MENU
correa banana

by • March 12, 2017 • Estuardo MeloComments (0)1217

#Ecuador LO QUE QUEDA POR HACER Por Estuardo Melo

La debacle financiera que acompaña a la recesión económica, la iliquidez de la caja fiscal y la carga del endeudamiento, no son un  sinónimo del fracaso de la gestión  del gobierno de Rafael Correa. Son realmente la consolidación de objetivos nefastos y consecuencia directa de su perversión psicótica. Quién nace para causar daño, no puede esquivar sus designios… A mayor el daño, más intensa es su íntima satisfacción.

EStuardo meloRafael Correa cumplió a cabalidad sus estrategias. Llegó para debilitar la estructura económica del País, anular sus fortalezas, potenciar sus debilidades, eliminar sus fuentes de sustento económico, acentuar los antagonismos, envenenar los espíritus, cuidando de crear en todo momento una imagen falsa de progreso, beneficio o recta intención, enmascarando su interés real: La siembra del caos para necesitar de su presencia redentora que nos conduzca hacia el “igualitarismo moderno”.

Lo hizo conduciendo al país con lo que él definió como DE UNA BANANA REPUBLIC, A LA NO REPÚBLICA! Lo hizo bien, aplausos!!

Ahí estamos luego de 10 años desperdiciados, despilfarrados, perjudicados, engañados, frustrados, quebrados y plagados de corrupción, tratando de chapotear en el lodo putrefacto que deja la devastación provocada por aquella mente confusa y enferma.

No queda para el nuevo gobierno, otra cosa que establecer un PERÍODO DE TRANSICIÓN, ante la catastrófica situación, que reordene el país, su institucionalidad maltrecha y su visión de futuro. Tomar lo poco que quedó como saldo del balance nefasto, para intentar recuperar el tiempo perdido, racionalizar los recursos, equilibrar los balances, programar el pago de una deuda demencialmente adquirida, ya que del dinero que ingresó en los 10 años anteriores, casi nada se podrá recuperar.

Cautelar la circunstancia de pérdida total, para no tener que afrontar la absoluta escasez de los mercados y el reciclaje de desperdicios de alimentos en nuestras mesas.

Ante la falta de recursos fiscales, queda la tenue esperanza de cobrar a quienes contrataron con sobreprecios mediante el pago de sobornos, perjudicando al país; resarcirse de pagos indebidos realizados a consultores inescrupulosos, salarios no devengados, contratos inconclusos, multas. Se podrá tal vez demandar la repetición contra aquellos que causaron perjuicios en su gestión, que el Estado debió pagar e incautar cuentas abiertas en paraísos fiscales tan utilizadas para esconder sobornos y co-participación de funcionarios públicos, incautando además una que otra propiedad mal habida por los nuevos ricos.

Poco a poco, nos vamos enterando de las marramuncias del régimen y sus  personeros, en su falta absoluta de escrúpulos en el manejo de la cosa pública, gracias al relato descarnado de sus antiguos colaboradores.

Muchos estaremos de acuerdo con el hecho que la imposición grotesca de esa forma de gobierno no puede continuar y, para que la justicia opere, se deberá poner bajo examen las sentencias emitidas y repetir contra los jueces los perjuicios que hubieran provocado al prevaricar. Nada podrá hacerse con una justicia cooptada, como secuela dejada por el anterior gobierno.

Por sobre cualquier estipulación Constitucional, Legal o Reglamentaria, tendrá que imponerse la buena fe, la decencia, la honorabilidad y la recta intención del gobernante. Justamente la corrección de los reglamentos, podrán ser un factor de cambio del clima de gobierno. Qué pasaría si en bien de la Justicia, todas las sentencias sesgadas fueran nuevamente analizadas bajo la misma lupa de la Ley actual, es decir el “error in-excusable”  para dejarlas sin efecto por haber sido dictadas alejada de los preceptos legales.

Qué sería del País si alguien con esas condiciones estuviera dirigiendo el CORDICOM, o conformado el Consejo Nacional Electoral, o la Corte Constitucional. Otro sería el ambiente que se respire.

Hay que considerar que el Presidente del Ecuador es un Co-Legislador, que puede y debe vetar toda iniciativa aprobada por la  Asamblea,  que no se enmarque en las políticas del gobierno y bajo el efecto de la misma Ley, sin necesidad de reformas, proponer un Plan Nacional de Desarrollo y si encuentra oposición, mandar a la casa a los opositores con la Muerte Cruzada. El período de transición debería corregir en el ámbito legislativo las anomalías creadas por el sesgo político.

Ahora, si Guillermo Lasso logra vencer la confabulación del fraude, con el apoyo del 61% del electorado, contará con el respaldo ciudadano de quienes salimos a las calles para manifestar en contra de  la Ley de Herencias y Plusvalía, al intento de fraude del 19F. No está solo. Si quiere defenestrar al Contralor, Fiscal y otros indeseables cómplices de la corrupción nombrados por el actual gobierno, solamente tienen que decirnos y sitiaremos con la protesta sus entidades, hasta obligarlos a renunciar.

Solamente se requiere de voluntad política para consolidar una concertación de voluntades con propuestas que pudieran ser llevadas a cabo en un tiempo prolijamente planificado. Las personas sabrán esperar y comprender que el momento que vive el país no es simple ni puede resolverse fácilmente.

Pensar en el mediano plazo, con la participación de  todos, aislando a  los correístas, claro está, como castigo por haber sido co-partícipes de la debacle del país.

Cabe preguntarse si la opinión sobre el correísmo es igual después de haber presenciado los escándalos en Petroecuador, de haberse enterado de las denuncias sobre los negociados del crudo con Petrochina, al haber escuchado la capciosa entrevista del vicepresidente de Ecuador, su saldo bancario, el valor de sus departamentos en Sierra del Moral, del costo del departamento del hermano en Estados Unidos,  las confesiones de Topic en su testamento; de la confesión de las repugnantes situaciones de Estado, relatadas por Pedro Delgado respecto al Presidente; de las infidencias de Carlos Pareja en los manejos de Petroecuador.

Será posible que este engaño monumental se hubiera mantenido vigente por diez años, dejando como secuela una situación catastrófica que de continuar tendría iguales efectos a la situación venezolana?

Ha sido una suerte tener dólares como moneda y un sector privado que no fuera incautado por la aberración de Correa y se mantiene a pesar de él, gracias también a los dólares del narco tráfico que hoy circulan en el País, que evitaron que esa catástrofe fuera total. Qué lamentable es admitir que ante la ruina económica del estado, sea la droga la que nos mantenga con cierta vigencia.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *