MENU
Hija Correa

by • May 25, 2017 • Cnl. Mario PazmiñoComments (0)1281

#Ecuador LO OCULTO DEL SERVICIO DE PROTECCIÓN PRESIDENCIAL Por Mario R. Pazmiño S.

El apuro con que se aprobó la ley dejó preguntas sueltas: ¿cuántos hombres integrarán esta fuerza?, ¿podrá haber extranjeros en ella?, ¿tiene esto algo que ver con la necesidad de reemplazar a la seguridad privada contratada para una de las hijas del expresidente Rafael Correa que estudia en Francia?, ¿el gobierno necesita contar con una fuerza armada paralela para situaciones de crisis?

Mario Pazmiño 2El momento en que la Asamblea aprobó con 75 votos a favor y 25 en contra el “Código Orgánico de las Entidades de Seguridad Ciudadana y Orden Público”, el 10 de mayo del 2017 se convirtió en una fecha de triste recordación nacional.

Recordemos que este proyecto fue rechazado por la mayoría de los asambleístas y archivado en 2009 y que fue retomado a última hora por petición de Correa. La pregunta que inmediatamente me surgió fue cuál era el apuro para aprobarla, si las autoridades cuentan ya con un sistema de protección.

Lo dicho por la asambleísta de AP, María Augusta Calle, respecto a  que esta ley busca garantizar y proteger los derechos de las personas ante riesgos y amenazas existentes y reasignar las funciones que fueron encomendadas constitucionalmente a la Fuerza Pública, no me fue suficiente. Y la respuesta que está en el mismo código, al establecer la naturaleza del Servicio de Protección Público (SPP), me produjo más dudas.

En el Art. 168 de la nueva le se dice sobre la naturaleza del SPP: “Es una entidad pública, especializada, jerarquizada, civil, armada dependiente del Ministerio del Interior, con el propósito de brindar una cobertura de seguridad integral a las autoridades, funcionarios o funcionarias, dignidades ecuatorianas o extranjeras y personas relevantes que se encuentran en el Ecuador”.

A mi entender, entonces, se trata de una estructura paralela armada, bajo las órdenes directas del Presidente de la República y dirigida operativamente por el ministro del Interior.

Si bien en la exposición de motivos, que fue explicada por la asambleísta Calle, se estableció que los policías y militares tienen que regresar a sus funciones, en el artículo 170 numeral 7 se dispuso lo contrario: “Solicitar apoyo de la Policía Nacional o de las Fuerzas Armadas, cuando se presuma que el riesgo para el protegido es alto y sea necesaria la coordinación con dichas instituciones, en cuyo caso el SSP será quien lidere las actuaciones”.

Lo que tampoco se menciona es la magnitud de esta fuerza: ¿mil hombres o será similar a los Círculos Bolivarianos de Venezuela conformada por aproximadamente 50.000 mercenarios? Tampoco se especificó si solo va a ser conformada por ecuatorianos o podrá estar integrada por cubanos, venezolanos, iranís, exguerrilleros de las FARC, entre otros.

Otra de mis conclusiones frente a este rápido trámite es que la crisis social  y económica existente –que puede profundizarse- y la ética –si acaso se quiere investigar lo sucedido en esta década- será un detonante a corto plazo que pondrá en peligro el sistema democrático y donde las instituciones de la fuerza pública tendrán que definir entre proteger a un partido político o caudillo socialista o hacer respetar el mandato constitucional como reza el Artículo 158 de la Constitución:

“Las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional son instituciones de protección de los derechos, libertades y garantías de los ciudadanos”.

Si la fuerza pública cumple su mandato, esta nueva fuerza armada será la que saldrá entonces a defender al gobierno y repeler a la sociedad que no está de acuerdo con el mismo.

La cereza del pastel

El expresidente Rafael Correa tiene un talón de Aquiles: el contrato realizado por el estado ecuatoriano con la empresa española Undercover Global S.L., que proporciona el servicio de protección VIP a su hija Sofía Correa Malherbe, a un costo mensual de $76.190 dólares aproximadamente, lo cual no está autorizado a realizar, pues los únicos encargados de proporcionar seguridad son el personal militar y policial ecuatorianos asignado a su protección y la de su familia.

Pero este problema no solo alcanza al presidente saliente sino al entrante, quien no tuvo ningún escrúpulo en utilizar seguridad militar (Sgop. Miño Mosquera Fredy Guillermo) con todos los gastos que esta actividad incluye, durante su estadía en Ginebra y sin cumplir ninguna designación oficial del estado ecuatoriano.

La pregunta final, por la que también espero una respuesta, es si sobre esto se rendirá cuentas o quedará en el olvido, pese a que se trató de dinero de los ecuatorianos.

shttp://analisisecuador.com/lo-oculto-del-servicio-de-proteccion-presidencial/

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *