MENU
Militares carondelet

by • June 7, 2016 • Crnl. Patricio Haro AyerveComments (0)1571

#Ecuador ¿PRETORIANISMO O DIGNIDAD? Por Patricio Haro Ayerve

El pretorianismo, a decir de Samuel Huntington (1927-2008), es “la intervención de los militares en la política”, considera que “esta no se da por la naturaleza de la institución armada sino por la debilidad de las instituciones”. Esta afirmación, después de una larga investigación académica, permitió comprobar la siguiente hipótesis: “Cuando la situación política o económica hace crisis y el gobierno utiliza su poder institucional de manera arbitraria y las normas institucionales dejan de tener significado vinculante para los actores, las Fuerzas Armadas se transforman en actores políticos por acción u omisión, situación que las pone en un papel de administradores o árbitros de la situación.”

La constante agresión a las Fuerzas Armadas por parte del gobierno ha tenido un proceso de intensificación tal que las reacciones de sus miembros no se han hecho esperar. Ante las ofensas a la institución y a sus mandos, ante la prepotencia, ante el irrespeto a la normativa vigente y a la malhadada intensión de enfrentar a oficiales y tropa y de desacreditarla con el propósito de restar la credibilidad y confianza que le tiene el pueblo, ellas se han dado de diferente manera provocando una serie de comentarios en la opinión pública, especialmente en las redes sociales, que ameritan el sereno y objetivo análisis por el bien de la institucionalidad.

Ante las ofensas de un prepotente la reacción de un capitán fue una respuesta pocas veces sucedida. Las contestaciones a la carta circular enviada a los correos electrónicos de los miembros activos de las Fuerzas Armadas no se han hecho esperar; en ellas existen exigencias comunes al “comandante en jefe”. La contestación de un teniente coronel, profesor de la Academia de Guerra del Ejército, pide respeto a la institución, a la seguridad social, a la carrera militar y a sus miembros, luego demanda mantener la capacidad operativa y estratégica para el cumplimiento de las misiones constitucionales y  destaca las aberraciones del gobierno en contra de la institución más respetable del país.

Merece destacarse la actitud de un profesional perteneciente al Cuerpo de Infantería de Marina, comandante de batallón, que en una reunión puso a consideración de los miembros de ese cuerpo de élite ahí presentes, exigencias mínimas para el ministro de defensa y para el comandante en jefe, que debían ser canalizadas por órgano regular; pero por vileza, uno de los asistentes gravó la intervención del comandante para difundirla por las redes sociales. En ella se ve dignidad, coraje y respeto pero ya ha sido interpretada como insubordinación e intervención política.

El poder político conmina a los militares a ser obedientes y no deliberantes sin tener idea de cómo ni cuándo así  deben proceder. La situación actual ha hecho crisis y ha generado la reacción de los mandos medios de las Fuerzas Armadas. Hay dignidad pero en buena hora todavía no hay pretorianismo. Lamentable que los gobiernos del nacional socialismo del siglo XXI, en algunos países, hayan llevado a sus fuerzas armadas a ser jueces de la democracia. Venezuela es un ejemplo que no se debe seguir.

 

Militares carondelet

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *