MENU
Borrego Correa

by • May 7, 2016 • Estuardo MeloComments (1)1437

#Ecuador !NI BURROS NI BURREGOS! Por Estuardo Melo

EStuardo meloTodavía no es posible conocer si quienes esperan ser electos para la primera magistratura del Ecuador en el año 2017, tienen claro el rol que deberán asumir durante los siguientes cuatro años de su período y de la situación del país en los subsiguientes veinte años, luego de 10 años de mal manejo administrativo, institucional, legal y  económico.

Un año antes de finalización del actual período ya se identifica la calamitosa situación en que Rafael Correa (RC)  y su gobierno dejan al país, a pesar de la opacidad que caracterizó su régimen y la dificultad para conocer cifras y construir  escenarios del presente desastre y futuros con alguna certeza.

No han sido ciertamente, políticas económicas ni estrategias del gobierno saliente,  factores que permitieran visualizar un país en marcha ni una ruta para su desarrollo. Todo lo contrario. La alocada forma de gobernar, una gestión macro-económica inexistente y fallida, el demencial despilfarro y la corrupción, son facetas que bien analizadas permitirán escribir la historia de la política en los últimos 10 años, como una implosión absurda, que permite asegurar  que será extremadamente difícil salir de la crisis en que queda sumido el país.

Qué puede esperar el próximo gobernante. Cuáles serían las claves durante los cuatro años siguientes en que el país consiga estabilizarse y comenzar de nuevo.

Nadie en su sano juicio va a querer postularse, si los escenarios dejan ver que se ha perdido la capacidad de recuperar la economía, su institucionalidad y principalmente su fe. Será tal vez por razones de fe, que los posibles candidatos, se niegan sistemáticamente a hablar de los problemas y pasan a ofrecer soluciones optimistas, aunque limitadas e irreales, porque bien analizada la situación, esas soluciones no existen.

RC negó a los ecuatorianos la posibilidad real que su período tuvo para financiar el desarrollo del país, sacar de la miseria a los grupos vulnerables, crear empleo y reservas suficientes para las contingencias.

Lo fundamental entonces es evaluar la magnitud del desastre económico y prever la posibilidad de que el próximo gobierno sea concebido como un período de transición, que construya las bases de un conglomerado con alternativas de desarrollo y el sub-siguiente, luego de alguna recuperación, pueda ejecutar planes con objetivos claros, plazos y metas evaluables.

El primer aspecto es resolver el crítico problema de la deuda, porque no existen recursos a los que se pueda acudir para pagarla y cada mil millones de nueva deuda significan un año adicional de recesión.  No es solamente un problema de liquidez, sino de solvencia; de carencia real de recursos. Recursos que fueron dilapidados. Porque para mantener en movimiento la maquinaria gubernamental, se requieren quince mil millones de dólares anuales y el país cuenta solamente con impuestos, que en época de depresión económica, no llegarán ni a diez mil millones por año. Los pagos parciales de la deuda contraída por RC, incrementarán su monto anual del 2017 en adelante y los recursos por venta de petróleo están comprometidos entre el consumo interno y la prenda a China hasta el 2026. Como si eso no fuera poco, algo está pasando con las hidroeléctricas que no comienzan a producir y la minería lo hará al menos cinco años después. Si nos miramos en el espejo venezolano, mal haríamos en desmontar las centrales térmicas, porque la sequía avanza hacia el sur y es probable que en algún momento, falte agua en las represas.

Los fondos del IESS se transformaron en bonos que dada la situación fiscal del gobierno, no podrán ser pagados y seguirá recibiendo papeles como pago de intereses y capital. Será un milagro que el sistema no colapse. En igual situación estarán los fondos del ISSFA y el ISPOL. Será un Estado insolvente incapaz de cumplir con sus compromisos de pago en todos los niveles, sueldos,  asignaciones, deuda pública y contratos.

Un nuevo gobierno deberá hacerse cargo del ingrato papel de desentrañar la corrupción, el descontrol administrativo y la ausencia de auditoría del período presente y realizar todos los esfuerzos para recuperar los fondos dilapidados. Un control posterior, glosas, resoluciones, responsabilidad penal, embargo de bienes mal habidos, extradición de funcionarios prófugos, con el concurso de los propios contratistas extorsionados por el sistema.

Tendrá igualmente que asumir el rol de reordenamiento económico, con realismo y austeridad, administrando la virtual quiebra, el Estado obeso, el piponazgo, corrigiendo las anomalías creadas por el populismo, la demagogia y el clientelismo.

Deberá proponer una escala y homologación salarial real, que frente a la revaluación del dólar, permita recuperar competitividad a la producción nacional, disminuya la masa salarial y garantice una rebaja del valor de bienes y servicios dentro del país, garantice sustentabilidad de los servicios, propicie una economía de costos,  buenos precios para los productos exportables, controlando la tendencia inflacionaria propiciada por el consumismo.

Evaluar los programas de servicio social, atención médica y educación, para disminuir la carga financiera que pesa sobre el presupuesto del Estado, con eficiencia administrativa y reingeniería de los procesos de atención al usuario.

Lograr que todas las actividades y proyectos del país, tengan como objetivo tanto el servicio, cuanto la recuperación de las inversiones y un costo beneficio cuantificable y reversible. Si existe población beneficiada, ese beneficio debe recuperarse vía contribución para reciclar la inversión pública y emprender en nuevos programas. Eliminar el concepto de gasto e inversión social. Todo servicio o facilidad ofrecida deberá ser económicamente auto sustentable y rentable.

Todo capital que ingrese al país, deberá ser asumido como inversión y no como crédito. El nuevo gobierno debe ofrecer seguridad e invariabilidad de las regulaciones. Abrir mercados y mejorar la participación de la inversión privada.

Para conseguir tales objetivos, sin los cuales el país está en peligro de colapsar y si no lo hizo hasta hoy es porque se cuenta con un sector privado agroindustrial y comercial firme y una banca solvente, el nuevo gobierno deberá contar con el aporte humano de personas calificadas tanto en su nivel académico, cuanto en sus ejecutorias públicas y privadas. Personas cuyo criterio y capacidad de diálogo, permita asegurar el nivel de las decisiones y del impacto en la sociedad.

Sería impensable que alguien que no cuente con méritos suficientes para aportar en la reconstrucción del país, pudiera filtrarse disfrazando su mediocridad e incapacidad, como claramente aconteció en el actual gobierno y que seguramente es la causa de su fracaso. Gente pensante, altamente calificada para servir al país. Ni borregos ni burregos!! El fin de las recuas y rediles obsecuentes, sanducheros, lamebotas y serviles.

Borrego Correa

 

happy wheels

Related Posts

One Response to #Ecuador !NI BURROS NI BURREGOS! Por Estuardo Melo

  1. carlos arias says:

    Todo eso sin contar con la inundacion de la droga al haber sacado de la base de Manta a los americanos, lo que nos deja este HdP NoPhD es un Narco pais.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *