MENU
banda-p

by • December 7, 2016 • Estuardo MeloComments (1)734

#Ecuador GOBIERNO HONESTO Por Estuardo Melo

Discurso de posesión del candidato que gane las elecciones 2017.

Un gobierno tiene aceptación de los ciudadanos en medida de la honestidad que ostenten sus gobernantes: Honestidad intelectual, ética y moral.

Cuando asumen con convicción de ser los mandatarios de la voluntad popular, sin subterfugios ni ambages, ni pretender  adueñarse ni abusar.

EStuardo meloDe manera opuesta, la corrupción que azota a un conglomerado, ocasionada por una impunidad latente, no solamente porque se hubieran aprovechado indebidamente de sus recursos, sino también por la perniciosa corrosión de sus instituciones, por el abuso de sus potestades y falta de honestidad.

Un gobierno es corrupto cuando no exhibe transparencia de los asuntos estatales, por  carencia de auditoría y rendición de cuentas, por malgasto de los bienes públicos o gestión fallida; más corrupto aún si no es precisamente la riqueza material la característica de esa sociedad, sino todo lo contrario si escasez, pobreza, necesidad insatisfecha  e insuperable,  son su denominador común, la corrosión es más lacerante y condenable.

Por eso resulta terrible, altamente contradictorio, inentendible y repudiable, el que un gobernante, hubiera desperdiciado paladinamente la oportunidad histórica de reivindicar años de limitaciones y pobreza de su país y habiendo tenido una oportunidad extraordinaria para ponerlo en marcha, lo lleve durante el período de su gestión administrativa desde un enorme superávit económico hasta la más absoluta quiebra de su caja fiscal,  terminado su mandato en un endeudamiento  imposible de ser pagado con el dispendio anticipado por venta de su del producto principal de exportación. Eso no puede tener otro nombre que corrupción. Sí, una podredumbre personal de alma y mente, transferida a la gestión pública. Un irreparable infame y enfermizo daño, perpetrado a plena conciencia: Carcomió el sistema económico y puso al país que gobernó en grave riesgo e inestabilidad.

Es más inaceptable aún, cuando esas acciones surgen por obra de una mente perturbada por sus traumas, revanchismo, odio, fruto de complejos arraigados. Un sesgo ideológico necio, combinado a una mentalidad que se desconecta de la realidad en un permanente estado de negación de sus propios actos.

En ese caso específico, la propaganda del régimen, pasó a ser herramienta y principal protagonista de la corrupción, cuando es puesta en marcha para desfigurar la realidad, la disfraza y tergiversa, con afán populista de agradar, para ahogar la protesta y convencer a gente ingenua, creando expectativas populares que nunca serán cumplidas. Un espeso velo de publicidad engañosa, cubriendo intenciones camufladas.

Pasar del supuesto salto del jaguar superando el subdesarrollo, desoyendo al “Consenso de Washington”, para ir directamente a la ciénega putrefacta del endeudamiento impagable a través de la corrupción, con altos intereses y corto plazo, dejando la responsabilidad al siguiente gobernante, a sabiendas de la inexistencia de recursos de pago. Eso es podredumbre, deshonestidad intelectual y ética.

Corrupción es meter con descaro la mano en la Justicia, organizarla, nominar jueces, mejorar servicios, invertir en infraestructura, para someterla simultáneamente al dominio del gobernante. Corrupto el juez, corrupta la sentencia, corrupto el sistema. Corrupción es haber sometido con engaño esa aberración a consulta popular. Probablemente cuando todo este nefasto período concluya, se pueda utilizar la misma herramienta del “error inexcusable” del doctor Jekyll, para revertir las sentencias del Presidente contra el Banco del Pichincha, el Diario el Universo, el caso del Gran Hermano o contra Cléver Jiménez y Fernando Villavicencio.

Que se califique a la Constitución, como un instrumento jurídico que favorece al hiper-presidencialismo, es falso. Si el gobernante hubiera sabido mantener una actuación delicada y honesta, no se habría aprovechado del dominio político que ejerce para cooptar los demás poderes del Estado y auto nominarse su jefe, o Jefe supremo de las Fuerzas Armadas. Eso es falta de Ética y delicadeza personal.

No será otra cosa que corrupción, aquella de haber pretendido llevar de manera subrepticia y edulcorada con supuestas nobles intenciones, a un país que conviviendo sanamente en una economía de mercado, en que se ejercieron siempre derechos y libertades de credo, expresión y pensamiento, la propiedad privada, la igualdad de oportunidades y la sana competencia y el emprendimiento, en otro supuesto sistema de Justicia como igualdad, economía centralizada, propiedad republicana, amordazando, confiscando y regulado hasta en los últimos detalles el modo de vida, y en ese revoltijo intentar la creación de una casta de privilegiados enriquecidos ilícitamente por una parte  y una recua humana de zombis  igualitarios por otra, donde se niega hasta el prestigio de las ejecutorias individuales y grupales. Eso es podredumbre de mente producto de torcidas intensiones.

No será entonces corrupción, el hecho de manejar a los poderes del Estado para conseguir modificación de la “Estructura fundamental de la Constitución” y aprobar una reelección indefinida que solo a su gestor favorece, para luego de aprobada, viendo la catástrofe económica que creó, negarse a participar, presumiendo su derrota.

O fabricar decretos de emergencia para dar paso libre a la contratación directa, al “giro específico del negocio” para pasar a la concusión y cohecho, lavado de activos o peculado de los fondos públicos. Emitir reglamentos ad-hoc, para favorecer amigos del régimen, como la representación en Ginebra.

No será corrupción aducir que la crisis económica a la que llegó el País, se deba a la baja de los precios del petróleo y la revalorización del dólar,  mientras que en realidad se debe al demencial despilfarro previo de los dineros públicos, sin que medien la planificación del gasto ni los indicadores macroeconómicos de sostenibilidad. Despilfarro que cuenta entre sus rubros, proyectos de vivienda completos en Cuba y carreteras en Haití, con equipo vial incluido.

El sesgo de país igualitario, ha llevado a un estado de deterioro a la situación financiera del IESS. Cabe preguntarse si los fondos extraídos de la Seguridad Social, que son garantizados por el Estado, volverán a sus arcas, luego de la situación de quiebra de la caja fiscal. Ningún quebrado puede pagar sus acreencias. La pregunta es si esta operación se hizo con el podrido propósito de hacer “Justicia” e igualar como sinónimo a los cuatro millones de ecuatorianos afiliados, con respecto a los demás.

Pongan frente a cualquier país latinoamericano (digamos Ecuador, Venezuela, Brasil o Argentina) que hubiera obtenido ingresos extraordinarios gracias al valor de su principal producto de exportación por el auge de las materias primas y la venta de futuros, a un demente como Presidente, populista y demagogo como él solo, negado a rendir cuenta alguna, para que  administre esa fortuna y verá que luego de 10 años ese país quedará en bancarrota, sumido en la más profunda crisis, endeudado para los siguientes 10 años, con su producto estrella embargado y con los servicios públicos sin posibilidad de ser sustentados económicamente y para colmo dejando como secuela un ambiente acedo y pestilente producto de la mayor corrupción imaginable, con carreteras vacías y ostentosos elefantes blancos. Dirán que es un nuevo plan Cóndor, pero lo que es en verdad es un plan Buitre, sobrevolando la carroña buscando la corrupción del basural en que convirtieron la Nación.

No ha sido eso solamente. En Ecuador, un gobierno que imputaba de corrupta a la Prensa Libre, al decir que obedecía intereses empresariales y a las Instituciones Bancarias porque obtenían ganancias ilegítimas, es al final de su mandato cuando el peculado, el tráfico de influencias, el cohecho, la concusión el lavado de activos ya sucedieron, decide realizar una purga por la corrupción de sus funcionarios. Un gobierno que preconiza tolerancia cero a la corrupción, permite el desbande de sus ministros y gerentes en fuga, acusados por una concurrencia de delitos entre ellos el peculado, un concierto para delinquir. Lo hace, porque ante la evidencia de la denuncia y la prueba irrefutable, trata de curarse en salud, amputando lo que considera gangrenado y tratando de limitar en la mínima expresión la apabullante evidencia, que empieza a desperdigarse hacia las otras esferas de inversión y gasto.

Eso es también corrupción. Pretender limitarla a un solo caso descubierto y a un monto exiguo presumido y otro recuperado, sin establecer el valor real del desfalco y sin tocar las presunciones generalizadas de actos repudiables similares en otras áreas de la contratación pública, como hidroeléctricas, proyectos multipropósito o carreteras, que adolecen de los mismo defectos de contratación sin licitación, de forma directa, con decretos de emergencia y con enormes sobreprecios y contratos ampliatorios o modificatorios.

No vengan a decir ahora, que el gobierno que fenece no fue corrupto.

Sin embargo, el caso de repotenciación de la Refinería de Esmeraldas, en todo que ha sido filtrado a la opinión pública, no es otra cosa que un delincuencia organizada, en acuerdo previo de funcionarios y proveedores para ejecutar contratos previamente legalizados por medio de decretos. Un funcionario que inicia sus labores en una jerarquía menor, va ascendiendo paulatinamente, dejando en su reemplazo a alguien a quién encarga  ejecutar las maniobras de contratación, cobro y reparto de la maquinaria corrupta. Todo ante la aquiescencia de un fiscalizador permisivo (AZUL) que deja de analizar costos, plazos y resultados, para aceptar la ejecución sin observaciones en una suerte de complicidad.

No resulta comprensible que hasta el momento, la operación irregular esté conectada de un punto intermedio hacia abajo, sin contacto con las instancias superiores de gestión. Tampoco hay lógica en la intervención de Contraloría que inicia sus operaciones de auditoría y control en este año, cuando la refinería inició su repotenciación hace más de dos años. Lo mínimo que se esperaba es una fiscalización concurrente, especialmente porque por lo que parece, se operaba con una especie de caja chica millonaria que iba contratando a medida de las supuestas necesidades de la obra.

En este punto, también cabe preguntarse sobre la responsabilidad de AZUL, la tercerizadora de fiscalización de Worley Parsons. Un proyecto que inicia con un presupuesto de 180 millones de dólares y culmina con un gasto de 2.200 millones. La firma australiana debe salir a aclararlo todo.

En su afán por defender la actuación de la fiscalización, (Azul) el Presidente declara que en el aspecto técnico está concluida y que la refinería está funcionando, pero que en el aspecto contractual y económico hace falta concluir la auditoría en Contraloría, como si esos dos aspectos pudieran separarse. Cómo se entienden entonces las autorizaciones de contratación adicional, pago de etapas, ampliaciones de plazo y recepciones y un incremento del 500%.

En otro asunto, si la propia empresa australiana CARDNO acusa un desvío de fondos utilizados para “conseguir” contratos por su socio ecuatoriano CAMINOSCA, , no estén presos los funcionarios coludidos para el efecto en los innumerables proyectos en los que el consorcio CARDNO-CAMINOSCA trabajó, como en la gerencia de SOPLADORA, o en la fiscalización de Collas.

Van apareciendo igualmente irregularidades en la contratación por 1000 millones de dólares en los proyectos multipropósito, o en los sobreprecios de las hidroeléctricas, que no habrían pasado el nivel de estudios de pre factibilidad al superar el valor de Un millón setecientos mil dólares por Megavatio instalado. Ninguno de los proyectos construidos debió haberse construido, porque sus inversiones no eran económicamente factibles.

En cuanto a vías, podemos asumir como ejemplo la construida entre Loja y Alamor, Lalamor, contratada con COSURCA. Pasa de un contrato inicial que estuvo en ejecución de 250.000 dólares por kilómetro, a un millón de dólares por kilómetro en manos de los Ingenieros del Ejército, por el simple cambio de especificación de la carpeta asfáltica a carpeta de hormigón.

El nuevo régimen tendrá que revestirse de paciencia y examinarlo todo, porque ninguna acción del gobierno en estas materias está exenta de sospecha y de indicios graves. La auditoría a la gestión de Rafael Correa, es una necesidad ineludible.

El país debe emprender en un juicio político global, contra todos aquellos que participaron en esta jugada sucia contra el Estado Ecuatoriano, principalmente  enfocado a sancionar al Aquelarre de Asambleístas y el redil de borregos “Asamableístos”, transformados en recua obsecuente y servil de un líder indecente; Contra los jueces que obedecieron las llamadas de Carondelet; Contra los Ministros de la Corte que prevaricaron; Contra las autoridades de Control que auspiciaron la corrupción, como en Núremberg, para evitar que tan bastardas pretensiones vuelvan a hacer del país una fácil presa.

 

happy wheels

Related Posts

One Response to #Ecuador GOBIERNO HONESTO Por Estuardo Melo

  1. Gerardo Niquinga Castro says:

    EL LATROCINIO, LA ABOMINABLE PROPAGANDA CON ÁNIMO DE “LAVADO CEREBRAL” DE LOS CIUDADANOS ES PRECISAMENTE PRETENDER “UTILIZARSE” DE LA IGNORANCIA DEL PUEBLO, EL EXECRABLE SOMETIMIENTO POR LA TORTURA A TODO MEDIO DE EXPRESIÓN AL ESTILO DE RAFAEL CORREA NO ES NI PUEDE SER JAMÁS DEMOCRACIA… RAFAEL CORREA NO PUEDE DEFINIRSE COMO PRESIDENTE PORQUE ES UN DICTADOR, ES UN PRESIDENTE DE FACTO, FORMO PARTE DEL GOLPE DE ESTADO EN CONTRA DE LUCIO GUTIÉRREZ , ES GOLPISTA QUE NUNCA SE POSESIONÓ COMO TAL PRESIDENTE POR LO TODOS SUS ACTOS SON ILEGÍTIMOS, INCLUSIVE LA FIRMA DE LOS DOCUMENTOS COMO PRESTAMOS CON EL IMPERIO CHINO… LO ACTUADO POR RAFAEL CORREA REPITO ES ILEGÍTIMO…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *