MENU
carta

by • November 7, 2016 • Carlos RiveraComments (1)549

#Ecuador Una carta a los presidenciables Por Carlos Rivera

Carlos RiveraA estas alturas nadie discute que el modelo socialista del siglo xxi hace agua por todos lados, de allí que la pregunta más importante que se debe planteárseles a los presidenciables es ¿Qué van a hacer para sacarnos de la crisis? Una respuesta desde la academia y sin consideraciones electorales es:

El problema económico de Ecuador tiene dos aristas. Las finanzas públicas en rojo y la contracción de la actividad económica. Ambos problemas están entrelazados y cuánto más rápidamente se corrija el desequilibrio fiscal, más pronto se podrá reactivar la economía. La idea es generar un “shock de credibilidad” que realizando un ajuste fiscal serio, propicie un boom de inversión privada que compense los costos del ajuste y la salida de la crisis sea lo más rápida y menos dolorosa posible.

La causa de la crisis en Ecuador es muy clara, una dispendiosa política fiscal que llevo en 2015 al gasto corriente del sector público no financiero al 27.25% del PIB con un déficit público global que alcanzó el -5.04% y una deuda pública total que en cifras oficiales del Ministerio de Finanzas a la fecha se encuentra en 38.4%, sin considerar los valores por la venta anticipada de petróleo y atrasos con proveedores entre otros, que podrían haber hecho superar el techo máximo permitido por la ley que es del 40%.

No hago consideraciones del decreto reciente 1218, a través del cual el gobierno acaba de reformar el cálculo del endeudamiento como porcentaje del producto, que no se hará sobre el total de deuda pública del país, sino que se tomará en cuenta solamente la deuda pública consolidada que alcanza el 26,6% del PIB, y que si bien le da un margen de holgura para seguirse endeudando sin violentar la ley gracias a este artificio contable de eliminar la deuda del Fisco a organismos como IESS y BCE, los efectos negativos del sobreendeudamiento en el riesgo país y la mala percepción de los mercados financieros sigue intacta, así como el hecho de que todos estos recursos podrían haber estado destinados a un mucho mejor uso en el sector privado, que en la literatura económica se conoce como el efecto expulsión.

Este comportamiento es lo que a su vez está incidiendo en el tan mentado déficit de cuenta corriente que en 2015 cerró en el 2,11% del producto, el mismo que fue diagnosticado por el gobierno como el principal detonante de la crisis, cuando éste es solamente un reflejo del desequilibrio fiscal (déficit gemelos) y que es lo que explica por qué de nada ha servido los draconianos aumentos de aranceles que han impuesto a las importaciones, en tanto ello desconoce la identidad macro básica del equilibrio ahorro-inversión y la cuenta corriente.

Pero esto no es todo, consecuencia de este desequilibrio externo, se produce la iliquidez de la economía que ha contraído la actividad económica desde primer trimestre de 2015 y la deflación mostrada en los últimos meses, aupada también por el aumento de los impuestos y la insostenibilidad del gasto público que está alimentando las peores expectativas en los agentes económicos.

Existe solo una manera de terminar con esto: reducir el déficit fiscal. Por principio, el déficit fiscal puede ser corregido disminuyendo el gasto público, aumentando los impuestos o endeudándose dentro o fuera del país. En la práctica, disminuir el gasto público es, por lejos, la manera más conveniente para reducir el déficit fiscal ya que, simultáneamente, contribuye al fortalecimiento del sector privado y, por ende, a sentar las bases de un saludable crecimiento económico. Un problema menos claro es cuán rápidamente debe hacérselo. Yo recomendaría  una política gradual de eliminación con metas anuales concretas de reducción del gasto público y del déficit fiscal.

Para  mitigar los costos del ajuste debe conseguirse refinanciamiento de la deuda externa a fin de ganar liquidez en el corto y mediano plazo, así como eliminar todo obstáculo a la empresa privada como el anticipo del impuesto a la renta para que ésta rápidamente se expanda. De su parte la viabilidad política pasa por explicar en forma muy detallada y cuantificada la tipología del ajuste y evidenciar que ésta comenzará por casa anunciando recortes precisos en gastos suntuarios, cierre de instituciones que no justifican su existencia, publicidad, asesores y personal absolutamente innecesario, movilización y vehículos, etc., las cuales deberán alcanzar también los GADs en una gran cruzada por la sanidad y eficiencia de las finanzas públicas.

Tomen en cuenta que estas medidas fiscales no producirán, por sí mismas, daño a los más pobres. El despido de empleados públicos no reducirá la producción, sino que eliminará gasto y el seguro de desempleo podrá mitigar este costo. Inclusive algunos precios de bienes y servicios públicos podrían reducirse como resultado de un buen ajuste de costos y gastos. De su parte la eliminación de los subsidios que siendo recomendable económicamente por todas las distorsiones que genera, conlleva serios problemas de viabilidad política, por lo que debería tratarse en una fase 2 del ajuste, cuando la economía haya recuperado su dinamismo.

Un tratamiento especial merece la liberalización del comercio, que no debe generar mucho susto en términos de una economía dolarizada, si es que previamente corregimos estructuralmente el desequilibrio fiscal, en tanto los impactos positivos de largo plazo de un comercio libre no se discuten en el mundo académico, por cuanto no sólo que mejorará el bienestar del ecuatoriano  común al permitirle adquirir todos los bienes a menor costo, sino que también disminuirá la dependencia de Ecuador en una sola exportación de importancia como el petróleo, en tanto es lo único que provee de una efectiva competitividad en el largo plazo a las empresas ecuatorianas.

También hay grandes retos para sostener la dolarización por cuanto lo peor de una crisis bajo un esquema cambiario rígido, es que lleguemos a pensar que nos conviene cambiar el sistema, por lo que debe eliminarse todo ruido que afecte la fortaleza del sistema bancario, implementar mecanismos de absorción de shocks con reservas, líneas de crédito contingentes y fondos de estabilización anti-cíclicos, así como reformas laborales en pro de un mercado laboral eficiente que facilite el ajuste en los ciclos contractivos de la economía.

Finalmente se debe pensar como propiciar lo más pronto posible un clima apropiado para empujar un boom de inversión privada con menores impuestos y facilidades para hacer negocios, que junto a reformas institucionales en salud, educación, seguridad social y la administración pública permitan ir desde lo macro a lo micro y así empujar el tren del progreso integralmente.

Si Ecuador toma la senda correcta, creo que se puede lograr un verdadero y sostenido milagro económico que pase de lo público a lo privado y de la gran a la mediana y pequeña empresa, pero deberá primero superarse este dificultoso periodo de transición, que es el costo de los excesos de este periodo reciente y ello debe concientizarse muy bien a la población para tener la viabilidad política necesaria para hacer operaciones de alta cirugía que serán dolorosas, pero estrictamente necesarias.

happy wheels

Related Posts

One Response to #Ecuador Una carta a los presidenciables Por Carlos Rivera

  1. Gerardo Niquinga Castro says:

    SI ES PERTINENTE LAPREGUNTA ¿QUÉ VAN HACER PARA SACARNOS DE LA CRISIS…?; PERO LA MEJOR RESPUESTA ES QUE, BASTA CON QUE SE RESTITUYA AL PUEBLO LA LIBERTAD DE EMPRENDIMIENTO CON UN APOYO DE LA BANCA NACIONAL PARA LOS PROYECTOS DE INICIATIVA PRIVADA, EJEMPLO INCETIVAR PROYECTOS INMOBILIARIOS QUE SON LOS QUE GENERÁN RIQUEZA DESDE LA MANO DE OBRA DE LOS TRABAJADORES DE LA CONSTRUCCIÓN HASTA LOS BENEIFICARIOS DE LA COMPRA DE LOS PRODUCTOS… PERO HAY MUCHO MÁS COMO POR EJEMPLO EL AGRO, LA INDUSTRIA TEXTIL ASÍ COMO DEL CALZADO… AUDITORÍA DE LA DEUDA CON CHINA… LOS NEGOCIOS, LÉASE NEGOCIADOS, CON LOS ÁRABES COMO LAS ENTREAS DEL PUERTO DE POSORJA; LOS NEGOCIADOS CON LA REFINERÍA DE ESMERALDAS… ENTRE MUUUUCHOS OTROS MÁS, E INICIAR HASTA LAS INMEDIATAS MÁXIMAS CONSECUENCIAS DE CASTIGAR CON LOS MÁXIMOS AÑOS DE CARCEL PARA LOS RESPONSABLES EMPEZANDO EN LOS DEL EJECUTIVO Y LOS ASAMBLEISTAS… Y MUCHOS OTROS QUE NO SEAN POR EL MOMENTO VISIBLES, ME REFIERO A LOS TESTAFERROS QUE DEBEN SER ABUNDANTES… EXIGIRLE CUENTAS AL SEÑORA LENIN MORENO RESPECTO DEL “POCO MÁS DE UN MILLÓN DE DÓLARES” QUE SE HA HECHO ENTREGAR BAJO SUPUESTOS ACTOS DIPLOMÁTICOS CON LAS NACIONES UNIDAS…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *