MENU
protestas cinco

by • April 10, 2017 • Estuardo MeloComments (0)1180

#Ecuador SI CINCO MILLONES Por Estuardo Melo

Si. Cinco millones de ecuatorianos esperan que se rectifique el cómputo fraudulento que el Consejo Nacional Electoral presidido por Juan Pablo Pozo, llevó a cabo el 2 de Abril del 2017.

Estaba visto que no era posible confiar tan delicadas funciones, en que la honestidad e imparcialidad debieron ser plenamente demostradas, a un cuencano. Es una percepción generalizada, que ellos son afectos a urdir trampas y engaños y no son de fiar y esta es una muestra de esa percepción. Es verdad que las generalizaciones son malas, pero en todo caso, siempre es mejor no arriesgar.

EStuardo meloLlueven las alegaciones de fraude en todos los sentidos y para un ojo predispuesto al análisis de indicios, es muy fácil comprender cómo y por qué se produjeron. El Doctor Juan Pablo Pozo, debe tener la delicadeza de dar un paso al costado, renunciar, o entregarse a las autoridades par permitir que alguien no contaminado con el fraude presida una verificación voto a voto, que tranquilice a cinco millones de votantes ofendidos por semejante falta de delicadeza y atentado en contra la fe pública.

Hasta el momento, de todas las pruebas en actas adulteradas no hay una sola cuya revisión numérica favorezca a Guillermo Lasso. Todas son una grosera falsificación de resultados a favor de Moreno.

Comenzando por el control del gobierno sobre el CNE, la manipulación previa del padrón que se confirma con un supuesto ausentismo del 17%, la creación de nuevos centros electorales imposibles de custodiar, la compra de encuestas favorables para enmarcar el resultado fraudulento, la coerción a empleados públicos y tenedores de bonos, la notoria campaña con fondos públicos del terremoto en Manabí, la contaminación del software y la data que manejaron, la asquerosa campaña en medios públicos, el apagón informático y el cambio de la tendencia de las votaciones, el dudoso sistema de reconocimiento de caracteres y el reenvío de actas por “reversión” propio del sistema, 1.700 actas con anomalías y el 4.7% de actas transmitidas al final, con el 80% de votos favorable a Moreno, la falta del tercer ejemplar del acta, el escaneo directo, sin verificación del Tribunal Provincial,  el escrutinio provincial desprolijo, sin verificación realizado en tiempo record, sin posibilidad de reclamo de los delegados, la existencia de actas resumen sin registro numérico, difíciles de identificar, hacen que este proceso adolezca de vicios y dudas perfectamente sustentadas que obligan a una revisión integral del fraude que se ha perpetrado.

Por otra parte, 4 Pelagatos establecen las dudas generadas por la actuación del Presiente del Consejo Nacional electoral, cuando permite la difusión de resultados dudosos de un conteo rápido supuestamente ejecutado por la Escuela Politécnica Nacional, con un trabajo de campo bajo sospecha;  cambio de formato en la página del CNE de la primera y a la segunda vuelta; La intromisión de la SECOM al sistema de comunicación del CNE para esta segunda vuelta; coordinación entre CNE y SECOM de formas, contenidos y tiempos de conexión para la segunda vuelta incluido el sistema de propaganda y comunicación del gobierno (troles incluidos) para que funcionaran al unísono; Eliminación por pedido de la SECOM de ruedas de prensa para evitar  preguntas de los periodistas por lo que sucedió en la primera vuelta; Concertación con el gobierno  de un plan de manejo informativo que arrancó con su cadena antes de la cinco de la tarde, hecha a propósito para sembrar la duda sobre los resultados del éxit poll de CEDATOS; Puso a competir el exit poll del gobierno contra el de CEDATOS para contrarrestar la credibilidad de Polibio Córdova por su acierto en la primera vuelta; Antes de la intervención de Ruth Hidalgo, presentaron al representante de la Politécnica Nacional a competir con sus cifras y quebrar la credibilidad de Participación Ciudadana.

Una sala en el Hotel Marriot, sirvió para seguir los resultados del escrutinio nacional que no podían ver los ciudadanos. Ordenó deshabilitar ese campo en la página del CNE. (Hay un audio de Fernando Alvarado, ordenando el apagón y el cambio de resultados).

Pidió  a las empresas que participaron en el exit poll y en el conteo rápido entregar los resultados con antelación para tener por delante tiempo para actuar en función del contenido de esa información.

El CNE dobló la capacidad del Sistema del Consejo Nacional Electoral para la segunda vuelta. (No había razón para el apagón informático). Se sabía cuál era la hora de mayor afluencia en la primera vuelta.

Resulta inverosímil creer que ese sistema se cayó dos veces en la primera hora cuando no había ni mucha carga ni muchas visitas. Todo lleva a pensar que fue un corte premeditado.

No fue accidental que se caiga el sistema mientras los ciudadanos, animados por los exit poll, estaban enfrascados en el debate de quién ganaba y no repararon en lo que pasaba en la página del CNE. Solo después  que Lenín Moreno se declaró presidente electo apareció en la página del CNE la pestaña de los resultados nacionales.

El CNE y el gobierno han iniciado una campaña para tratar de revertir el descrédito del CNE usando los argumentos de la oposición en la primera vuelta.

No pensó que la indignación popular por el fraude, se encienda y mantenga por más de ocho días una propuesta militante en su contra y de su gobierno. Tal vez pensaron ante las impugnaciones del candidato Lasso que, en el peor de los casos, esto llegará al Tribunal Contencioso Electoral donde no pasaría nada. Ya lo dijo Alvarado.

Concertó con el gobierno la decisión política no dar paso al conteo del ciento por ciento de votos y tiene preparado un supuesto parapeto legal para justificar esa decisión, pero no toma en consideración que la gente permanecerá en las calles hasta que eso suceda.

Frente a todo esto, el candidato de la oposición, Guillermo Lasso, sorprendido por la diferencia del escrutinio del CNE, confrontado con tres encuestas previas de opción de voto en las que tenía un porcentaje considerable y similar y el resultado del conteo rápido efectuado por participación ciudadana, que acertó en su conteo de la primera vuelta, comienza a revisar los resultados confrontando las actas capturadas en su propio sistema de control que fuera previsto precisamente por las dudas que el CNE dejó en el proceso inicial,  encuentra inconsistencias numéricas y falta de firmas  en 1795 actas y presenta evidencias de actas en las que no concuerdan los votos contados y consignados en el acta de la mesa, con el acta transmitida al CNE y otras sin la firma de su presidente de mesa. Esas actas representan un número total de 592.350 sufragantes.  En la misma presentación,  deja entrever que en el apagón informático sufrido por el CNE que al parecer fue provocado artificialmente, un 4.7 % de actas modificaron radicalmente la votación, al tener un escrutinio del 80% a favor de Moreno. Estableciendo que se necesita revisar esas actas para verificar su validez.

Finalmente, mientras el CNE daba largas a la notificación de resultados y la consiguiente presentación de objeciones y reclamos, CREO-SUMA siguió revisando las actas en las que encontraron nuevas inconsistencias en 2.000 actas adicionales. Un fraude masivo imposible de esconder.

No crea el Doctor Pozo, que no estamos consciente de lo que se juega en esta elección. Un gobierno que desvaneció una billonaria fortuna petrolera tanto por mala administración cuanto por corrupción del manejo administrativo, que si se mantiene en el poder el perjuicio quedará en la impunidad. Este gobierno impidió al país salir adelante con un proyecto de desarrollo económico, por consignas políticas ocultas. Usted está siendo responsable con estos resultados fraudulentos que ellos necesitan para evitar ser juzgados.

Ante todo esto me permito proponer como ciudadano lo siguiente:

Los presidentes de las mesas electorales, son responsables de la fidelidad de los datos que consignaron en las actas que han sido procesadas por el CNE. Qué mejor posibilidad de revisión, que los 41.000 presidentes de mesa, efectúen una verificación de los resultados y cómputo de los votos en el sistema electoral instalado, en cuanto a la votación en sí misma y a la firma que fuera consignada en cada acta. Ejecutar una nueva alimentación de datos ya sin escaneo sino directamente con los valores y obtener los nuevos resultados.

Esta propuesta dejará fuera de las manos tramposas al escrutinio y tendrá la operatividad urgente que se  requiere para evitar que cinco millones de votantes estafados sigan protestando y generando inquietud en el país.

Todo el proceso está plagado de indicios que permiten suponer un fraude masivo, previamente pensado para cambiar el resultado y nadie está dispuesto a dejarlo impune.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *