MENU
Jorge hambriento

by • September 28, 2017 • Adrian ZabalaComments (0)382

#Ecuador JORGE EL HAMBRIENTO Por Adrian Zavala

No es ningún santo pero hace milagros. Dentro del santoral verde flex Jorge el Hambriento tiene un lugar asegurado, y de privilegio. Es que este santurrón, sin estar canonizado siquiera, ha sido capaz de convertir el agua en vino, o mejor dicho, los recursos públicos en privados.

Adrian-Zabala-150x150Los devotos de Jorge el Hambriento saben que al solicitar su intermediación el milagro está asegurado. No falla jamás, ni siquiera es necesaria su presencia física, basta con realizar la solicitud, de rodillas si es posible, para que todas las puertas se abran de par en par. Muy milagroso es, tanto que los feligreses revolucionarios llevan su cuasi santa imagen en estampitas y escapularios colgados del pescuezo. Estos amuletos han demostrado tener una eficacia impresionante: evaporan los remordimientos, esfuman los rubores, dejan limpias las conciencias, borran cualquier diferencia entre el bien y el mal, las manos quedan aceitadas y los corazones más ardientes.

Los más devotos de Jorge el Hambriento ya le dicen “santito”, le rezan día y noche…

­-San Jorge Hambriento, dame de comer.

-San Jorge Hambriento, permíteme tener.

-San Jorge Hambriento, protégeme, cuídame, ampárame.

-San Jorge Hambriento, llena mis costales.

-San Jorge Hambriento, que nunca me falten la casotota, el carrototote, la mozotota, el güarito, la farra, y la buena vida…

El Hambriento, así le dicen porque él no come para que otros puedan comer, está viviendo su etapa de martirio. Es víctima de linchamiento mediático todos los santos días. Sufre la persecución del Santo Oficio, según él mismo ha calificado al nuevo gobierno de su compañero de fórmula Lic. Lenín “Chistoso” Moreno.

Jorge el Hambriento reúne todos los requisitos para que a su muerte se pueda pedir al Papa Francisco que lo santifique de una, sin trámite alguno. Es que este santo varón ha sido el más ingenuo, pendejo, cojudo, caído de la hamaca, sencillo, el zonzo mismo, de todo el círculo íntimo de Rafa el Ser Supremo: líder, pueblo y revolución (algo así como la Santísima Trinidad, pero en revolucionario). Rafa lo puso al frente de los sectores estratégicos y de la reconstrucción de las zonas afectadas por el terremoto, es decir, en donde había más billete. Tanto había que nadie sabe cuánto mismo había, las cuentas no cuadran, los recibos no aparecen.

Jorge el Hambriento nunca vio nada, nunca oyó nada, nunca tuvo la más leve sospecha de que un montón de roedores estaban haciendo de las suyas en los sectores a él encomendados con tanta confianza por el Creador de todas las cosas.

Pendejo como ha demostrado ser, resulta que ahora le acusan de lo que los pillos hicieron sin su consentimiento, ni conocimiento.  Hasta el tío, al que no ha visto en diez años, se ha levantado con el santo y la limosna. Se le robaron todo el queso en sus propias narices, y el man, ni por enterado.

Pobre Jorge el Hambriento, ningún comedido sale con la bendición de Dios, dejó que Raimundo y todo el mundo coma sin probar bocado alguno. Para colmo, puede ir a cana  por los siglos de los siglos. Amén.

Este buen samaritano, que ayudó desinteresadamente a unas fichitas, aprendió la lección demasiado tarde: “El poder no es para los giles, es para los vivísimos”.

Jorge el Hambriento será crucificado, a su lado no estarán Gestas ni Dimas, el mal y el buen ladrón. Es que los ovejunos no son pelotudos, son vivísimos, tienen justicia propia y  Dios de planta, y con esos poderes sagrados no se juega. Por los menos le queda el consuelo de estar “cubierto por la sangre de Cristo”.

 

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *