MENU
Glas responmsabilidad

by • July 9, 2017 • Estuardo MeloComments (0)763

#Ecuador RESPONSABILIDAD POLÍTICA Por Estuardo Melo

El dos veces Vicepresidente Constitucional Jorge Glas fue convocado para aclarar los aspectos que lo involucran en la corrupción de las áreas estratégicas y la aparente legalidad de Odebrecht en sus contratos con el Estado, el ocultamiento de sobornos y la anulación de instancias de control. Fue una sesión ordinaria de la Comisión de Fiscalización de la Asamblea Nacional, misma que en Comisión General examinó su actuación desde el 2007 hasta esta fecha.

EStuardo meloAnte la responsabilidad política admitida por Rafael Correa y  su gobierno  en las tramas de corrupción en las áreas estratégicas de manejo del Estado, responsabilidad que abarca al menos 30.000 millones de dólares en sobre costo, Jorge Glas admite en cambio que esa responsabilidad se circunscribe exclusivamente al nombramiento de funcionarios que traicionaron al gobierno con su actuación. Pero no hay tal, porque un funcionario que asume un cargo público, tiene en sus hombros la responsabilidad política, administrativa y penal, cuando las gestiones encomendadas a su supervisión, adolecen de fallas en el control económico, técnico y operativo, como ha sido el caso en la mayoría de proyectos desarrollados a su cargo en el denominado sector estratégico.

Si bien, la responsabilidad política deviene del mandato entregado por el pueblo en elecciones. El vicepresidente no acepta que se empeñen en enlodar, acusar o señalar sin otras pruebas que recortes de periódico y exige respetar la honra ajena. La responsabilidad política se establece en la Ley y el funcionario público debe ceñirse a lo que allí se establece. Este último aserto, a la vez que lo favorece, lo inculpa, porque una cosa es que se haya preocupado de no dejar huella y otra es que no se haya perpetrado los ilícitos, que él mismo pide que sean investigados.

Pide que auditen sus cuentas, dice  no esconder nada, que se debe recordar al Ecuador de antes, del sálvese quien pueda; Un país sin institucionalidad en que la política pública consistía no tener políticas, porque otra manera de corrupción era el no hacer nada, no tener energía, con millones de dólares y empleos perdidos. Era hacer más ricos a los ricos y el resto que se las arregle como pueda. Hospitales sin medicinas, sin carreteras, con cortes de energía. -En esos tiene razón. Habría sido impensable que a pesar del auge petrolero, no se hubiera hecho nada-.Pero tampoco es aceptable que por implementar servicios se haya propiciado semejante descontrol.

Lo que extraña es que pide que se investigue todo ahora, pero en el transcurso de los diez años de su gestión, jamás se le ocurrió auditar, controlar o supervisar, ni tuvo sospecha alguna que sus gerentes y ministros hacían de las  suyas a sus espaldas y robaban los dólares por millones, gracias al encarecimiento de las obras y a los arreglos subterráneos con los contratistas. Es que acaso los departamentos de auditoría interna no estaban operativos?  Qué pasó con la fiscalización contratada?

Dice que los ecuatorianos tenemos derecho a contar con servicios de primera, sistemas de comunicación modernos, banda ancha de internet en escuelas públicas, servicios hospitalarios de primera, el no hacerlo habría sido otra forma de corrupción. – Según él, antes, no éramos gente ni  ciudadanos. Éramos consumidores y el que no tenía, allá, debía arreglarse como pueda. – Dando a entender que antes de su gobierno no había carreteras, escuelas públicas gratuitas, atención hospitalaria pública ni ningún otro servicio provisto por el Estado -. A diferencia de ahora, que construyeron 70 escuelas del milenio y otras tantas escuelas de hojalata.

Pero es él mismo quien siembra dudas sobre su gestión de 10 años, porque sus proyectos hechos realidad no forman parte de ningún plan articulado, ni planificado para su desarrollo. Surgen solamente de ideas sueltas inspiradas en lo que él mismo creía, eran proyectos impostergables.

No eran parte de un proyecto mayor, ni de un Plan de Inversiones; los proyectos ejecutados no tuvieron factibilidad técnica real ni estudios a nivel de detalle; no existió un análisis de las prioridades. El impacto económico de las inversiones, generó desajustes de la economía, al igual que el requerimiento de fondos, créditos o forma de pago. Tanto es así, que el país al final de su gestión se encuentra en grave crisis económica.- Muchas de las obras alcanzan a valores casi duplicados del valor original contratado-.

Qué fue lo que lo impulsó a construir simultánea y masivamente 8 centrales hidroeléctricas con una inversión de 5.000 millones en cuatro años, algunas de las cuales todavía no generan electricidad ni están terminadas. ¿Respondía  esa urgencia a la demanda proyectada de energía del país? O era por el contrario el enfermizo afán de contratar crédito costoso, probablemente con coima de por medio, o contrataciones a dedo con sobornos con las empresas chinas o con Odebrecht.

Los proyectos multipropósito de los ríos de la costa, no tuvieron como antecedente un plan de desarrollo productivo para mejorar las condiciones agrícolas en la sabana costera, o un proyecto para mejorar el nivel de exportaciones. O les brillaba el ojo con el crédito de mil millones de dólares para la ejecución de tres proyectos. Qué querían más, la coima o detener las inundaciones. O era por eso que se denominaban “multipropósito”. ¡Coimas y control de inundaciones!

Un ejemplo interesante es la compra de camiones para el ejército ecuatoriano. Van a china tras un financiamiento de diez mil millones de dólares que no consiguen. Les ofrecen doscientos millones para camiones y los compran, sin haber siquiera producido la necesidad institucional.

Todo eso: la declaratoria de emergencia, las leyes ad-hoc, los créditos costosos, los sobreprecios, la contracción sin licitación, etc., etc. Huelen de lejos a corrupción. El Vicepresidente apuesta a su propia credibilidad, pero la mitad de la gente le cree y la otra mitad piensa que lo que quiere es ganar tiempo con una arenga sobre la responsabilidad política de obra ejecutada, sin justificar su costo, sus prioridades ni la corrupción implícita.

La responsabilidad política que alude el Vicepresidente, emana de los cambios realizados en la Ley del Servicio, la creación de ministerios coordinadores y del  art. 314 de la  Constitución que establece que el Estado será responsable de la provisión de los servicios, pero la misma Constitución señala las responsabilidades y obligaciones de quienes ostentan el poder, cuando dice que “Garantizará principios de  obligatoriedad, generalidad, uniformidad, eficiencia responsabilidad regularidad y continuidad”, que son aspectos incumplidos por sus gestión. Hay ineficiencia en los costos, las prioridades, la real capacidad de crédito y el control de ejecución.

No hay claridad en las cifras de los valores invertidos por el gobierno de 10 años de la presidencia de Rafael Correa en los sectores estratégicos. Se asume que el total de inversiones llegaría a cerca de 100 mil millones de dólares, pero también hay análisis respecto al sobreprecio de todas las obras que van del 30% al 100%, como en el caso del proyecto Manduriacu o Collas. Si bien, hay posibilidad de diferencia de costos entre uno y otro proyecto hidroeléctrico, tomando como ejemplo el proyecto hidroeléctrico San Bartolo, de la corporación La Favorita con una producción de 49,9 MW, costó un millón seiscientos mil dólares por cada Megavatio instalado. Un valor referencial aceptable para un proyecto con equipo de primera, (no chino). Un costo mayor, significa que el proyecto no puede pasar el análisis de pre factibilidad técnico-económica y no debe ser ejecutado. Pero los 8 proyectos sobrepasan el costo  recomendable. Eso no es responsabilidad política, es IRRESPONSBAILIDAD POLÍTICA!

Eso significa que el tan cacareado aserto del Ministro Rivera respecto al endeudamiento del País, que aceptó créditos para estos proyectos con un 7.5% de interés y que esperaban un rendimiento de un 22%, queda sin piso porque al tener la inversión inicial un incremento de sus costos finales, el repago de la deuda contraída es imposible.

El Vicepresidente en su comparecencia ante la Asamblea Nacional, ha explicado que por el cambio de concepción de la estructura administrativa y la transformación de entidades como Andinatel y Pacifictel o las empresas eléctricas, tanto la gestión como la responsabilidad de los proyectos, iban a ser parte de iniciativas más concentradas en los ministerios de cada ramo y su control a cargo de los ministerios coordinadores y expone como contraparte, la recuperación económica de cientos de millones de dólares recuperados gracias a esas gestiones. Lo que no dice es cuánto más se hubiera podido obtener con gestiones apropiadas y honorables y tampoco dice por qué con tantas ganancias el país está en la banca rota, porque no puede negar que existe una gran cantidad de contrataciones dudosas, costosas y sin servicio.

El gobierno del que formó parte, ha dejado una secuela de crisis económica que será difícil de superar y esa condición no fue aludida en el informe. Habló de las iniciativas, pero no del control de las inversiones, de la estrategia económica, de la deuda contraída para esos proyectos ni la oportunidad de su ejecución. Ahora, luego de los 10 años en funciones, la deuda contraída para la ejecución de esos proyectos es INSOSTENIBLE!

Mientras los opositores marcan como responsabilidad política la falta de control y el desfalco producido y comprobado en la obra pública del gobierno, el vicepresidente trata de atenuar sus responsabilidades diciendo que también es responsabilidad política:

  • Haber cambiado la matriz energética;
  • Construir escuelas del milenio e introducir el bachillerato internacional en 200;
  • Cambiar la matriz productiva del país;
  • Hacer en 10 años lo que pudo tomar 50.

Para contrarrestar las opiniones que le otorgan responsabilidad en la corrupción y mal manejo aduce que:

  • Existe una gran diferencia entre responsabilidad política y administrativa.
  • Como vicepresidente o ministro no ha sido miembro de comisiones para formular y preparar documentos.
  • Que la responsabilidad recae en funcionarios, quienes hayan actuado de manera dolosa los que han sido y tienen que ser sancionados.
  • Declaró ante notario que no tiene que ver con empresa CAMINOSCA ni ninguna otra empresa.
  • Que le tienen sin cuidado las imputaciones que lee hagan funcionarios en delaciones para obtener rebaja de penas.
  • Pensó en una gran refinería; 8 hidroeléctricas. No permitiría que ninguna mente pequeña achique sus sueños.

Ha dicho en su comparecencia que está en marcha un proceso de des-estabilización política. Que quieren entrar por la ventana, que golpean a Glas, luego a Lenin y finalmente a Rafael, pero si quieren sus cargos, que ganen las elecciones. – Nunca aclaró, no lo hará, ni negó la existencia del audio difundido de su llamada telefónica a Juan Pablo Pozo, para que apague la página de información electoral y modifique los resultados en la segunda vuelta -.

También trató de desvirtuar sus responsabilidades en el caso Odebrecht, afirmando que esa empresa opera como una mafia en 25 países; que Estados Unidos no detectó la vulneración de su sistema bancario; que Brasil lo hizo y defenestró a sus mandatarios. Pero él, como Vicepresidente y encargado desde siempre de los sectores estratégicos, de no haber sido por el jackeo de los papeles de Panamá y el caso lava jatto, hasta la fecha de su comparecencia tendría a Carlos Pareja Yanuselli y Alex Bravo, como funcionarios de su sector, ni se habría dado por enterado de los sobornos pagados por Odebrecht a los involucrados en esos contratos, comenzando por Alecksey Mosquera. Tampoco y en ningún momento de su gestión ha llegado a establecer el valor real que debieron tener los proyectos (sin corrupción de por medio), o el valor del atraco.

Defiende la construcción del Acueducto para la Refinería del Pacífico, pero olvida que por alguna razón que no se explica por sí sola, éste fue construido con especificaciones de oleoducto, obviamente encareciendo su valor.

Recibió las siguientes delegaciones:

  • Manejo integral de los recursos hídricos con políticas públicas y  un marco legal coherente, imposibles sin innovaciones constitucionales y jurídicas.
  • Implementación de proyectos para producir energía renovable y mejorar eficiencia energética.
  • Sustitución de energía producida con combustible
  • Expansión de la accesibilidad de la comunicación.
  • Búsqueda de eficiencia del sector petrolero.
  • Generación encadenamientos productivos.

El art. 314 de la Constitución establece que el Estado será responsable de la provisión de los Servicios Públicos y, según el funcionario, es responsabilidad política de los entes estatales proveerlos. Igualmente en los decretos de creación de los entes estatales que deberán manejar los sectores estratégicos y en el decreto por medio del cual se encarga  al vicepresidente su manejo, gestión, supervisión y control, constan claramente tanto las atribuciones, cuanto las obligaciones de los funcionarios.

El Vicepresidente Glas, en su comparecencia expone la magnificencia de su gestión al presentar como de su responsabilidad política, la implementación de planes y programas de alta inversión y sus beneficios para el País, pero deja de informar sobre su irresponsabilidad política con respecto al sobrecosto, plazos incumplidos, irregularidades contractuales, fallas de fiscalización, ausencia de auditoría interna, cobro de sobornos de los funcionarios encargados para permitir ventajas a los contratantes, etc.

No hay excusa posible para un funcionario encargado de delicadas funciones y altas inversiones, que al momento de rendir cuentas lo haga de forma maniquea, sin establecer el verdadero perjuicio que su función de 10 años, irrogó al Estado ecuatoriano.

 

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *