MENU
Glas Correa

by • August 14, 2017 • Crnl. Patricio Haro AyerveComments (0)610

#Ecuador REVOLUCIÓN O CORRUPCIÓN Por Patricio Haro Ayerve

Reunidos en Sao Paulo, Brasil, los admiradores de quienes ostentaron el poder en la isla caribeña decidieron que no podrían quedarse sin el sueño de la revolución inspirada por Marx y ejecutada por Lenin para seguir lucrando de él durante el siglo XXI. Ante la crisis de la democracia en Latinoamérica, una gavilla de delincuentes oportunistas infiltrada en ese foro decidió, por su cuenta, hacerse del poder para satisfacer sus ínfulas reprimidas por la aprehensión de sus ancestros.

patricio-haro-twiEllos conformaron un cartel multinacional liderado desde la isla, desde donde se emitieron las pautas para apoderarse de los recursos de las “banana republics” y crearon las sedes locales de esa organización delictiva en cada uno de los feudos en los que, con el embeleso de los cantos de sirena del sueño socialista, llegaron al poder y se asieron de él para pretender quedarse. Uno de ellos mplazó a la vieja dinastía de los tachos, otro implementó la versión actualizada del pacto de Punto Fijo, un tercero creyó personificar la versión exitosa y eterna de Túpac Katari y un último materializó la personalidad criolla del corsario inglés Francis Drake.

Los gobiernos autocalificados de progresistas tienen su génesis en el fracasado golpe de estado del 4 de febrero de 1992. De allí se desprenden relaciones oportunistas para la toma del poder por vía democrática, lo que les permitió materializar los esquemas implementados en el Caribe y remitirlos como dogmas a quienes pretendieron materializar las revoluciones en el siglo XXI. La ausencia de la alternancia de los gobiernos, la falta de elecciones libres y competitivas, la represión como reemplazo a los pesos y contrapesos y el ejercicio autoritario de todos los poderes republicanos, son elementos suficientes para considerar que en estos dominios revolucionarios no existe democracia o por lo menos ella está erosionada.

El país más pobre de América Latina es gobernado por una familia “revolucionaria” que sigue engañando a su pueblo con el sueño de prosperidad. También, la que fue una de las democracias consolidadas y prósperas de Suramérica, la revolución la convirtió en el país más inseguro y con la inflación más alta del mundo, de donde los ciudadanos huyen en busca de oportunidades a países libres de ese azote. En el altiplano se gobierna con un nacionalismo incoherente y vano que mantiene al país en un estado de inercia colectiva; pero en estos países se mantienen los gobiernos que vinieron para quedarse buscando materializar la revolución en medio de corrupción, que como en todo totalitarismo, enriquece a sus caudillos.

En el equinoccio se dio la alternancia del gobierno, pero no del poder. Parecería que los revolucionarios de lujosas mansiones y otros apetitos burgueses nunca creyeron en la revolución y se fueron llenando los bolsillos con dinero fácil, proveniente de la corrupción generalizada, que les convirtió en nuevos ricos que disfrutan de sus riquezas mal habidas protegidos por los que se oponen a la “cirugía mayor” porque ellos prefirieron la corrupción y no la revolución.    

 

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *