MENU
Mal Economista

by • February 6, 2015 • Estuardo MeloComments (0)4629

EL TEMIBLE OPERARIO DE LA ANTI ECONOMÍA Por Estuardo Melo

EStuardo meloCuando la vida pública está orientada hacia un régimen capitalista de libre empresa, dentro de un contexto social democrático y liberal, en el que se ha propuesto leyes, reglamentos y normas de convivencia, que han operado con normalidad permitiendo un moderado progreso y facilidad para el emprendimiento de pequeñas empresas que a lo largo de los años reinvirtieron sus utilidades, pagaron mejor a sus empleados, cumplieron con sus obligaciones tributarias y ampliaron su influencia comercial, han auspiciado un desarrollo económico sano para la economía de su país. Una comunidad que suma esfuerzos para una convivencia armónica, pues ayuda al Estado a mejorar la redistribución de lo que con su esfuerzo consigue y apoya con sus impuestos a la solución de necesidades de los menos afortunados, que no cuentan con buenos ingresos, trabajo fijo o servicios básicos.

La economía es la ciencia que apoya esos emprendimientos, estudia los procesos productivos y comerciales, planifica y prevé el ritmo de las inversiones de capital y estudia escenarios que permiten asumir las medidas que ofrecen seguridad a la gestión que se emprenda.

Cuando un país es pequeño, maneja valores, inversiones, costos y gastos proporcionados a su tamaño y su economía se sustenta en su producción local. Los ingresos nacionales son los tributos impuestos a las utilidades de inversionistas locales y a las personas que trabajan y reciben remuneraciones y a quienes compran bienes sobre los cuales se han impuesto tributos. Los gobiernos son también grandes recaudadores de tasas por servicios prestados conforme a Ley.

Cuando el Estado nacionaliza ciertos productos, los valores que producen esas industrias de extracción de recursos, generalmente no renovables, también son parte del ingreso nacional.

En Ecuador, país de pequeña economía, los ingresos anuales por impuestos alcanzan un valor aproximado de diez mil millones de dólares y los ingresos por la explotación del petróleo, bien nacionalizado, otros diez mil millones

Veinte mil millones de dólares anuales son el valor con que este país cuenta para gasto e inversión de los programas del gobierno. Es decir, un mil doscientos cincuenta dólares anuales repartibles en beneficios a cada ecuatoriano.

En los últimos ocho años, el gobierno ha ido incrementando el presupuesto anual de gastos hasta llegar a treinta y cinco mil millones de dólares, es decir quince mil millones de dólares anuales adicionales que van acumulando saldos negativos que el país ni produce ni cuenta.

Ese gasto en exceso se ejecuta con base a créditos que entran en el flujo de gastos e inversiones nacionales, pero que no cuentan con planes de repago y las inversiones a las que van dirigidos algunos de esos miles de millones no tienen claro su sustento financiero, un plan de inversiones, ni estudios del costo versus el beneficio. Es decir de lo que se invierte y lo que se va a obtener como beneficio económico, puesto que los créditos deberán ser pagados con los rendimientos de las instalaciones en funcionamiento. Lo que es peor, no tienen auditoría del gasto.

Si no existe claridad en la planificación macroeconómica de un país tan pequeño como el Ecuador, los riesgos de default e insolvencia, pueden ser una constante que mantenga a la población sumida en una permanente e impagable deuda. Es fácil endeudarse, gastarse y salir de apuros, pero cuando toca pagar, los fondos se convierten en deuda odiosa, ilegítima, o fondos buitre como en Argentina. En esos casos, el país queda desacreditado ante los organismos multilaterales de crédito y a cambio, toca pagar altos intereses.

Si al permanente déficit se suma un acoso soterrado a la empresa privada, si comienzan a aparecer planes nacionales confiscatorios, leyes para expropiación que atentan contra derechos, leyes para el reparto de tierras, restricciones para exportar, impuestos para la salida de capitales, leyes para controlar el ¨Poder del Mercado´´, y otras que mantienen bajo acoso al inversionista y emprendedor locales, está conspirando el temible operario de la anti economía. El plan del buen vivir es eso. La estatización de la economía, la concentración de la propiedad privada en Propiedad Republicana, la justicia como sinónimo de igualdad. Todos independientes, libres e iguales. Como en Cuba.

La expansión de una empresa en un país de consumo restringido, que por distintas razones, como la pobreza extrema de parte de su población o por el limitado número de habitantes cuya mayoría se inscribe en el grupo económico medio bajo, resulta difícil. No se puede producir si no hay a quien vender. Con la expansión de algunas economías en el mundo, se han abierto posibilidades de exportación de bienes, pero sin convenios comerciales previamente acordados los precios de venta no resultan competitivos, con aquellos países que si los tienen.

Pero, cómo se puede pensar en la expansión productiva, si el temible operario es enemigo de los tratados de libre comercio, si renuncia por voluntad propia a las preferencias arancelarias otorgadas por el mayor comprador de productos de Ecuador.

El temible operario de la anti economía instalado en el pequeño país, deja cada vez fuera de operación, es decir desmanteladas un mil ochocientas hectáreas de camaroneras, o florícolas prósperas. Enemigo de todo aquello que la economía maneja como instrumentos del desarrollo, menciona con regularidad que el mercado es una entelequia, que el ser humano está por sobre el capital, que la pobreza no es asunto de dinero sino de voluntad política. Es decir confiscación y reparto. De esa forma, qué inversionista puede estará tranquilo.

En el 2008, fue el causante de una inflación de dos dígitos en dólares!!, por la masiva inversión de tres mil quinientos millones de dólares de golpe en pavimento vial y compra de equipos hospitalarios. Un economista verdadero, habría podido prever esos escenarios de inyección de circulante en una economía frágil. Todo porque el temible operario es además populista!
Antes, propició un default de deuda que redujo su monto pero nos dejó desacreditados ante el mundo.
No existen reservas para contingencias. El temible operario se ha gastado todo el dinero del país, sin planificación económica, como plata de bolsillo y en el caso de algún suceso grave, el país tendrá que salir a pedir caridad, luego de ocho años de haber recibido dos cientos mil millones de dólares por la bonanza petrolera.
Engordó el gasto fiscal con nuevos empleos e incremento de sueldos a burócratas, de forma tal, que volvió al Ecuador una sociedad consumista, generando un ambiente de falsa bonanza en el que todavía un millón de ecuatorianos permanece en la pobreza extrema.
Ha ejecutado contratos sin control ni auditoría, en tal magnitud, que a la fecha mucha de la bonaza y la liquidez provienen de la coima de contratos firmados y gestiones aprobadas en el Estado, que no pueden manejarse a través de los bancos. Miles de pequeñas operaciones en efectivo para compra de propiedades y vehículos.
Baja el precio del barril de petróleo y para poder absorber el circulante en manos privadas, inventa una moneda virtual, sin control ni respaldo que pretende sea de uso corriente en el territorio. Con toda la producción petrolera destinada al pago de los créditos Chinos, busca desesperadamente más dinero en China para hacer que la aparente bonanza, el salto del jaguar, se mantengan.

Por la mutación de los contratos de explotación de petróleo a contratos de prestación de servicios, con la baja del precio del barril, el Ecuador tendrá que pagar a esas firmas más de lo que recibe.

Es tal la des planificación, que en el 2016 saldrán a servicio nuevas centrales hidroeléctricas que dejarán sin demanda cerca de dos mil megavatios que para justificar el exceso pretenden vender a terceros países que no lo requieren. Tampoco pueden ser absorbidos por la industria nacional que está en desbande.
Para presentar una imagen de bonanza a nivel continental, tiene un plan de construcción de cuatrocientas unidades de vivienda en Cuba, con dinero ecuatoriano y un plan vial que completó en Haití, cuyo equipo caminero nuevo, ha decidido donarlo también, como si fuera dinero de su propiedad.

El temible operario de la anti economía en plena acción en el Ecuador.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *