MENU
Moreno Correa

by • July 18, 2017 • Crnl. Patricio Haro AyerveComments (0)579

#Ecuador VOLVER AL VIEJO PAIS Por Patricio Haro Ayerve

Desde hace cincuenta días el nuevo gobierno ha generado un hálito de tranquilidad buscando salir del  viejo país inaugurado diez años atrás y saturado de prepotencia, corrupción, represión, persecución política, caudillismo, conculcación de las libertades, etc. mediante el control totalitario de todas las funciones del Estado y el pago asalariado a supuestas mayorías subyugadas por las peculiares características del populismo que sobrevivió gracias a la bonanza petrolera.

patricio-haro-twiInaugurando un nuevo estilo de gobierno, el mandatario ha convocado al diálogo nacional con todos los sectores como único camino para fortalecer  la endeble democracia que nos dejó el viejo país. Ha ofrecido una cirugía mayor para enfrentar la grave corrupción que nos dejó el viejo país, la amnistía a varios presos políticos perseguidos por el viejo país, ha entregado una gran tarea social a la “primera dama”, figura odiada por el viejo país y ha restado responsabilidades al segundo mandatario porque serían el origen de la corrupción en el viejo país.

Estas primeras acciones del gobierno han reñido con los intereses de los miembros del viejo país y destempladas voces,  ya sin el eco de ayer,  se han levantado para cuestionarlas, especialmente  al “Gran Acuerdo Nacional por la Prevención del Consumo de Drogas” diálogo propiciado con los ex candidatos a la presidencia en la última contienda  para discutir el tema de la tabla de tenencia y consumo de sustancias psicotrópicas que tanto daño ha hecho a niños, jóvenes y familias ecuatorianas y que ha favorecido a narcotraficantes del viejo país y a sus cofrades revolucionarios.

A pesar de los calificativos de “desleal y mediocre” el empeño reconciliador es firme, se ve manifiesto en la respuesta dada por el Presidente:  “para el odio, no cuenten conmigo”; pero los odiadores del viejo país siguen empeñados en fracturar a la sociedad y en enfrentar a los ecuatorianos  sin pretender  “abandonar su comportamiento ovejuno”,  manteniendo el cuadro de odio, agrediendo cobardemente a opositores, pagando barras bravas y oponiéndose a las acciones de mano abierta, reconciliación y diálogo; pues confunden estas  con claudicación, entreguismo y deslealtad.

Los adláteres del viejo país han manifestado su oposición a la reconciliación nacional y a la “cirugía mayor”  con argumentos tan peregrinos en los que solo dejan entrever su desencanto por la potencial pérdida de privilegios y del poder totalitario que les permitió engrosar la lista de nuevos ricos; ya que  sin estos privilegios están  ante el veredicto público por su responsabilidad en la execrable corrupción que caracterizó a los actos del viejo país.

El Presidente de la República no debe cesar en su empeño de librarnos del viejo país; así unos “cuatro pelagatos”  amenacen con desafiliarse del partido o de dejar el gobierno.  Debe hacerlo sin perjuicio a que su antecesor, el que no dejó la mesa servida,  se convierta en su mayor opositor.

Pocos desean volver al viejo país, al de la corrupción, del abuso y la prepotencia, los demás debemos impedirlo con apoyo al nuevo estilo de gobierno porque con en él, es cierto,  “… ahora se respira libertad”

 

 

 

 

 

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *