MENU
Correa panico

by • January 27, 2017 • Estuardo MeloComments (0)15002

#Ecuador !EN PÁNICO! Por Estuardo Melo

La estrategia del gobierno frente a la proliferación de escándalos que a diario salen a la superficie y que bien analizados son un concierto para delinquir,  son solo una demostración de pánico. No es simple responsabilidad política que redunda en una caída de su credibilidad la que deberán afrontar, sino que las mismas radican principalmente en los ámbitos penales y administrativos, al haber coadyuvado por acción y omisión de sus potestades al cometimiento de trafasías que han generado un enorme perjuicio al Estado. Ahora que algunos miembros de este gobierno han sido encausados por el delito de delincuencia organizada, habrá que saber quién es el jefe de esa mafia.

EStuardo meloEl gobierno auspició y facilitó su consumación, a partir de (1) los decretos de excepción firmados por la máxima autoridad gubernamental; (2) a una precaria y coludida fiscalización de las obras y (3) a la neutralización de la acción auditora de los organismos de control, para evitar el desprestigio del régimen.

No les va a ser fácil focalizar esos hechos (como es su aspiración) en ciertas instituciones o personas, porque la corrupción está diseminada como plaga en todos los ámbitos de la administración, desde la tramitación de una solicitud, hasta la contratación de  créditos salvavidas para resolver la momentánea solvencia del Estado.

Provoca lástima verles queriendo acomodar a su favor las supuestas y tardías denuncias, los golpes de pecho, la negación sistemática, la aparición semanal de nuevos cabecillas, nuevos cajeros, nuevos capos, cuando tratan de minimizar un escándalo y salta otro peor.

Pensarán quienes la ejercen como una práctica diaria: por qué no, si ellos se están aprovechando, yo también y así, el ambiente corrupto se convierte en una epidemia generalizada.

Circulan en el medio, versiones de casos extorsivos de adjudicatarios al momento de cobrar un anticipo para el que ya tramitaron una garantía, o agentes corruptos ofreciendo contratos previo pago del 1% para preparar las ofertas y el 10% para asegurar la contratación.

El verdadero perjuicio al país cuando se trata de contratación de obra pública, está en el sobreprecio presupuestado para los proyectos y en la contratación de obras complementarias al contrato principal. Los dos aspectos necesitan de la aquiescencia interesada del funcionario que suscribe el contrato, de los técnicos subordinados que preparan el plan de inversiones y los pliegos, de los abogados que preparan los términos de referencia y el contrato y de la fiscalización de la obra, que aprueba planillas y contratación complementaria, además de recibir la obra una vez concluida y aceptar la ampliación de plazos, para evitar multas del contratista. Es decir no es obra de una sola persona, sino de un equipo de corruptos. Unos por conservar sus plazas de trabajo y otros por coimas previamente acordadas con los proveedores de los servicios.

La corrupción se facilita enormemente con los decretos de emergencia que permiten realizar la adjudicación directa y la negociación corrupta prepago o acuerdo entre las partes. El funcionario y la empresa contratista muchas veces extorsionada.

Si se trata del portal de compras, los oferentes juegan con la estrategia de mantener un 5% más o menos para limitar su propuesta. Cuando son calificados la entidad contratante es notificada y el funcionario se encarga de ponerse en contacto con el proponente y si acepta la condición extorsiva, es contratado.

Si se necesita verificar los términos contractuales, el análisis de los precios unitarios y los volúmenes de obra, de los protocolos de medición y sus actas, éstos son fácilmente revisables y no generan complicación alguna. Lo que sucede es que a nadie conviene su verificación.

No será entonces solamente Pareja Yanuzeli o Carlos Bravo, quienes deban responder por los ilícitos, sino sus asistentes, secretarias, Dirección de ingeniería, fiscalizadores y personal administrativo cercano que por alguna razón permitieron con su silencio el desarrollo del enorme desfalco. Allí hay una gran fuente cruzada de delatores.

En el caso de la Repotenciación de la Refinería, el esquema con el que se preparó el ilícito, tuvo sus complejidades que comenzaron cuando  Pareja fue nombrado jefe de refinación y acudió a las instalaciones de Esmeraldas, donde encontró una refinería en mal estado. Encontró también creada la necesidad, es decir la intención de ejecutar un mantenimiento a las instalaciones. (Over all), que había sido presupuestado por la empresa que construyó la refinería en $180 millones de dólares. En este lapso, aparece la “recomendación” de Hugo Chávez, para que se ejecute la obra con SK, la firma coreana, que buena propina le habrá ofrecido para su recomendación, que dio resultado pero con una cifra de contratación superior en varas veces a la original.

La intervención de Chávez, pudo haber desajustado los planes de Pareja Yanuzeli,  pero a partir de ese momento, este personaje urdió una manera de llevar adelante una potenciación recargada de costos y trafasías ocultas, empresas off-shore, movimiento de pagos previamente acordados en el exterior, contratistas sin antecedentes, decretos de emergencia necesarios para contratar directamente, nuevas necesidades de obra, etc. etc. Se debe realizar un análisis forense de todo esto y una línea de tiempo donde se ubique fechas, documentos, montos y especificidades de la enorme patraña.

Comenzó un interesante movimiento de encargos dentro de la estatal en ascenso y la ubicación de reemplazos de bajo perfil en los cargos que quedaron vacantes. Quién lo reemplazo iba a ser el testaferro y brazo ejecutor de la trama, desde su nivel hacia abajo. Y hacia arriba, en el orden jerárquico, la “gestión” para encontrar los justificativos legales, decretos y reglamentos apropiados para facilitar los negocios. Todo previamente acordado y en reserva.

Con todo eso preparado, entraba la etapa de contratación, con concursos de bolsillo, y costos a discreción de los adjudicatarios, que encontraron una gran variedad de maneras de defraudar, que están detalladamente descritas en las denuncias de FERNANDO VILLAVICENCIO. Por ejemplo, la operación de limpieza con Veolia, a la que subcontrataron por 2 millones de dólares, mientras los contratistas cobraron a Petroecuador 36 millones; O, con la Unidad para procesar Sosa Gastada, que en lugar de adquirir directamente a su fabricante, adquirieron por medio de un tercero (OSS) para tener entre el valor de compra y el del contrato un amplio margen para el reparto; O, el contrato para ofrecer instrucciones de seguridad industrial dictado por ex empleados de la refinería; O, la contratación de una tercerizadora (Azul) para fiscalizar el desarrollo de los contratos, sus costos y sus ampliaciones.

Todo en esa repotenciación tiene igual connotación y Pareja, el cerebro de la operación ilícita, casi resulta sin vinculación. Ahora el trabajo está en vincular a los mandos superiores.

En cualquier caso, es imposible que el jerarca superior de la operación no conociera del ilícito ni dejara de beneficiarse del mismo. Jorge Glas tenía que ser parte tanto del proyecto, como de la operación ilícita que auspició. Y es el responsable administrativo del manejo doloso. Es demasiado notorio el hecho, como para decir que pudo pasar por alto. Ya pronto quedará al descubierto.

En cuanto a esto, el secretario jurídico de la Presidencia, dice no haber encontrado en las investigaciones de Glas ni Albornoz ni cuentas ni vinculaciones. Sin embargo cabe suponer que Alexis Mera siendo parte de un gobierno que está haciendo todo lo que está en sus manos para evitar la vinculación y que la candidatura de su movimiento caiga en picada, ofrezca declaraciones en que aparece en papel de fiscal que autoriza desde el régimen el juzgamiento, así como caerá la candidatura cuando aparezcan los nombres de los sobornos de Odebrecht. Es decir, ellos saben dónde no se tiene que investigar esas cuentas, demoran en la obtención del listado de corruptos dicen ser los denunciantes y piden cooperación judicial en países donde conocen exprofeso que no hay cuentas para investigar. Y ahora, hasta va al Brasil.

SK, la firma coreana, debe  tener el mismo tratamiento que Odebrecht,  Un enjuiciamiento por perjuicio al Estado, para que se establezca el valor efectivo de su trabajo y los nombres montos y objeto de los sobornos. Lo mismo con todas y cada una de las empresas de papel, constituidas en paraísos fiscales, casi como testaferros, que contrataron millonarias sumas para ese proyecto. Cada una con un juicio por estafa al fisco, para que devuelvan lo que los otros corruptos (los funcionarios) les permitieron.

Si bien es importante el listado de funcionarios, el monto de los sobornos, y para qué sobornaron, no interesa  solamente el valor de las coimas. El verdadero perjuicio está en la diferencia del valor de los trabajos, si se los hubiera ejecutado bajo una administración honrada.

En la repotenciación, lo realmente importante es saber cuál debió ser el valor real de la obra y exigir la devolución del saldo a todas las empresas contratistas.

Se deberá producir entonces, un listado de las obras ejecutadas por el gobierno, correspondientes de cada empresa, sea China, Coreana, Australiana, Brasilera, Francesa, Ecuatoriana o del lugar que fuera, con el monto real de la contratación, el monto adulterado para el ilícito, la diferencia para exigir la devolución y su correspondencia con los funcionarios que suscribieron contratos, y quienes suscribieron los informes técnicos y jurídicos preparatorios, elaboraron los TDR´s y determinaron los precios y volúmenes.

En relación a las compras masivas de insumos, medicamentos y equipos; Consultorías, estudios, construcción de edificios escolares y hospitalarios notoriamente más costosos que los estándares por metro cuadrado, se deberá implementar una tarea similar.

Todo el gasto público está comprometido. No pueden pretender focalizar la corrupción en dos casos ni pensar que tienen autoridad moral para auto investigarse, ni dirigir a la función judicial o desviar la atención a terceros. No existen razones para no sospechar de enriquecimiento ilícito hasta del propio Presidente, originario de la debacle, el desorden de las finanzas, la deuda y la corrupción.

 

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *