MENU
Fracaso Correa  b

by • August 31, 2016 • Estuardo MeloComments (0)2793

#Ecuador LA RUTA HACIA EL COMUNISMO Por Estuardo Melo

EStuardo meloEl correísmo pretendió transformar al sistema político y la estructura económica del Ecuador, en un ente centralmente dirigido por un régimen de corte Castro-comunista, utilizando como artificio una agenda contenida en el Plan Nacional del Buen Vivir, que fue la hoja de ruta que debió ser implementada entre los años 2009 y 2013. Un plan oculto, solapado entre otras elaboraciones del SEMPLADES, que en interés de ponerlo en vigencia lo disfraza con un proyecto cantinflesco y ridículo para un supuesto desarrollo y regionalización del País.

Al tratar de llevar adelante esa agenda, el “equipo de gobierno” de la revolución ciudadana, no reparó en perpetrar un desacato frontal de la Constitución que ellos mismo engendraron, en lo referente a planificación y promoción del desarrollo sustentable,  erradicación de la pobreza,  adecuada distribución del ingreso y  riqueza nacional, inserción en la economía mundial, análisis de las condiciones de endeudamiento, administración honrada y rendición de cuentas. Por el contrario, fue un ejercicio caótico que en ningún caso previó la sustentabilidad de sus actos y políticas, llevando al país a la crisis que todos conocemos, porque en ningún momento se analizó la sustentabilidad macroeconómica de los indicadores nacionales.

Tampoco atendió lo que establece el  Pacto Económico y Social que Ecuador suscribió con las Naciones Unidas, cuando luego de nueve años de gobierno, privó al pueblo de sus propios medios de subsistencia, al enajenar su mayor ingreso por venta de Petróleo y sus activos más importantes. Confiscó salarios, utilidades y fondos de ahorro de los trabajadores, sin reconocer el ejercicio de derechos garantizados por el Estado, por fuera de las limitaciones de Ley, creando nuevos instrumentos jurídicos gracias a una mayoría legislativa obsecuente. En este ámbito, el Pacto suscrito con NNUU, no admite restricción o menoscabo de ninguno de los derechos humanos fundamentales, en virtud de leyes, convenciones o reglamentos, a pretexto de la falta expresa de su reconocimiento.

La transgresión abierta del Pacto, amerita que se denuncie al gobierno de Rafael Correa ante el organismo internacional, por haber atentado en contra de los derechos de sus conciudadanos.

Más grave aún, cuando por la obsesión trasnochada de transformación hacia el comunismo, Rafael Correa y su gobierno dilapidaron los fondos públicos provenientes de la exportación del Petróleo y los impuestos de 10 años, porque con tan inmensa fortuna en sus manos, el gobierno no encontraba pretexto para confiscar los bienes y capitales en manos privadas, provocando un despilfarro sin precedentes de los dineros públicos hasta dejar ilíquida a la caja fiscal.

A esta fecha- 29 de agosto 2016- el Ecuador es un Estado fallido, endeudado, descapitalizado, ilíquido, corrupto, arrastrado hacia una grave crisis y recesión económica para al menos 10 años, pese a que en los últimos 9 años obtuvo los mayores ingresos económicos de toda su vida republicana.

Está claro que el Plan del Buen Vivir, escondía esas intenciones, al preconizar que era un Plan de Gobierno con agenda alternativa, orientada hacia la materialización y radicalización de un proyecto de cambio, que fuera introducido en el proceso constituyente de 2008, como un nuevo pacto social, consistente en cinco ejes:

Revolución constitucional y democrática, para definir otro rumbo como sociedad;

Revolución ética, para garantizar la transparencia, la rendición de cuentas y el control social. Que no tuvo lugar en ningún momento durante 9 años. Ni transparencia, ni rendición de cuentas, peor el funcionamiento de una entidad creada como el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, utilizada por el gobierno para la cooptación de cargos estratégicos;

Revolución económica, productiva y agraria, y orientar los recursos del Estado a la educación, salud, vialidad, vivienda, investigación científica y tecnológica, trabajo y reactivación productiva, en armonía y complementariedad entre zonas rurales y urbanas. Que como ahora sabemos, ha sido objeto decretos de emergencia,  corrupción, sobreprecio, concepción defectuosa, falta de sustentabilidad, beneficio cuestionable, con abandono a la producción y competitividad, descontrol de la inflación y peligro del sistema de dolarización;

Revolución social, a través de una política social articulada a una política económica incluyente y movilizadora. Que ha causado desempleo acción populista, servicios inviables y ha mantenido los indicadores a pesar de la enorme fortuna en sus manos.

Revolución por la dignidad, soberanía e integración latinoamericana, que ha significado el auspicio de entidades creadas por el chavismo y el castro-comunismo.

Al buscar la ruptura conceptual frente al Consenso de Washington y al modelo económico neoliberal, llevaron al país hacia una estatización de la economía y el empleo, como en Cuba. Se declararon enemigos del emprendimiento privado, el sistema monetario de dolarización y la apertura comercial, para querer acaparar el protagonismo en la economía, gracias a los enormes excedentes petroleros y al crédito externo e interno.

Quisieron aplicar un nuevo paradigma económico desestimando el valor de la utilidad empresarial, el capital como concepto económico y la inversión privada. Llegaron a decir que la pobreza no era un problema de fondos, sino de mal reparto.(confiscación)

Pretendieron provocar un punto de quiebre frente al sistema económico vigente en el país, para “hacer realidad un verdadero y efectivo régimen constitucional de derechos y justicia”, basados en una estrategia de acumulación, generación de riqueza y re-distribución radicalmente distinta y  contraria al mantenimiento de los principios del mercado capitalista y una economía primario exportadora, es decir, “un nuevo contrato social o pacto de convivencia en que personas libres y “racionales”, aceptarían en una posición inicial de igualdad”. Tal como en Cuba. (Alegan haber sido presas de expresiones deliberadas de exclusión, discriminación y subordinación).

A su entender, la nueva Constitución propone dejar atrás la sociedad liberal utilitaria  para conformar un igualitarismo republicano moderno. (Comunismo).

En el Plan del Buen vivir, dicen que la Constitución de 1998 mantiene componentes utilitarios, la presencia de Estado mínimo y  el desarrollo económico sustentado en el libre mercado como mecanismo de generación y re-distribución de la riqueza.

También basan sus afirmaciones en la Constitución del Ecuador como el principal referente del Plan, porque según ellos, estableció un nuevo pacto social, el cambio de paradigma del desarrollo que se fundamenta a su vez, en la propuesta de gobierno de Rafael Correa ratificada por el pueblo ecuatoriano en las urnas y basada en la evaluación de la situación del país, permitió definir elementos de “ruptura”, que establezcan transformaciones sustantivas requeridas desde la acción pública para un verdadero cambio de modelo. Implica, impulsar una propuesta que represente un punto de quiebre con el modo de desarrollo vigente en el país.

Nota: Los autores del plan quieren forzarnos a creer que el plan de gobierno de Rafael Correa, ha tenido una aprobación plebiscitaria del pueblo.

Dicen que el nuevo pacto de convivencia para hacer realidad un verdadero y efectivo régimen constitucional de derechos y justicia, es una estrategia de acumulación, generación de riqueza y re-distribución radicalmente distinta, que sería contrario a la acumulación del mercado capitalista con economía primario exportadora de redistribución, a la apertura comercial a ultranza, la competencia del libre mercado y el asistencialismo focalizado de la política social neoliberal, sin que se considere la capacidad del Estado para aplicar una política social universal y democratizadora.

Estos lineamientos aplicados fueron la causa de la falta de sustentabilidad económica de sus propios proyectos y el deterioro de la economía.

El nuevo contrato social o pacto de convivencia  de personas libres y racionales aceptando una posición inicial de igualdad propone dejar atrás los principios rectores de una sociedad liberal utilitaria  para conformar un igualitarismo republicano moderno y el principio rector de la justicia como sinónimo de igualdad.

Para reafirmarse en sus  conceptos establecen además que la sociedad liberal utilitaria ha tenido como fundamento de su existencia al egoísmo como motivación de competencia, a la desigualdad y a la envidia como estímulos, a la actividad pública como coste, y a la responsabilidad como problema.

Dicen que para corregir las distancias sociales a través de procesos redistributivos, se reedita la vieja tesis de la PROPIEDAD REPUBLICANA para reducir las brechas a través de procesos de re-distribución de los beneficios del desarrollo.

Todo lo dicho, nos lleva a una conclusión: El Presidente no logró cumplir con los objetivos y estrategias de su propio Plan. Para lograrlo, debía primero descapitalizar al país, endeudarlo y debilitar su economía, porque el siguiente paso era la incautación de salarios, utilidades, bienes y capitales. En el camino quebró al IESS, esquilmó las reservas del Banco Central, empeñó el oro físico, comprometió los activos productivos. Despilfarró la producción petrolera extraordinaria de 10 años y comprometió esa producción de los siguientes 10. Deja un país económicamente inviable, sumido en una profunda crisis económica y recesión. Ese panorama significa que atentó en contra de la seguridad y subsistencia del Estado, comprometiendo a la vez el futuro de las nuevas generaciones…

Nota: En la Constitución introdujeron además esta frase: “el reparto equitativo de los bienes de la producción”. No de las utilidades que la producción genera. El reparto de los bienes: instalaciones, acciones y capitales.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *