MENU
titeres

by • April 2, 2015 • Estuardo MeloComments (0)1086

FRACASO Por Estuardo Melo

EStuardo meloAnte la débil intelectualidad suramericana, podía haberse pensado que las ideologías son transferibles sin requerir que éstas germinen en su medio social, como en un caldo de cultivo. La ideología socialista surgió de sus propias circunstancias y en sus orígenes muchos pensaron que sería el paradigma ideal de las sociedades del futuro, hasta que por muto propio se declaró fallida. Se intentó trasplantarlas en la mente de los estudiantes jóvenes mediante un adoctrinamiento que los llevó de las aulas a la guerrilla. Toda Sudamérica se vio influida por esa intelectualidad prestada desde sociedades industriales o agrarias con regímenes autoritarios y concentradores de privilegios y riquezas.

Habiendo Fidel Castro llegado de improviso a captar el poder de una pequeña isla del Caribe, una vez organizado su régimen fue el medio propicio del comunismo para contaminar la ideología de su régimen subsidiario de la sociedad soviética, a los países latinoamericanos. Así, a través de fondos que fluían desde su embajada, pero proporcionados por Rusia, conseguía conformar células de difusión y adoctrinamiento que posteriormente llegaron a tomar las armas para luchar contra los regímenes constituidos. Ese fenómeno originó una reacción en los diversos países que para evitar que el fenómeno prospere, opten por gobiernos militares inspirados en el modelo capitalista, que era la antítesis ideológica, que propiciaba regímenes republicanos, democráticos y liberales.

Los estudiantes ideologizados en el comunismo, presentaban frentes extremos, radicales y subterráneos, que convertían a los países en sociedades ingobernables.
Mucho tiempo, mucha represión por al menos dos décadas pasaron en la lucha de estas facciones hasta conseguir su extinción y el regreso al sistema democrático de cada país.

Fue la primera frustración de Fidel Castro, que era el mentalizador de la guerrilla urbana y la supuesta toma del poder para convertir a los países al régimen comunista.

Demasiada pretensión querer despojar al individuo de libertades, iniciativas y derechos legítimos y logros materiales e intelectuales.
Ese fracaso, llevó a Ernesto Guevara a trasladarse a la selva Boliviana, para iniciar otro intento con la misma finalidad, pero terminó, como sabemos, asesinado y muerto en su propia Ley.

Después, el experimento comunista pasó a Chile que por la vía democrática y la elección libre, sus votantes pusieron en el poder a Salvador Allende. Pero también es conocido que le bastaron tres años en el poder, para devastar la economía del país hasta que las fuerzas opositoras nacionales e internacionales terminaron violentamente con el régimen. Cierto es que la sociedad chilena se dividió. Hubo muchos chilenos saliendo de su país, con Allende, o con su sucesor, Augusto Pinochet. Los unos asediados por el comunismo y los otros por ser comunistas.

En este siglo, operó la última embestida de Castro a nuestros países. Un invento neo comunista del socialismo del siglo XXI, inspirado en la necedad ante el fracaso del comunismo en el mundo y en la frustración de no haber logrado algún éxito en sus anteriores intentos.

Castro ha tenido tiempo para pensar formas diversas de consolidar sus proyectos. Con su relativo éxito de gamonal comunista, dueño de una isla y sus ocho millones de semovientes, bien enquistado, aprovechándose de la exigua producción estatal concentrada, único en el uso de privilegios y posibilidades, se convirtió en un maestro para aprovechar de su feudo y de quienes por diversas circunstancias lo tuvieron como un mantenido. Primero Rusia, luego Albania, China, el tonto de Chávez, el cretino de Maduro, usando sus soldados como mercenarios, sus médicos de alquiler, sus maestros en subasta, para conseguir petróleo barato y obras como la obsequiada por el magnate ecuatoriano que le ofreció 400 viviendas para resolver sus problemas. La deuda de 20.000 millones de dólares con Rusia, fue extinta. Claro, de dónde iba a pagar semejante monto. Las millonarias cuentas de petróleo que debía a Venezuela, que fue pagada con médicos y asesores para el gobierno venezolano.

En la actualidad, se terminó el apoyo Ruso, Venezuela ya no tiene ni para sí misma, Brasil, Argentina y Ecuador, ya no podrán repetir las jugosas regalías de conmiseración y simpatía y, la nueva víctima propiciatoria es los Estados Unidos y la colonia cubana de Miami.

Ha sido el tercer fracaso, esta vez masivo, porque el socialismo del siglo XXI instaurado gracias a los españoles de Podemos, a su influencia en Chávez, a la influencia directa de Chávez en Correa y la quiebra de ocho años de ¨revolución ciudadana¨, al fallido golpe de Manuel Zelaya en Honduras, A la manifiesta corrupción de Petrobras en Brasil, al gansteril manejo del gobierno argentino y a la insignificante presencia de Nicaragua y su gobierno, ya no le queda ni la adhesión de las pequeñas islas y gobiernos que por conveniencia formaron parte del grupo de apoyo a Venezuela y a la CELAC, por obra del petróleo subsidiado, que en parte ha sido la causa de la quiebra venezolana.

Si Castro no se pega un tiro, será porque la frustración ya lo aniquiló.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *