MENU
Correa Escarmiento

by • May 2, 2016 • Estuardo MeloComments (1)2738

EL ESCARMIENTO NO PODRÁ COMPENSAR EL DAÑO Por Estuardo Melo

EStuardo meloLo extraño, es que dice que lo hicieron bien. Porque la realidad es que el laberinto sin salida al que condujo al país, es el cúmulo de errores de mala fe, suyo y su equipo de gobierno, al conseguir destrozar su economía.

No es como se pudo suponer, que lo habrían hecho a propósito, planificadamente, que ejecutaron un plan secuencial que pretendía terminar con el régimen democrático y una economía de mercado en Ecuador, con el guion ideológico y político urdido por Fidel Castro e instrumentado por Hugo Chávez. Sin embargo, al constatar que hasta la condición “sine qua non”, de contar con fondos abundantes para sustentar la transición y demostrar la supuesta validez de sus intenciones, fuera liquidada, nos hace pensar que el manejo económico y la intencionalidad política fueron aleatorios, desprolijos, torpemente ejecutados y con el simple afán de hacer daño, obviamente orquestados por alguien incapaz que de Economía no sabe ni entiende para bien ni para mal.

Es tan evidente, que ni siquiera consiguieron alcanzar los objetivos que su propia revolución exigía: Mutar hacia un sistema de economía centralizada, transformar al Estado en el gestor único, convertir al Ecuador en una sociedad rasa y sin jerarquías, donde la Justicia fuera sinónimo de uniformidad. Confiscar la propiedad en manos privadas para convertirla en “Propiedad Republicana” y obviamente dejar de ser el Presidente del Ecuador, para convertirse en el gamonal-propietario, dueño de una voluntad sometida de adeptos y disidentes.

Al parecer el Presidente se veía a sí mismo, como el vividor Castro, apoltronado sesenta años en el poder, aprovechándose de sus esclavos cubanos.

Aquí una reflexión. Cómo fue posible que alguien que es un coctel de odios, resentimientos, afán de venganza, bipolaridad, mediocridad intelectual y disfunción cognitiva entre otras, hubiera podido de buenas a primeras introducirse en la política, ganar elecciones, ejercer un dominio absoluto entre sus adeptos, con el único objetivo de carcomer la institucionalidad del país llevándolo de la bonanza a la recesión, siempre escudado en falacias y lógica perversa… Cómo pudo engatusar a todos ellos a la vez. Y pensar que siguen exponiendo argumentos, cuando corren el peligro de ser sus cómplices y encubridores.

Quién en este instante de la “Revolución Ciudadana” puede decir que concuerda con la majestad que reviste la alta representación de una nación y la legitimidad de sus acciones, luego del resultado de una gestión fallida, perpetrada contra el pueblo del Ecuador, que fuera cuidadosamente disfrazada con propaganda, un deterioro paulatino que durante diez años infestó al país a pesar de haber tenido en sus manos los mayores réditos económicos, cuando valiéndose de esa majestad, representatividad y legitimidad permanentemente aducida, consiguió llevarnos a la mayor crisis, recesión, iliquidez e insolvencia. Y lo que asombra es que para su autovaloración se crea el mejor mandatario de la historia.  Un mitómano sin capacidad de asumir la culpa del daño que causó.

Qué habría sido si el demencial gasto, el despilfarro, la generosidad con dinero ajeno y el sobreprecio, se convertían en un proyecto con proyección futura.

  • Se habría construido un escenario de metas concretas, para la población la educación, los servicios sustentables y la pobreza.
  • Se habría dividido los ingresos en capítulos sectoriales de inversión recuperable y rentable. V. gr. 10 mil millones para cada programa: Banca de inversión; Inversión productiva para el empleo de dos millones de ecuatorianos; Producción cooperativa y capitales semilla; concesión (no apropiación) de tierras; repotenciación de Fuerzas Armadas y seguridad pública; Eficiencia y sustentabilidad de servicios; Apertura comercial; Infraestructura; Regeneración del suburbio; Eficiencia de servicios públicos; Exploración y explotación petrolera; Ahorro nacional.

Pero hasta la inversión en su gobierno se volvió gasto por el costo, la falta de sostenibilidad de los programas y la corrupción.

Con ese capital a su disposición, era innecesaria la inversión extranjera y el endeudamiento. Se pudo planificar y ejecutar diversos proyectos programando gradualmente los egresos a ritmo de los ingresos para no impactar en la frágil economía del país.

Pero no, lo despilfarró en gasto corriente y en donaciones a otros países. No por espíritu solidario, sino porque pretendía aparecer como el generoso gamonal.

A eso se debe, el desquicio de la macro-economía, la falta de competitividad de la producción exportable; Puso en peligro al sistema monetario, indujo al consumismo y a la inflación en dólares y en riesgo el sistema de seguridad social, comprometió y encareció el negocio petrolero con una renegociación inconsulta, dejó sin sustentabilidad los servicios públicos por iliquidez fiscal, exterminó la reserva monetaria y ahora, nadie confía en su gobierno ni para administrar el desastre.

Es que las cifras no cuadran. Se mantienen en la oscuridad porque no tienen justificativos ni razones que puedan ofrecer.

Tuvo en su poder, 150 mil millones de dólares por ventas del petróleo y 110 mil millones de contribuciones por impuestos, pero además, contrató 45 mil millones de dólares de deuda pública, interna y externa. Es decir, manejó 305 mil millones de dólares en 10 años.

Para simplificar el cálculo, si el gasto corriente en sueldos e insumos del gobierno, (suponiendo que desde el año 2007 hasta el 2016 fuese igual) habría llegado al valor anual 9.5 mil millones de dólares; más, 3.5 mil millones de dólares para los gobiernos autónomos y 1.5 mil millones de dólares para la amortización de la deuda, que arrojan un valor total  equivalente a 145.000 millones de dólares gastados en los 10 años de  su gobierno.

Se asume, (porque no se ha logrado establecer con certeza el monto de la contratación pública) que el valor de los contratos durante los 10 años, asciende a un valor entre 45 mil y 60 mil millones de dólares. Una obra cara y sin auditoría, equivalente al valor de la deuda.

Es decir, en rasgos generales, gastó 205.000 millones de dólares. Entonces, ¿cómo es que va su gobierno a justificar los 100 mil millones de dólares que faltan? A pesar de eso, antes de cumplir los 10 años el gobierno se ha visto obligado a vender activos y endeudarse para poder realizar el pago de salarios de la burocracia, mientras mantiene una deuda significativa con los contratistas del Estado. Valores que dan cuenta de la iliquidez de las arcas fiscales.

La opacidad de las finanzas públicas, es la mayor característica del gobierno, tanto en las condiciones de contratación del crédito, cuanto en la contratación de la obra pública, de la cual ya han aparecido graves dudas por sobreprecio y contratos complementarios, todos con sospecha de corrupción.

El presidente del gobierno ecuatoriano, para justificar la crisis, comenzó diciendo que había un desequilibrio en la balanza de pagos, es decir que al parecer no habrían dólares para realizar importaciones de materias primas y bienes de capital para la producción. Dijo igualmente que el sector fiscal era manejable y que la dolarización no estaba en peligro.

Pero todo era una falacia. Porque el desequilibrio de la balanza de pagos se debió en mucho, a la importación de insumos de para proyectos del Estado contratados masivamente con deuda, como ejemplo: la importación de camiones para el ejército, aviones, equipos para hidroeléctricas.

Mientras aducía que el país soportaba una tormenta económica por la disminución de 7.000 millones de dólares por la baja de precio del barril de petróleo, había malversado todos los excedentes presupuestarios provenientes del costo referencial del barril, asumido en los presupuestos anuales y se había dispuesto de los fondos del ahorro nacional con que encontró al país, entre ellos los fondos de contingencia para desastres.

El país vio estupefacto el demencial endeudamiento para cubrir un déficit presupuestario falso maquillado y mal asumido del 2016, que raya en la falsedad ideológica pero nunca se conoció cómo es que el Presidente, que ha demostrado desconocer los fundamentos de la Economía, pensaba pagar esos créditos cuando el único ingreso cierto del país para los próximos diez años, serán los impuestos que tribute el sector privado de sus utilidades empresariales, sus compras y de los sueldos de sus trabajadores. Porque si cuenta con fondos que producirían las hidroeléctricas, primero habrá que pagar los créditos contraídos para ese fin y los mega-proyectos de la costa, no tienen un plan de recuperación de las inversiones.

Entonces, si haberlo hecho bien, se refiere a haber llevado al país a la quiebra económica, en verdad lo hizo bien. Fue un trabajo impecable. Pero cómo es que va a responder a sus votantes y a la ciudadanía que tiene muy clara su responsabilidad en la gestión pública y las consecuencias que tenemos que afrontar por su culpa.

Pero ante la cruda realidad  en que queda el país luego de 10 años de revolución ciudadana, qué es lo que queda por hacer.

  • Consolidar definitivamente la Economía de Mercado, la Ley de oferta y demanda, la libre empresa, el emprendimiento y su respaldo y solidez con base en la Legislación Ecuatoriana redactada para ese fin.
  • Abrir la producción interna, a los mercados internacionales, como forma de incrementar la inversión, la producción y el empleo.
  • Declarar el default de la deuda con China o de ser posible negociar intereses y plazos, o pago anticipado gracias a otros créditos con mejores condiciones
  • Utilizar el petróleo extraído hoy prendado, en la refinación de gasolinas. (no exportarlo). Entregar cupos a precio del valor real y permitir la importación de derivados en déficit a la empresa privada.
  • Achicar el tamaño de la maquinaria del Estado en un 60%, tanto en costo cuanto en valor presupuestario.
  • Disminuir salarios del sector público, según un análisis de sustentabilidad de los servicios y revisar la gratuidad de los mismos.
  • Dación en pago con la entrega de las Hidroeléctricas y su producción para cancelar la deuda al IESS y sacar del IESS al representante del gobierno.
  • Auditar toda la obra pública y exigir la devolución de los pagos en exceso a los beneficiarios de la corrupción. Especialmente en las Mega-construcciones y en la refinería de esmeraldas.
  • Eliminar el proyecto de la refinería del Pacífico, auditar los valores invertidos y promover un proyecto que recupere lo invertido.
  • Revisar todo el estatuto jurídico y la constitución vigente, anulando las leyes tendenciosas e inconvenientes.
  • Vender los bienes improductivos titularizando sus capitales y democratizando su propiedad.
  • Revisar la adjudicación de tierras y revertirlas según convenios de concesión.
  • Auditar la venta del EQ2.
  • Enjuiciar a los autores cómplices y encubridores de la debacle económica.
  • Proponer un proyecto de largo plazo (30 años) para el desarrollo económico y productivo del país.
  • Lograr acuerdos políticos concretos, Unidad de criterios nacionales, Consenso en los temas fundamentales y concertación para mantener el régimen democrático, la libertad y los derechos conculcados en los últimos 10 años.

Tal vez así, se consiga que el país salga de esta profunda recesión y lentamente pueda recuperarse de la crisis económica y el caos administrativo e institucional en que cayó.

Correa Escarmiento

happy wheels

Related Posts

One Response to EL ESCARMIENTO NO PODRÁ COMPENSAR EL DAÑO Por Estuardo Melo

  1. Estuardo Melo says:

    Bernardo Acosta
    En 1999, año en el que el PIB cayó 4,7%
    2016-2017 contracción más profunda y prolongada (-4,5% este año y -4,3% el próximo, según el FMI)
    El gasto público, que se mantuvo entre el 20 y 22% del PIB durante el período 2000-2006
    llegó a ser el 44% del PIB en 2013 y 2014.
    a partir de 2009 solo se han registrado déficits fiscales (los últimos tres años superiores al 4,5% del PIB).
    Competitividad. Al despilfarro fiscal se sumaron incrementos salariales por encima del aumento de la productividad:
    Entre 2006 y 2015 la nómina del sector público se disparó de USD 3 162 millones a
    USD 9 904 millones
    incrementos del salario básico de hasta el 17,6% anual.
    Liquidez:
    Ingresos petroleros llegaron a representar el 41% de los ingresos totales,
    Las exportaciones petroleras llegaron a valer el 60% de las exportaciones totales
    Iliquidez:
    Por el lado del gasto, al acumular atrasos frenó la cadena de pagos; y,
    Por el lado de los ingresos, succionó las reservas internacionales, las cuales ya no cubren ni los depósitos de los bancos privados en el BCE.
    Financiación del Estado. – Dejar de ser una aspiradora de la liquidez de la economía para mantener la vigencia de la dolarización.
    Reducir el tamaño del Estado. Financiamiento público adecuado; programa para reducir gradualmente el tamaño del Estado; Tamaño sostenible con relación al PIB.
    Reformas para permitir competitividad al sector privado y llenar el espacio que deja el sector público
    Normas tributarias razonables, estables en el tiempo,
    Leyes laborales que fomenten la contratación, y
    Apertura comercial.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *