MENU
sociopata-foto-el-comercio

by • January 1, 2017 • Estuardo MeloComments (6)28679

#Ecuador SOCIÓPTA Por Estuardo Melo

Finalmente, luego de 10 años de populismo y engaño, podemos evaluar el nivel de devastación en que Rafael Correa deja al país. Su mayor  y más visible rasgo es haber sido el causante de la debacle económica y haber atentado en contra de la seguridad, equilibrio y sobrevivencia del Estado Ecuatoriano.

EStuardo meloNo queda resquicio de duda. Su plan que se resume en el título del libro que escribió a modo de sustento teórico de la debacle, lo dice todo: Consiguió asumir el poder político en una “banana republic”, -que era su forma peyorativa e insultante para calificar a nuestra Nación- para conducirnos con sus decisiones a la descomposición total de los estamentos que conforman  la estructura del país: lo que él mismo denomina  “la no-república”. La negación absoluta de lo que significa una sociedad políticamente organizada y responsable de sus obligaciones.

Diez años perdidos, entregados al mando de un sociópata que incubó largamente sus odios y resentimientos, su afán de figurar, su intención de daño, engañando y argumentando falsamente, plagando sus mal elaboradas razones con sofismas, para el consumo de seguidores que acusan una penosa debilidad mental.

Todo un script orquestado para saturar el ambiente político con su absolutismo e intolerancia, propicios para evitar la rendición de cuentas, mientras se ocupaba de corroer y devastar el futuro de los ecuatorianos.

Un régimen empeñado en difundir propaganda falsa, con encubrimiento de intensiones nefastas, derechos conculcados, libertades coartadas, sistema judicial cooptado, entes de control castrados, para obtener al cabo de diez años, su único objetivo: Un país en profunda recesión, atado irremisiblemente al yugo de obligaciones imposibles de cumplir.

 Al gigantesco e impensado ingreso de dólares a la caja fiscal, cuyos valores logró desvanecer como por arte de magia y que se constituye en su mayor logro, sin la menor intensión de justificar o disculparse o enmendar, en un síndrome de negación psicótica, le sigue la más absoluta iliquidez de fondos para sustentar el engranaje estatal y, ante semejante inoperancia y desprolijidad, lo único que se le ocurre decir es, que la baja de precios del petróleo y la revaluación del dólar son las razones de la crisis, cuando todos sabemos ya que las causas fueron el galopante gasto y la corrupción en el manejo de los fondos que administró.

Para cualquier dictador en la historia, el monumental fracaso y sus consecuencias habrían significado un tiro en la sien o buscar un escondrijo como alimaña, pero Correa sigue defendiendo su torpeza. Respalda candidatos de su misma tendencia, para reeditar sus aberraciones y lo más absurdo, quiere volver a asumir el poder.

Todo funcionario es responsable por sus acciones en el ejercicio de su cargo y la gestión que desempeña; de los fondos que utiliza y de la eficiencia en la aplicación de los planes, programas y proyectos que la entidad a su cargo patrocina. También es responsable por haber omitido o haberse negado a ejercer control de sus subalternos, a través de las funciones de auditoria interna o fiscalización de contratos. La emisión de decretos que hubieran auspiciado desvíos de fondos, peculado o dolo en la administración de obras, es también su responsabilidad coadyuvante. Ni el Presidente, peor el vicepresidente, encargado expresamente de la función de llevar adelante proyectos estratégicos, pueden lavarse las manos, como lo están haciendo, peor encubrir sus propios actos cuando dicen denunciar la corrupción de sus subalternos, mientras permiten su huida, o se les acusa por delitos menores hasta encontrar un chivo expiatorio distinto cada semana para evitar contaminarse. Peor que eso, constituir una mega-empresa de fiscalización para encubrir el peculado.

Los ecuatorianos debemos estar claros que la verdadera razón de esta tragedia, es el demencial y estúpido despilfarro de esos fondos, que bien administrados habrían permitido días mejores para el país que pudo haber sorteado con holgura las fluctuaciones externas. Nunca antes, ningún gobierno nacional tuvo en sus manos esa posibilidad y Correa lo permitió por obra de su obnubilación y desorden mental.

Este señor, se engulló como el  traga-cheques, dos cientos setenta mil millones de dólares de ingresos. No tuvo el comportamiento de un estadista o el de un verdadero Economista, sino  que asumió el rol de un siniestro ejecutor del paulatino deterioro económico, sin planificar el gasto, sin tener claridad de los ingresos y su cuantía, como una insaciable bestia destruyendo la cosecha de un huerto; gastándose como del bolsillo de una cocinera, haciendo caso omiso a lo que la propia Constitución exige de sus gobernantes: Racionalizar el gasto y dar sostenibilidad a los planes de gobierno, porque quería conseguir justo el efecto contrario.

Nunca tuvo la menor idea de lo que significa un estudio macroeconómico que  hubiera  permitido visualizar la sostenibilidad de los planes y la viabilidad del gasto, de la determinación de los salarios o de la deuda que contrajo. Jamás estuvieron contempladas acciones para disminuir las brechas de pobreza, mejorar la productividad y las cifras de empleo, racionalizar el gasto, que con tantos recursos, hasta el peor administrador lo habría logrado.

Su afán fue dejar al país en situación de riesgo, para  en esa circunstancia de vulnerabilidad, entrar de lleno en la transición hacia un régimen de economía centralizada, con él como el gamonal mandamás y gerente propietario.

Pero no contento con descalabrar las finanzas con el irracional gasto, un factor de corrupción sistémica aceleró la crisis, porque al parecer  las costosas carreteras, las ostentosas escuelas, los servicios hospitalarios, las hidroeléctricas, los proyectos uni-propósito en los ríos de la costa, las empresas públicas, solamente eran pretextos para disimular el atraco a los fondos públicos, camuflándolo en cuantiosos y oscuros créditos  e inversiones sin factibilidad por su sobreprecio.

Ni el más conspicuo de sus seguidores puede ahora negar que los 10 años en que estuvo a cargo de la administración del país lo hizo con el único propósito de llevarlo a la quiebra financiera y económica. Que la crisis que ahora vivimos fue cuidadosamente elaborada; que la debacle ha sido construida para que el País se mantenga al borde del colapso por al menos 10 años después del fin de su gobierno; que nos ha condenado a vivir en un riesgo permanente de default, des-dolarización, in-sustentabilidad de los programas de asistencia social; de quiebra del sistema de seguridad social y de la institucionalidad pública.

Un transgresor de esa clase, no puede convivir en una economía de mercado. Hizo todo lo que pudo para que el país des-dolarice su moneda, generó inflación de dos dígitos, alteró la modesta economía con inversiones masivas sin medir sus impactos, que crearon inflación y consumismo, convirtió esa inconmensurable fortuna en gasto corriente. La empresa privada se mantuvo en constante acoso. Su Superintendencia de “Control del Poder del Mercado”, la Ley de Herencias y Plusvalía, lo dicen todo.

Los “mega-proyectos emblemáticos” fueron el mejor pretexto para camuflar corrupción.

Suerte que no lograron financiamiento para el “Proyecto Multimodal Manta Manaos” la peor y más absurda vía de transporte que debía atravesar la mayor distancia posible del continente; que tenía que subir de cero a tres mil quinientos metros y volver a descender; que tenía que embarcar y desembarcar contenedores saturando las vías y contaminar los ríos orientales. Ese habría sido la mejor fuente de corrupción y sobreprecio. Mucho mejor que la repotenciación.

Ningún proyecto tuvo una planificación prolija. No les convenía. El proyecto multi-propósito para controlar inundaciones, no surgió como era de esperarse desde un plan de producción agrícola de gran escala, sino como fuente de corrupción. Fue la obtención de un crédito (seguramente premiado) de mil millones de dólares chinos, para contratos sin licitación y con sobreprecio. No se esperaba producción, se esperaba que florezcan las coimas y las consultorías simuladas.

Igual a lo anterior, carreteras adjudicadas a dedo, hidroeléctricas sin factibilidad, con producción superavitaria, con la sed de contratar y defraudar.  Y en el campo petrolero, el mayor atraco. Una podredumbre total.

Estaba visto: Enormes recursos gastados a discreción, sin control ni auditoría, adjudicados a dedo, gracias a decretos de emergencia, con los contratistas más corruptos que pudieron  encontrar, como Odebrecht y Carddno-Caminosca.

El Presidente entró en un síndrome de gasto que nadie pudo detener. Hasta el terremoto le permitió seguir endeudándose y contratando con los chinos. Esas empresas salvaron todos los obstáculos con dinero para corruptos. Pasó de la iliquidez e in-sustentabilidad del gasto a un endemoniado endeudamiento. Ya no podía hacer otra cosa. No tenía para pagar sueldos y tuvo que entrar en la fase de endeudamiento y venta de activos en plena producción. Todos sabemos eso.

El Presidente, tendrá que someterse a un enjuiciamiento prolijo de su  gestión.  Ni el mismo puede pretender que va a salir airoso de esta infamia, así quiera refugiarse en el recurso de enfermedad mental o locura temporal. Nadie puede quedar impune luego de haber generado una lesión enorme a su propio pueblo. Solamente un apátrida enemigo pudo hacerlo.

O es que alguien le escuchó justificar algo sobre el despilfarro demencial y estúpido de los fondos del Estado; O explicó a alguien cuáles fueron según él los recursos que iban a ser dispuestos para el pago de la deuda. Conoce alguna persona si solicitó criterio sobre el endeudamiento y su repago? Lo que dijo fueron unas cuantas soqueteadas sin el menor sentido. Se gastó hasta el último céntimo de la caja fiscal e ingresos de 10 años de gobierno y los ingresos de los 10 próximos años tendrán que dedicarse al pago de la irresponsable deuda que contrajo.

Era imposible que la fe de un pueblo fuera entregada a alguien con antecedentes tan exiguos, víctima de maltrato infantil, bulling, complejos acendrados, odios, venganzas y mezquindades, confluyendo en un comportamiento sociópata.

Le esperan a su salida del poder, los juicios de lesa humanidad en la Corte Penal Internacional, por el asalto armado a dos hospitales; El juzgamiento por haber contrariado el Pacto Económico con Naciones Unidas por ser el causante de la debacle económica; Un juicio, al haber transgredido la Norma Constitucional relacionada con el gasto público y la deuda. Y un juicio por su responsabilidad coadyuvante en el atraco a los fondos públicos en contratos y créditos contraídos por su administración, o por el beneficio personal que hubiera podido obtener.
Solamente así se podrá recuperar la fe pública.

happy wheels

Related Posts

6 Responses to #Ecuador SOCIÓPTA Por Estuardo Melo

  1. Gustavo Hernàndez says:

    Lo que me llama la atención en éste artículo de opinión tan elaborado son las afirmaciones del articulista, en que todo lo ejecutado en estos diez años de Gobierno está mal y allí me surge la inquietud, esta mal la construcción de la hidroelecticas, carreteras, hospitales, escuelas, colegios, edificios administrativos, parques, multipropositos, etc, etc etc. Entonces la conclusión es o este articulista es un opositor político cegado por el odio o yo soy el equivocado que no comprendo la situación crítica en la que vive el mundo económico, social y geopolítico y que se alguna manera a afectado a nuestro país a toda la región y al mundo en general

    • Estuardo Melo says:

      Las carreteras, las escuelas, las hidroeléctricas no son lo malo. Lo malo es que esas inversiones fueron realizadas para esconder la corrupción. No fueron realizadas bajo un plan de desarrollo. La mayoría de inversiones, si no todas, fueron realizadas con créditos costosos, a pesar de haber existido fondos cuantiosos en la caja fiscal, fondos que se transformaron en gasto corriente y posterior iliquidez, que obligó al gobierno a endudarse en un ritmo de mil millones de dólares mensuales (2016), que los futuros gobiernos (10 años) no tendrán recursos para pagar. Eso se denomina crisis, recesión permanente. Si no comprende esos argumentos, qué puedo yo hacer!

    • jc rivadeneira says:

      Y un se puede decir, no hay más ciego que el que no quiere ver, y el articulista parece no saber nada de lo historia al menos de los últimos 30 años, donde encontraríamos un justificativo simple del cambio que ha sufrido el país y que de largo a mejorado la situación de la gente. Que hay problemas, por supuesto que si, pero en donde no los hay. Lo simple de esto es que se inició el cambio y este país nunca será el país de antaño. El próximo presidente la tiene muy complicada y si no la sabe hacer es seguro que se lo bota, y para eso somos expertos. A Correa no lo han podido botar y es al único a quien hemos ido a rescatar, digan lo que digan, argumenten como se les antoje, este señor cambio la historia y con el solo hecho de entender que existe una masa insatisfecha y que cumple con lo que les ofrece. Es ese su mejor capital político y si la oposición no entiende eso país volverá a ganar. Yo sinceramente espero que gane Laso.

  2. Luis says:

    Cuando el manejo de una Republica como la nuestra tiene como objetivo saquearla,los resultados son los que desgraciadamente estamos viviendo estos días. Las carreteras,hidroeléctricas,etc.habra que compararlas su costo con el peso de la deuda que nos deja con los chinos. Los recursos económicos de TODOS los ecuatorianos se los farrearon en burocracia,despilfarro y robo. Es incomprensible que ecuatorianos estudiados defiendan esta farsa de gobierno. Sin embargo compatriotas,saldremos adelante echando al tacho de la basura de la historia estos 10 años. Pero,recuperando recursos y castigando a los corruptos e incompetentes.

  3. Mercedes says:

    Ha afectado con h, señor. Ni las fantásticas escuelas del milenio le han enseñado a usted ortografía.

  4. Julio Tinajero says:

    Un brillante análisis de la situación del país y del autor de la década despilfarrada, parece que el comentarista anterior, no ha leído nada de Odebrecht ni de Petroecuador, sus milagrosos despilfarros y ganancias ni conoce de Gazton Duzac, ni del primo que se fue a EEUU y no retornó, tampoco conoce del come cheques ni de otros malabares muy publicados por la prensa “corructa”, pero muy pronto, la historia le refrescará la memoria.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *