MENU
Morenio Glas Correa

by • August 15, 2016 • Estuardo MeloComments (1)7289

#Ecuador !NO DEJARSE EMBAUCAR! autor Estuardo Melo

EStuardo meloCuando el Presidente de un Estado habla, se espera que sus asertos sean un sinónimo de equilibrio y verdad. No es tal, cuando Rafael Correa en su desesperado intento por liberarse del juicio de la historia, disemina criterios distorsionando hechos, para desinformar a un auditorio ingenuo o poco ilustrado.

Si sugiere la re-elección de la Reina de la ciudad o destaca la belleza de su Gobernadora, su real interés es resaltar abiertamente su admiración por el ex ministro de Justicia, su  ex secretario privado, al que convirtió en alcalde, cuya convocatoria no se pierde.

Que no le crean cuando se disculpa sobre las expresiones de indiferencia del gobierno por la magnitud de los daños en otra provincia que sufrió graves consecuencias del terremoto, ni den valor a pretextos interpuestos para el desvío de fondos obtenidos de la Ley  de Solidaridad que significó la confiscación de salarios de los trabajadores del país, por culpa de su imprevisión para el manejo de desastres, volviendo a mencionar “fonditos”, cuyo monto según él, de nada habría servido. Tampoco le vayan a creer que los opositores a su gobierno estaban opuestos al sacrificio que la Ley impuso, porque lo único que  quisieron fue que los fondos pasen a conformar un fideicomiso para evitar lo que sucedió. Que se utilice el dinero para saldar cuentas atrasadas, por iliquidez de las cuentas fiscales.

Cuando hable de “DÉCADA GANADA”, tengan presente que los 10 años de “revolución ciudadana” son sinónimo de un billonario despilfarro, corrupción pública, endeudamiento demencial, obra pública con un 30% de sobrecosto y depresión económica para 20 años; que la obra que pretende mostrar significó solamente un 15% del total dilapidado.

Si llegara a mencionar que a consecuencia del sismo de en 1987  el gobierno de Febres Cordero,  incrementó el precio del gas, diésel y gasolina, el valor del transporte público e indirectamente el valor de los alimentos y que  la inflación se disparó,  recuerden que ese desastre destruyó el oleoducto y detuvo la exportación petrolera por casi un año y el suministro de petróleo a las refinerías del país y que este gobierno incrementó el IVA en un 2% que deberemos pagarlo todos, probablemente por tiempo indefinido.

Que por el terremoto de  Chile, ese país de  mayor desarrollo  relativo, incrementó impuestos a la producción, industria, cobre. Pero lo que el Presidente no dice es  que el suceso costó treinta mil millones de dólares (10 veces más que el de abril) y que la Presidenta chilena agradeció la oferta de ayuda internacional, pero dejó claro que su país estaba en condiciones de sufragar los daños por sí solo. (Ellos sí  disponían de “fonditos”) En Ecuador, nada pudo haberse hecho, a no ser por los fondos de contingencia de los organismos internacionales, que incrementan la deuda pública.

Si menciona que en el terremoto en Japón del 2011, se aumentó el impuesto a la renta por 25 años en el 2.1%, reducción de aportes a pensiones básicas, comparando inadecuadamente un evento que ocasionó un desastre nuclear que privó al país del 50% de su energía, a más de la destrucción  de viviendas e infraestructura de ciudades enteras, provocada por el sismo y el tsunami. Es así como Rafael Correa distorsiona hechos y realidades, para cubrir sus ineficiencias y errores. Hacen mal sus convocados en aplaudir y creerle.

Pide a los Esmeraldeños madurar como nación, por el efecto del terremoto y a los jóvenes a rechazar las mentiras dichas contra su gobierno. Como si no fuera de dominio público, que se despilfarró alegremente dos cientos sesenta mil millones de dólares y que no contaba con un solo céntimo para la reconstrucción ni para ninguna otra cosa y si no era por la ayuda que recibieron de otros ecuatorianos, no habían tenido ni agua que beber en los cuatro días posteriores.

Resiente que lo traten de “dictador” por forzar la evacuación de Muisne, sin contar sino con una oferta de viviendas gratuitas, que quién sabe cuándo estarán habilitadas.

Si les dice que guardar la plata bajo el colchón es macroeconómicamente ineficiente, respóndanle que lo que es demencial y absurdo es manejar la macroeconomía sin tener sustentabilidad alguna para el pago de la deuda, en el manejo del déficit presupuestario, o para los programas sociales de salud y educación, para los que no se cuenta con un solo dólar para salarios ni gastos operativos. Todo será deuda por pagar en tiempo de recesión.

Si les ofrece construir más puertos pesqueros, más puentes y escuelas, deben saber que los construirá gracias a los fondos del terremoto, que sin el trágico evento, ya no habría podido construir nada, porque el país quedó sin fondos para los próximos 10 o 15 años, con petróleo prendado y recaudación de impuestos a la baja.

Los Jóvenes ecuatorianos no son tan tontos, como para saber qué es verdad o no y no pueden perder la capacidad de indignación frente al engaño. Las 26 escuelas nuevas construidas en tiempo récord son furgones de tol de origen Chino que han sido instaladas al apuro, porque ni eso han sido capaces de ejecutar bien.

Compara la isla de Muisne con la isla de los pájaros en el Río Guayas que sí es una acumulación de sedimentos, mientras que Muisne tiene un origen geológico distinto. Si hay algún estudio para evitar el riesgo, lo debió presentar antes del terremoto, con respaldo técnico y no por su parecer inopinado.

Sería bueno saber si el plan de gastos del SEMPLADES tuvo algún sustento de planificación física y estadística o es solamente otro plan de despilfarro (asignación de gastos) con efectos electorales y el consecuente regalo de bonos, ayudas y casas de cemento con techo de Árdex, sin capacidad de multiplicar los beneficios, o convenir con los nuevos propietarios en la entrega de créditos blandos.

Ahora, con el terremoto se acuerda de las edificaciones en sitios de riesgo, pero que hizo durante estos 10 años el Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda, para planificar reasentamientos como el de Babahoyo. Nada.

Cuando les habla de asistencialismo, los ecuatorianos debe saber que parte del despilfarro ha sido por el afán populista de proyectos que no tienen sustento económico, ni real interés o, análisis de costo beneficio ni del reinversión de fondos para el desarrollo real.

Sí, rechacen tanta irresponsabilidad y demagogia, politiquería mediocre, pero de quién les engatusa para cubrirse las espaldas. Quiere que la gente le apoye en su gestión fallida que acabó con el país.

Se atrevió incluso a hablar del caso Arce, como prueba de que la justicia impera. Pensará en su insensatez, que los ecuatorianos se olvidaron del caso El Universo, el “chuki seven”, la mano del Consejo de la Judicatura en el proceso, de la renuncia del Fiscal del Guayas y su recompensa como juez de la Corte Constitucional, la declaración del Juez Paredes, o el triste episodio del gran hermano,  el juicio inconstitucional incoado contra Cléver Jiménez por uno de los jueces de su corte propia.

Es mil veces preferible un Presidente que ofrezca apoyar al desarrollo social del grupo Afro-descendiente, le ofrezca plazas de trabajo y progresen para salir de la pobreza, que utilizar su pobreza como propaganda de su gobierno, aunque sigan formando parte de las estadísticas negativas.

Con la superación de la pobreza en duda, a pesar de las enormes cifras que manejó; con una obra pública cuestionada por la corrupción y el sobreprecio, con contratos a dedo, créditos con intereses exorbitantes, obras emblemáticas por haber sido las más costosas del mundo, como la hidroeléctrica de Manduriacu y la vía a Collas, con la repotenciación de la refinería de Esmeraldas que es el ejemplo de la corrupción de este gobierno; frente a la corrupción indudable de la intermediación en la entrega de petróleo a las empresas chinas, con precios rebajados y pagos a terceros comprometidos con funcionarios, se atreva a decir que el despilfarro en obra pública es para beneficiar a los ciudadanos, es mucho cinismo. Toda la obra, más que por el interés y el beneficio, es por la coima y la concusión en la aprobación de crédito caro y contratos a dedo con sobreprecio.

Cuando sigue ofreciendo nuevas obras, causa escalofríos porque eso significa que contratará más crédito que hunde paulatinamente al país en la insolvencia económica para los próximos 15 años.

Decir que duplicó el PIB en su gobierno, cuando todos sabemos que el incremento de 50.000 millones a 100.000, fue artificial y lo hicieron para conseguir mayores cupos de endeudamiento y la disminución estadística de la Eoblación Económicamente Activa (un supuesto absurdo), fue solamente para que disminuya en igual proporción la cifra de desempleo y subempleo en un gobierno que fue incapaz de crearlo para beneficio de los ecuatorianos.

Una DÉCADA GANADA, como quiere hacerles creer, no deja un endeudamiento profundo, un desempleo crítico, programas sin sustentabilidad. Es una década completa, perdida en la demagogia, el populismo y la ignorancia en economía.

El populismo, la demagogia correísta, la obnubilación del mandatario por llevar al país hacia el comunismo, le impidió analizar los aspectos macroeconómicos que permitieran ofrecer sustentabilidad a las políticas económicas y esa es la principal razón para la debacle a la que nos llevó, a pesar de la enorme fortuna con que contó.

Los indicadores económicos con sustento en la proyección de las variables fiscales del banco Central del Ecuador, permitían ver que tanto los plazos, como los montos e intereses contratados por el gobierno eran insostenibles.

La medición del impacto de la disminución de los precios del crudo permitía asegurar que iban a producirse cambios radicales en los indicadores de sostenibilidad.

La sostenibilidad del gasto fiscal (inflado hasta lo imposible) frente a la disminución de los montos pagados por IVA e impuesto a la Renta, también resultaba inmanejable.

Los efectos de una tasa de crecimiento en el rubro de sueldos y salarios, creó una brecha frente a los ingresos tributarios de aproximadamente un 20%. (Fijación inadecuada del salario mínimo y la homologación salarial).

Igualmente un incremento sostenido del número de beneficiarios y el incremento del bono de Desarrollo Humano, permitía una sostenibilidad solamente hasta el año 2012.

Todo lo anterior fue des-estimado. La conclusión es que dada la situación actual y las políticas aplicadas a los ingresos y gastos fiscales en estos 10 años, el nivel de deuda y del gasto fiscal central, NO ES SOSTENIBLE EN LOS PRÓXIMOS 10 AÑOS.

Pero el Presidente, sigue engañando a los Ecuatorianos…

happy wheels

Related Posts

One Response to #Ecuador !NO DEJARSE EMBAUCAR! autor Estuardo Melo

  1. EFRAIN FARTO says:

    ES QUE ES DEMADOGO Y UN DEMAGOGO ES AQUEL QUE PREDICA DOCTRINAS QUE SABE QUE SON FALSAS A PERSONAS QUE SABE QUE SON IDIOTAS

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *