permanentes. Los militares tienen ese equipamiento, que puede servir.

Los campamentos facilitan la participación de voluntarios y el aporte personal de los propios asilados, la integración de entidades y funciones que concentran los  requerimientos de atención. El voluntario necesita las mismas facilidades que el refugiado.

Si los hospitales móviles no aparecen por ningún lado, lo lógico sería instalar unidades de  atención médica y ayuda psicológica, en otras carpas.  

Por otra parte en los cantones hay centros donde convergen las instituciones que se activan durante las emergencias, sin embargo, a pesar de que lo lógico era trabajar con las localidades, el gobierno prefirió armar de forma improvisada grupos al mando de ministros. Es decir, paso por sobre la institucionalidad que ellos mismo crearon. Eso da cuenta de la existencia de una institucionalidad de papel, que es solo fachada.

Si eso ocurre en la primera semana, qué solución pueden ofrecer para el mediano plazo. Su obligación es proponer planes concretos que permitan a la población mantener la esperanza en un futuro tangible. La actitud debería ser: contamos con estos recursos y lo vamos a ejecutar este plan en tantos meses. Un proyecto de corto, mediano y largo plazo, que sea consensuado con la población afectada.

Pero, un gobierno sin organización ni visión de lo que se requiere, no puede hacerse cargo de una actividad tan delicada, en que el ser humano está por encima de la ambición política de un grupúsculo ineficiente y desorientado.

 

 

 

happy wheels

Related Posts

4 Responses to INEPTITUD TELEVISADA Por Estuardo Melo

  1. Ximena says:

    Hay algo que no acabo de entender….por qué ya no existe la Defensa Civil? Estaban bien entrenados, totalmente organizados, con muchísimos años de experiencia en desastres tenían la capacidad para responder de inmediato, lo digo por experiencia familiar. Cuál es el objetivo de desbaratar entes funcionales y crear nuevos ineficientes a tan altos costos?

  2. Gerardo Niquinga Castro says:

    LA INEPTITUD, LA IGNORANCIA, LA ABULIA DERIVADA A CONSECUENCIA DE LA ARROGANCIA Y LA PREPOTENCIA DEL PRESIDENTE CORREA Y SUS MINISTROS, SE CONFIGURÓ EN TODA SU MAGNITUD EN ESTOS ÚLTIMOS DÍAS Y, CONCLUYÓ CON SUS INCREIBLE FRASE:… “AQUÍ NADIE ME GRITA PORQUE SE VAN PRESOS, SEAN GUAMBRAS,VIEJOS, MUJERES O NIÑOS”; SI, AL PRESIDENTE NO LE IMPORTÓ NI LE VINO A SU CABEZA DE ILUSTRÍSIMO DOCTOR, QUE AMEDRENTAR A LAS PERSONAS CON PRIVARLES DE SU LIBERTAD, CUAL SI NO LES HUBIESE SIDO BASTA LA DESGRACIA QUE YA DEL TERREMOTO VIVEN, ESTE COMPORTAMIENTO ME RECUERDA EL SINGULAR ESTILO QUE FUE IMPUESTO EN SU MOMENTO DEL TIEMPO VIEJO POR HITLER CON SUS ALEMANES Y JUDIOS…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *