MENU
Ramirez Moreno

by • May 2, 2017 • Estuardo MeloComments (0)1804

#Ecuador PARA QUÉ ENGAÑARSE! Por Estuardo Melo

Si creímos que los diez años a cargo de la administración de Rafael Correa fueron el sinónimo de un fracaso económico, con despilfarro de fondos, des-planificación obra costosa, elefantes blancos, corrupción y endeudamiento, todo ese cúmulo de estupideces en grado sumo, no era otra cosa que parte de la ejecución del PLAN NACIONAL DEL BUEN VIVIR cuya autoría se atribuye René Ramírez, el ratoncito minimalista que ahora ejerce la “rectoría” de la educación superior.

EStuardo meloEn el documento que preparó Ramírez, constan con claridad las diversas etapas y los pasos que debía dar el gobierno para llegar al culmino de sus reales apetencias. La conformación de una biópolis eco-turística, en la que se pudiera vivir y morir con dignidad, amar y ser amados, en un ejercicio de igualdad, como sinónimo de justicia, donde no prevalezca el predominio de unos sobre los demás.

Había que trabajar en la transformación de una sociedad primario-exportadora, que de paso a otras formas de generación de riqueza (sin decir cuáles) destruyendo los paradigmas existentes del capital, la explotación, la inversión, la utilidad empresarial, etc.

Eso dice el Plan Nacional del Buen Vivir, aprobado como tal, por la Asamblea Nacional.

Al final de los diez años de ejercicio administrativo, la Presidenta de la Asamblea Nacional en un arranque de ingenuidad, establece que con el trabajo legislativo realizado en los últimos ocho años de su Presidencia, ha llegado a poner al País en el “Punto de Quiebre” del que habla el Plan citado, que es el momento en que se puede operar el instante transformador de la Sociedad Ecuatoriana, que siendo como ha sido una Democracia liberal con un sistema económico de mercado, pase a convertirse en una economía centralmente dirigida, descapitalizada en el sector privado, conformando para ello una “Propiedad Republicana”, es decir, que todos los capitales, inversiones, propiedades en manos privadas, pasen a integrar el gran fondo estatal que en adelante será manejado por los entes del Estado. Banco Central, INMOBILIAR y empresas Públicas del SEMPLADES, para proceder al “reparto equitativo de los bienes de la producción”.

Esto significa, si nos atenemos al discurso de la Señora Rivadeneira,  que la estructura legal y constitucional para la transformación está lista y en su punto de quiebre. Ha sido concluida gracias a una metodología simplificada que consiste en la discusión de un texto pre-elaborado  en el seno de una comisión legislativa en dos instancias y su aprobación en el Pleno de la Asamblea, en base al informe del Presidente de esa comisión de asambleístas.  No hay discusión de los textos en el Pleno y siendo una Asamblea con mayoría política del partido de gobierno, la aprobación es un hecho.

Si bien, antes del momento actual, faltaba el “ajuste legal” para continuar con el Plan, también falló otro aspecto.  Había tanto dinero en la caja fiscal, que ese factor impedía entrar de lleno en la confiscación y la transformación de la sociedad ecuatoriana, en cuanto a la propiedad privada y la tenencia de capitales. Era imposible emprender en la destrucción de la estructura productiva y el mercado de capitales, con tanta bonanza, ocurrida por los precios del petróleo, de manera que Correa, que tenía tanto afán de llevarla a cabo, no estuvo en el momento apropiado para hacerlo.

Entonces, faltaba extinguir el enorme fondo fiscal que llegó impensadamente por venta de petróleo, dejar la caja fiscal en banca rota y endeudar al país hasta el límite de sus posibilidades de pago o más allá.  Y la etapa se cumplió con total éxito. El fisco quedó sin fondos ni para pago de salarios.

En el Plan Nacional del Buen Vivir de Ramírez, se menciona al “Punto de Quiebre” como el momento en que los ecuatorianos debemos concurrir voluntariamente a participar en  la conformación del nuevo orden de cosas, convertir a la sociedad en un ente igualitario y sin privilegios, iguales en trato, valor en la sociedad, igualdad económica, igualdad cultural, científica, profesional, donde nadie pueda dominar ni ser dominado por los demás.

En otras palabras, el ciudadano bajo el nuevo concepto, debe entregar sus bienes y despojarse de sus canonjías, antes  otorgadas por sus conocimientos y ejecutorias, cargos y distinciones.

Esa etapa es la que toca cumplir, por diversas razones a Lenin Moreno y que en pequeñas dosis fue siendo implementada por Correa. Todos, en el mismo estatus de seguridad social (destruyendo la institución) Todos ganando las mismas utilidades empresariales (Impidiendo el cobro de utilidades supuestas como excesivas en las telefónicas); Iguales y sin fondos de jubilación privados: El Estado como el mayor empleador (incremento insustentable de la burocracia); El Estado como el Mayor (o único) inversionista; El Estado el patrocinador de salarios incrementados y homologaciones salariales (insostenibles); El estado ofreciendo servicios gratuitos, hasta para colación escolar ( asumiendo obligación de los padres).

Qué le toca desarrollar a Lenin Moreno. A Rafael Correa le tocó, antes de terminar su mandato, imponer un plan de gobierno a su sucesor, dejando en claro que los avances no podían perderse. (El avance consistía en los pasos que dieron para cubanizar al Ecuador). Lenin Moreno no tiene caminos para escoger. País ilíquido, sin Presupuesto  del Estado, con alto déficit fiscal y presupuestario acumulado, con enorme deuda sin recursos de pago, con grave desprestigio de sus antecesores, vistos como malos administradores, despilfarradores y corruptos, sin planes propios, con funcionarios prestados del período anterior, con una pléyade de aspirantes de dudosa reputación, con propuestas de campaña imposibles de cumplir. No le queda de otra, que hacer lo que ya dijo, seguir el camino que Correa trazó, que para ellos, los revolucionarios es la radicalización y para los demás ecuatorianos es la peor de las desgracias en que caerá el país. Es decir, la conformación de la Propiedad Republicana, la economía centralizada y la sociedad igualitaria.

Muy probablemente el sistema monetario será modificado: Los dólares reales que el sector productivo ofrece, serán absorbidos por el Estado y luego canjeados para el intercambio interno con moneda electrónica sin respaldo ni forma de canje. Los dólares reales a ser depositados en las cuentas externas del gamonal de turno y los electrónicos para sustentar el intercambio local.

No es solamente un factor ideológico el que prima en estas decisiones. Es que para Rafael Correa, enfermo de odio como es, ansioso de revancha y con un afán por vengarse de todo el mundo, este proyecto le venía como anillo al dedo, por dos razones:

Pondría a todos en una situación de riesgo y desorientación, como les habrá sucedido a los cubanos en esas épocas y,

Quedaría, una vez completado el círculo de transformación, expropiaciones y confiscaciones, listo para ejercer su apología del séptimo acto, personificando al gamonal, mandamás, capataz, dueño de la verdad, instructor y monosabio. Un Fidel Castro tomo II, que seguramente será más siniestro, más preparado, más ideologizado y eterno.

Por esa y otras razones de mayor mezquindad y ruindad, que para ellos son factores sine-qua non de su concepto político, es que tuvieron que implementar el FRAUDE. No era concebible para ellos, bajo ningún punto de vista, ceder el poder tan fácilmente, entregándolo a una tendencia política de desarrollo y mercado. Ninguno de los personajes del mundo correísta, maneja la ética como una persona normal. Comenzando con el hecho de que para ellos, el fin político  que se tracen justifica cualquier medio a su alcance, esté dentro o fuera de los límites éticos normales, porque no reconocen esos límites como válidos. Por ejemplo, asaltar un banco, es “recuperar” las desigualdades sociales. Asesinar y degollar a un ecuatoriano, es nivelar las injusticias ancestrales; poner una bomba y matar 20 personas, es un efecto colateral necesario. Asaltar al Estado, en contratos, sobornos, coimas y actos colusorios, es capitalizar fondos para la formación de brigadas y fuerzas de choque que el movimiento requiere. Instruir a guerrilleros urbanos, es combatir la contra-revolución Tomar parte de esos fondos para lucro personal de los jefes, es la recompensa por su liderazgo y su estabilidad económica futura.

Entonces, no fue un gobierno fracasado. Todo lo contrario. Tanto ha sido el éxito alcanzado en las metas revolucionarias, que en 10 años llegaron al punto de quiebre pleno y van a ser galardonados por el país que sirvió de ejemplo para las huestes revolucionarias ecuatorianas.

En cuatro o cinco años más, veremos en Ecuador, las imágenes que hoy vemos en Venezuela. Primero colas, estantes vacíos, gente buscando en los basureros, éxodo, presos, manifestaciones y un enorme oso polar hablando de lo maravillosa que es ha sido y será la revolución y el socialismo del siglo XXI.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *