MENU
Corte Corupcion

by • November 5, 2014 • Estuardo MeloComments (0)984

EL FALLO DE LA CORTE CONSTITUCIONAL Por Estuardo Melo

EStuardo meloAntes de conocerlo, ya todos sabían el sentido que tendría el fallo sobre las reformas constitucionales, que por voluntad del Presidente y sus acólitos debían ser tratados como enmiendas, porque si fuera un plebiscito en estas fechas, está visto que la voluntad popular consignada en las urnas sería negando la pretensión para que el Presidente se eternice en el poder y de paso conculque derechos, adaptando Leyes claramente inconstitucionales, como el absurdo de la comunicación mutante entre el ejercicio de un derecho universal convertido en un servicio público controlado.

Un reputado jurista, conocedor del derecho, opinó favorablemente respecto a que se podía modificar la constitución porque no alteraba la estructura del Estado, pero omitió deliberadamente decir que el tratamiento de las reformas como enmiendas era contario al mandato Constitucional, porque alteraba su estructura fundamental, a más de restringir múltiples derechos consagrados como tales pero irrespetados en la propuesta.

La estructura de una Constitución para un buen entendedor, son los textos contenidos en ella. Consiste en diversos elementos, que dan origen al Contrato Social que rige la convivencia de los ecuatorianos como su Preámbulo, sus Títulos, tales como los elementos constitutivos del Estado, los Derechos ciudadanos, las Garantías Constitucionales, etc.; los Capítulos incluidos en esos títulos y los Artículos que precisan el mandato en cada Capítulo.

Todos esos elementos, Títulos, Capítulos, Secciones y Artículos, son parte fundamental e inalienable de la estructura de la Constitución, porque de otra manera no estarían allí consignados.
Qué es lo que ha hecho con su fallo la Corte Constitucional. Ha prevaricado, al haber dictaminado en contra del Orden Constituido, establecido en la propia Constitución de la República. Es más, lo ha hecho, cuando según el ordenamiento jurídico ecuatoriano, es el ente encargado de velar por el acatamiento a la Carta Política del País y la última instancia de apelación y defensa.
Porque si la Constitución establece que: “La enmienda de uno o varios artículos de la Constitución que no altere su estructura fundamental, o el carácter y elementos constitutivos del Estado, que no establezca restricciones a los derechos y garantías, o que no modifique el procedimiento de reforma de la Constitución, se realizará:1. Mediante referéndum solicitado por la Presidenta o Presidente de la República, o por la ciudadanía”…

La Corte Constitucional, en flagrante desacato del texto de la Constitución, irrespeta su mandato, cuando en su fallo acepta tratar como enmienda la reforma a varios Artículos Constitucionales que alteran su estructura fundamental; restringe derechos y garantías y modifica el procedimiento de reforma, comenzando por la mismísima disposición contenida en el Artículo 441 establecido en caso de reforma de la Constitución.

Todo, por su inobjetable obsecuencia con el Presidente de Ecuador, que desea sin tener derecho constitucional, su reelección indefinida y para ello, el cambio de la estructura fundamental de una Constitución auspiciada por él mismo y aprobada plebiscitariamente por el pueblo ecuatoriano, aspecto que se encuentra terminantemente prohibido en el Art. 114.- que establece que: “Las autoridades de elección popular podrán reelegirse por una sola vez, consecutiva o no, para el mismo cargo”.

El Presidente ha dicho que la propuesta de “enmiendas” no restringe sino amplía derechos, pero el único derecho que amplía es el de su reelección indefinida. Estamos ante el caso de un régimen que fue democráticamente electo, pero se ha transformado en un totalitarismo que puede transformar la Constitución, las Leyes y el orden constituido, gracias al secuestro de una Asamblea, un Poder Judicial y los organismos de control.

Resulta innecesario revisar los fundamentos y los argumentos de la Corte. Es simplemente su afán de defender su origen ilegítimo, y mantenerse bajo el ala de un poder forzoso al que debe obediencia.

Qué habría sucedido si la Corte Constitucional no procedía de esa forma, habrían sido inmediatamente defenestrados por el poder omnímodo, pero ahora deberán enfrentarse al juzgamiento popular.

Analizados los argumentos que presenten, estos deberán necesariamente ser sometidos al juzgamiento en el campo del Derecho Internacional, para que se les condene por traición a su probidad y a los principios y derechos que nos rigen

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *