MENU
Mal economista

by • August 8, 2017 • Estuardo MeloComments (0)448

#Ecuador SUSTENTABILIDAD ECONÓMICA Por Estuardo Melo

Es evidente que al régimen de Rafael Correa, no es que se le hubiera salido de control el manejo del sector financiero y el gasto público. El Presidente quiso realmente provocar crisis en la caja fiscal para poder endeudarnos, obtener provechos colaterales pero fundamentalmente hacer que el problema económico obligara a asumir medidas radicales y llegar a un punto en que el País se viera abocado a salir del sistema monetario de dolarización, simultáneamente con la economía de mercado como sistema económico, para convertirse en una economía centralizada bajo el dominio del Estado. 

EStuardo meloPara lograrlo, generó el desbalance de la macroeconomía en el sector fiscal agudizando todas las brechas y factores que son posibles de evaluar, asegurándose que ninguno de esos aspectos pudiera contar con alguna sostenibilidad. Salarios, subsidios, crédito interno y externo, caja fiscal, ingresos y egresos quedaron sin capacidad de reacción ni recuperación. Su mayor logro fue imposibilitar el uso del recurso de mayor capacidad económica, el petróleo, hipotecándolo por al menos 10 años.

Los artificios que utilizó fueron la exacerbación del gasto público, la construcción de obra pública de forma simultánea y masiva, crecimiento del aparato estatal y de servicios, incremento de los subsidios y bonos, pero principalmente el incremento de la masa salarial, el valor del salario mínimo y la homologación de salarios en el sector público. Tampoco descuidó como efecto colateral, la depreciación del dólar como forma de pérdida de competitividad y poder adquisitivo, como artificio para salir de la dolarización, con el consecuente encarecimiento de insumos y productos importados, baja de las exportaciones, pero fundamentalmente, provocando escases de dólares circulando en el mercado interno.

Cuando decidió las sucesivas alzas salariales en un porcentaje duplicado de la inflación, consiguió dos objetivos simultáneos. Encarecer los costos de productos nacionales y dejar los proyectos fiscales sin sustentabilidad económica, es decir hacer que ni salarios ni costos de operación de los servicios, tuvieran fondos disponibles para ser pagados y había que endeudarse al precio que fuera.

En la ejecución de la obra pública en cambio, ideó un sobreprecio del 30% con similares efectos para el circulante y la caja fiscal, pero principalmente para que hubiera margen para la corrupción.

A Correa le estorbó el alza de precios del barril de petróleo, porque retrasó su plan confiscatorio y para neutralizar su efecto en la economía, convirtió ese enorme capital en gasto corriente.

A partir del momento en que se produce el desequilibrio de ingresos y pagos, comienza el desenfreno de incremento de créditos para cubrirlos, hasta llegar  al momento en el que sin esos créditos era imposible cubrir las necesidades fiscales.

Si Usted hace que confluya el incremento de 100.000 plazas de empleo público con la duplicación de los salarios y el grupo jerárquico superior con salarios altos, la crisis es la consecuencia lógica.

Si los costos de producción disminuyen su competitividad, pierden automáticamente mercados en el exterior.

Si decide construir 9 centrales hidroeléctricas en simultáneo y a pesar de estar financiadas con crédito externo, tiene que realizar aportes locales, también genera escases de fondos, exceso de circulante, inflación y consumismo, además de salida de divisas.

Si construye llave en mano, una buena parte de la inversión sale del país, una vez terminada la obra, tanto por importación de equipos, como por utilidades, intereses y pago de cuotas.

Si construye edificios o proyectos innecesarios, sobrevalora los costos, no define prioridades, ni un plan de pagos, el desequilibrio es seguro, por la falta de ordenamiento del gasto.

Si no hay control de ingresos versus egresos, la brecha del déficit queda fuera de control.

Si el gobierno se endeuda sin contar con recursos de pago, la brecha del servicio de la deuda no tiene un plan de pagos ni recursos a futuro y el escenario previsible es la des-dolarización o el default.

Si los salarios han sido fijados sin análisis, los programas de gobierno quedan sin sostenibilidad y los emprendimientos productivos pierden competitividad.

Si los subsidios que el gobierno paga para mantener bajos los precios en el mercado local, su carga en el presupuesto anual resultan  insostenibles y genera una distorsión en la economía.

  • Según asegura Fabián Corral, las cifras indican que estamos en una monumental crisis;
  • La deuda supera de largo la prudencia, la previsión, el sentido común;
  • El gasto no debía ser, ni puede ser la filosofía de la sociedad y peor aún, la del Estado;
  • El consumismo al que se indujo tiene consecuencias perversas;
  • La gratuidad entraña una mentira; y el clientelismo es insostenible;
  • Las libertades son condición necesaria para la democracia. 
  • El problema es la desconfianza porque la carga ideológica contra la inversión privada ha sido abrumadora, refinada, sistemática, inspirada en las más rancias y anacrónicas tesis de la izquierda caduca;
  • Se ha satanizado la ganancia y no se ha dudado en expedir leyes confiscatorias para castigar la “acumulación”, ignorando que sin ella no hay progreso:
  • Hay deuda, pobreza, parálisis de la economía, y falta de empleo. 

Ante tanto pronóstico nefasto, la respuesta inicial de Lenin Moreno ha sido sincerar las cifras que venían siendo camufladas, pero antes de presentar un proyecto de ajuste que regrese a la economía a su cauce, lanza un millonario plan de construcción de vivienda gratuita, cuyo financiamiento agrava más la situación de déficit en al menos mil millones de dólares. El problema de este país es el desorden de la economía estatal y la falta de sustentabilidad de los planes.

En la situación de crisis, sin ingresos suficientes, con alto déficit, con escases de dólares, el proyecto de vivienda de la campaña, el monto del gasto en que se vaya a incurrir, debe justificar  a plenitud el origen de los fondos y su sustentabilidad como programa de gobierno. Bien cierto es que todos tenemos derecho a una vivienda digna, pero también lo es el hecho de que los ecuatorianos que poseen una, lo hicieron gracias a su trabajo y a largos períodos de pago de los créditos. Tal vez, mejor que un programa de regalo de viviendas, es otro de creación de plazas de trabajo que incluya la dotación de esas viviendas.

Otro proyecto no sustentable económicamente como los que están haciendo fracasar las operaciones de proyectos mal concebidos de servicios asistenciales y educativos y que requieren de endeudamiento público para el pago de salarios y costos de operación.

Si se hace algún esfuerzo para reducir el tamaño del Estado, no va a ser para gastarlo de inmediato, sino para remediar el déficit. En la actual situación ya esclarecida, la misión es al menos intentar superarla.

Toda la estrategia económica parece ser una trampa que impide la recuperación. Una manera de llevarnos al fracaso, inducida por los funcionarios del correísmo y su fracasado movimiento. El nuevo ministro no presenta un plan de disminución de brechas para la estructura macro-económica, tampoco se ha planteado una estrategia para resolver la enorme brecha anual del déficit, menos aún un plan de pagos para los vencimientos de la deuda y su servicio.

Al parecer solamente esperan seguir endeudándose, prendar el petróleo ad infinitum y continuar con la misma irresponsabilidad fiscal del correísmo. Desdolarización y default.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *