MENU
donald-trump

by • November 14, 2016 • Carlos RiveraComments (0)660

#Ecuador Vientos huracanados desde el norte Por Carlos Rivera

Carlos RiveraSi no fuera suficiente con todos los problemas que tenemos casa adentro y el proceso electoral que frena la actividad económica, al posponerse las decisiones de inversión hasta tener un panorama más claro de quién será el nuevo inquilino de Carondelet; la victoria de Donald Trump en la carrera presidencial de los Estados Unidos nos cae como una verdadera ráfaga de vientos  huracanados que llega del norte a golpear fuerte a nuestra alicaída economía, ya que abre enormes incertidumbres económicas en el mundo entero que se encuentra en vilo de sus primeras decisiones.

Razones no faltan si consideramos que la agenda económica de su campaña representa  una seria amenaza para la estabilidad y prosperidad de la economía mundial, por cuanto se enfoca en reactivar la industria nacional pero aplicando aranceles a los productos extranjeros venidos especialmente de México y China, en deportar a los migrantes que se encuentren ilegales, en aplicar una política fiscal laxa con una aparente poca preocupación de la estabilidad monetaria y en renegociar la deuda externa que mete presión en las tasas de interés internacionales y hace temblar a los acreedores que veían en los bonos americanos una inversión libre de riesgo al tratarse del mejor y más seguro pagador por excelencia.

Debemos estar conscientes de que es muy difícil anticipar qué tanto de estas propuestas electorales querrá o podrá llevar a cabo efectivamente, ya que el sistema institucional americano no permite cualquier exceso por más presidente que sea y el mismo gobernante electo como todo buen empresario, supongo que estará consiente de que deberá dejar el show mediático de la campaña y comenzar a delinear sus políticas de una manera mucho más pragmática.

No obstante de ello, todo parece apuntar hacia una política mucho más aislacionista, menos proclive a la cooperación y claramente dispuesta a saltarse muchos de los consensos internacionales existentes, si es que en su visión no están siendo positivas para los americanos bajo una nueva y renovada Doctrina Monroe: América para los americanos, y para ello ciertamente cuenta con todas las facultades del ejecutivo norteamericano y el apoyo de la mayoría republicana en el congreso.

Como consecuencia de ello, en el muy corto plazo se prevé que los mercados financieros seguirán muy volátiles en tanto continúe la falta de claridad de lo que Trump verdaderamente hará en su mandato, aunque no se puede anticipar daños demasiados fuertes a las economías en este período, ya que por ejemplo los vaivenes del mercado en la estela del Brexit, –el otro grave error de elecciones de magnitud mundial en el 2016-, tampoco trajeron consecuencias tan catastróficas como algunos temían.

Los problemas se avizoran en el mediano plazo cuando Trump asuma las riendas del país más poderoso del mundo. Mi principal preocupación es en materia comercial, por cuanto la aspiración de revitalizar la industria y el empleo estadounidense bajo el diagnóstico de que es la injusta competencia internacional la que le ha destruido, hace  correr el riesgo de desencadenar una guerra comercial y conflictos políticos entre las grandes potencias e ir hacia atrás en un proceso de globalización mundial que ya parecía ser irreversible, determinando con ello unas perspectivas de menor crecimiento mundial en el largo plazo y que las economías en desarrollo pierdan la posibilidad de utilizar el comercio para impulsar su potencial de crecimiento.

No deja de inquietar tampoco que las promesas de reducir la carga tributaria en procura de estimular la demanda, no vayan acompañados de ajustes correspondientes en el gasto público y que con ello se genere un aumento del déficit fiscal que a su vez alimente presiones sobre la autoridad monetaria, cuya independencia y autonomía también podría estar bajo amenaza  de acuerdo a algunos discursos de campaña, todo lo cual redundaría en aumento de la inflación, altas tasas de interés y un dólar débil con serias afecciones a la economía mundial.

Finalmente por el tema de deportar a los migrantes indocumentados y la posibilidad cierta de que el nuevo presidente de los Estados Unidos no estaría muy interesado en la cooperación internacional y ayuda a los países pobres, la imagen del mundo Trump es mucho más oscuro para aquellos fuera del mundo rico que dentro de ella.

Por el bien de los Estados Unidos y el mundo entero, el nombramiento de sus  secretarios y asesores en materia económica resulta fundamental para que la  tempestad se apacigüe y se calme la incertidumbre en los mercados financieros. Gente para ello les sobra, si tenemos las mejores universidades del mundo, cuna de premios nobel e investigadores que cada día están moviendo la frontera del conocimiento.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *