MENU
tri

by • October 17, 2016 • Carlos RiveraComments (0)509

#Ecuador en zona de clasificación Por Carlos Rivera

Carlos RiveraAl igual que en materia futbolera donde nuestra selección se encuentra en zona de clasificación (tercer lugar) al finalizar la fecha 10 de las eliminatorias al Mundial Rusia 2018; el Ecuador se encuentra en una posición expectante dentro del campeonato mundial de miseria y desdicha que lo lleva la prestigiosa agencia de servicios financieros Bloomberg, donde Venezuela galopando y sin ningún rival a nivel mundial lleva la etiqueta de ser la nación más miserable y desdichada del mundo al 2016.

Me refiero a una posición expectante del Ecuador, porque aun cuando nos encontramos a mitad de tabla en el puesto 32 entre 63 países participantes,  la forma de cálculo del índice de miseria como una combinación de la inflación y el desempleo subestima el verdadero lugar que le corresponde a Ecuador en este indecible torneo.

En efecto, el indicador de miseria del Ecuador que alcanza un valor de 9.3 frente a los 159.7 de Venezuela y 39.9 de Argentina que son los países que encabezan la lista, no refleja la verdadera desdicha del desempleo que alcanza el 6.8% de la PEA, pero que se esconde también en las tasas de subempleo y empleo inadecuado que alcanzan el 15.3% y 43.3% de la misma PEA, por lo que sumados todos hacen ostensible los muy serios problemas que atraviesa la economía ecuatoriana en materia laboral y que no se ven correspondidos en el indicador de miseria calculado.

De igual manera el Ecuador no solamente que se ve premiado por la baja inflación que se alcanza por default en un modelo de dolarización y no por mérito de la política económica, sino que en el cálculo del indicador no se le castiga por la deflación observada en los últimos meses que en estricto rigor debería ser penalizada, por cuanto se trata de un resultado depresivo consecuencia de la fuerte contracción de la demanda y no como derivación de una mejora de la productividad, de allí que considerando estas variantes en la metodología utilizada para la construcción del índice, el Ecuador se ubicaría en una posición mucho más alta dentro de este torneo. 

Por otro lado, si bien este indicador de miseria no contempla elementos como la distribución del ingreso, acceso a la alimentación, la salud, vivienda o educación que también puede describir la miseria o desdicha de un país, a la vez que puede ser criticado por la misma ponderación que le da a la inflación y al desempleo sin considerar su nivel previo, este índice llega a ser una buena proxy aunque sea “light” de lo que podríamos denominar las condiciones mínimas de una buena salud macro, y en este sentido nos debe quedar muy claro que de continuar con el mismo modelo económico del actual régimen, el Ecuador podría ubicarse no solamente en el top ten de este torneo, sino hasta pelear palmo a palmo un lugar en el podio y para ello  simplemente debemos seguir apostando a lo mismo:

Que el gasto público excesivo y el tamaño del estado no importa y tanto peor, que es el gran motor que dinamiza la economía de los países.

Que la carga impositiva es un simple resultante del financiamiento requerido para un determinado nivel de gasto público y de los objetivos superiores de redistribución de la riqueza, sin considerar para nada la promoción del crecimiento económico. 

Que no importa el ahorro público para el manejo del ciclo económico y que la abultada deuda pública no es una carga pesada para los siguientes gobiernos.

Que el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social es la caja chica del gobierno y no un sistema de ahorro de propiedad única y exclusiva de los afiliados.

Que las restricciones a las importaciones ayudan a corregir los desequilibrios externos como sustitutos de la política cambiaria, sin considerar la brecha ahorro inversión como el principal determinante del déficit de cuenta corriente..    

Que la economía necesita ser sobre regulada para que funcione, sin considerar que este sistema de hostigamiento termina matando la iniciativa privada y por esa vía el crecimiento económico. 

Que los cambios frecuentes en las reglas de juego, la no independencia de la justicia y la corrupción no tienen mayores consecuencias económicas.  

En conclusión el Ecuador de seguir bajo la dirección de la Revolución Ciudadana se encaminaría a las finales del campeonato mundial de miseria y desdicha de la agencia Bloomberg, y para salirse de este camino a la devastación se requiere no solamente un cambio de estilo, sino un cambio de modelo y no cualquier cambio, sino uno de 180 grados.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *